En una vieja base naval probaron usar biocombustibles en cohetes

El cohete impulsado por un combustible neutro en carbono y elaborado a partir de materiales encontrados en cualquier granja podría llevar nanosatélites - "cube sats" - al espacio.

Lo más leído

Cáscara de almendras: el residuo que pasó a tener mil usos

Las cáscaras de almendras son un producto de desecho en alza, pero su vida útil se puede alargar. En un laboratorio del Departamento de Agricultura de EE.UU, los investigadores han desarrollado varios métodos para reutilizarlas.

Cómo responde el maíz al compost de estiércol bovino y vinaza

Técnicos del INTA Manfredi –Córdoba– evaluaron el efecto del compost de estiércol bovino y vinaza, derivada de la producción de levadura panadera, en maíz para forraje. El cultivo registró buenas condiciones de crecimiento con estos residuos como fuente de nutrientes. En la muestra, exponen numerosas empresas que fabrican implementos para la correcta gestión y uso agronómico de desechos de producciones pecuarias.

Empresario tucumano defiende la industria azucarera ante las declaraciones del presidente Alberto Fernández

"Podemos estar seguros que no va a faltar en nuestro país alcohol para el uso aséptico, ni existe el aumento de precio por parte de los productores de NOA".

Preparando los cultivos para el clima del futuro

Producto del cambio climático, los cultivos de los que dependemos cotidianamente van a necesitar ser capaces de poder crecer bajo diferentes condiciones.

El potencial de la agricultura urbana para la seguridad alimentaria del Reino Unido

El 10% de los espacios verdes de una ciudad podría proveer las frutas y verduras necesarias para alimentar al 15% de la población local, según un nuevo estudio.

Columna semanal

La agroindustria solidaria

A lo largo y ancho del país se multiplican las acciones solidarias del sector para ayudar a controlar la pandemia.

Desde hace siete años, luego que la Armada de EEUU abandonara la Estación Aérea de Brunswick – Maine, la antigua base de la Armada está tranquila y en silencio, y la ciudad que la rodea todavía tambalea por la pérdida de empleos y actividad económica.

El viernes 26 de octubre por la tarde, en una de las pocas áreas aisladas de lo que ahora es un próspero proyecto de desarrollo denominado Brunswick Landing, el ingeniero mecánico Brook Halvorson terminó de hacer algunos ajustes de último momento en el teclado y comenzó la cuenta regresiva desde 10.

Segundos más tarde se escuchó un tremendo estruendo que venía de la plataforma de lanzamiento – a varios cientos de metros de distancia. Solo visible en la pantalla de una computadora y a través de las cámaras de drones, se vio el encendido un pequeño motor híbrido del cohete.

Eventualmente, ese cohete, impulsado por un combustible neutro en carbono podría dejar la Tierra llevando nanosatélites – «cube sats» – al espacio. Eventualmente, el cohete podría llevar hasta 50 kilogramos de satélites.

Leer también

El crowdfunding acerca a los inversores españoles a la biotecnología

BluShift Aerospace – fundada por Sascha Deri – oriundo de Maine, se mudó desde Massachusetts a la incubadora de empresas Tech Place en Brunswick Landing en 2016, y recientemente se expandió a una instalación remota en otro lugar de la antigua base de la Armada.

La compañía ahora emplea a siete personas, de las cuales tres trabajan en Maine. Deri está solicitando activamente subsidios, incluido uno por US$ 2 millones de Tipping Point de la NASA, que, según Deri le permitiría contratar empleados adicionales con un salario promedio de US$ 60,000 a US$ 110,000.

Deri, de 47 años, creció en Orland, fue a la Escuela Secundaria Brunswick por un año y medio y obtuvo dos títulos, uno en ingeniería eléctrica de la Universidad del Sur de Maine y otro en física.

Luego fundó una exitosa compañía de energía solar en Massachusetts que actualmente emplea a 27 trabajadores.

Pero a él siempre le han fascinado las naves espaciales, y hace casi una década comenzó a leer libros sobre cómo hacer cohetes.

Él y su compañero de cuarto en la universidad investigaron la tecnología de cohetes híbridos, similar a la utilizada en la nave espacial Virgin Galactic creada por Richard Branson, porque la tecnología es mucho más segura.

Eventualmente, Deri invitó a un grupo de aficionados al espacio con ideas afines a comer pizza y cerveza, «para soñar, conversar y ver oportunidades», dijo en 2016.

Ese grupo se redujo a aproximadamente cinco, incluidos expertos en aeronáutica, informática, física, fabricación y diseño mecánico.

Leer también

Apple incorpora bioplásticos a los nuevos Iphones

En 2014, se probó un prototipo del motor de cohete en la granja del hermano de Deri en North Yarmouth.

Ese día, Deri se preguntó si los subproductos de la granja podrían usarse como biocombustible para lanzar el cohete. El grupo lo probó y descubrió que la «salsa secreta» funcionó mejor que el combustible a base de petróleo, y es neutral en emisiones de carbono.

Según Deri, hecho de materiales encontrados en cualquier granja, el combustible sostenible no es tóxico ni explosivo.

«Mi niña podría comerlo. Se podría llegar a constipar, pero estaría bien», dijo.

Hace dos años, probaron el cohete en una cantera no identificada en algún lugar del oeste de Maine.

Luego, en 2016, BluShift recibió una subvención de $ 25,000 del Instituto de Tecnología de Maine. Abrió una oficina en Tech Place con la esperanza de poder aprovechar el cluster de materiales composites creado en la zona que le faciliten la construcción del fuselaje. Allí funcionan la Alianza de Materiales Composites de Maine y el programa de estudio de fibra de carbono del Southern Maine Community College, ubicado a una cuadra de Tech Place.

«Brunswick Landing ha sido maravilloso y muy acogedor», dijo Deri el día de las prubas.

Además de disponer de un taller mecánico, Tech Place ofrece acceso a la coordinadora de desarrollo comercial, Kristine Schuman, sobre la que se refirió Deri diciendo «mantiene a Tech Place en conexión con posibles subvenciones y organizaciones para trabajar en conjunto para aprender a hacer crecer los negocios».

Además, dijo: «En Massachusetts, no pudimos encontrar ningún lugar que nos permitiera [probar el motor del cohete]».

Steve Levesque, director ejecutivo de la Autoridad de Reurbanización Regional de Midcoast, la organización que está desarrollando la antigua Base de la Marina, aprovechó la oportunidad para proporcionar a BluShift un espacio de prueba, dijo Deri.

La subvención del MTI permitió a Deri contratar a Halvorson. Deri también se mudó de nuevo a Brunswick.

La compañía continúa buscando financiamiento para crecer. Deri y su equipo llevan invertido más de US$ 250,000 de su propio dinero hasta la fecha, pero hasta ahora se han resistido al impulso de los capitales de riesgo, a quienes Deri dijo que buscan más del 50 por ciento de propiedad y que eventualmente venderían la Empresa en la búsqueda de un beneficio.

Su visión de BluShift es que es una compañía estable que crece orgánicamente en Maine.

«Cuando empecé la empresa fue porque amo lo que hago», dijo. «No es como si quisiera construirlo, venderlo a Lockheed o a Boeing. La compañía no se trata de eso. Queremos crecer dirigirla, hacerla crecer y trabajar aquí, en Maine».

Deri ha buscado «inversionistas ángeles», que ofrecen menos fondos que los capitalistas de riesgo, pero no requieren tanta propiedad y «están más dispuestos a estar expuestos al riesgo».

Leer también

Un tambo en California producirá gas natural renovable

Hasta ahora, sin embargo, descubrió que los inversores en Maine realmente solo están interesados ​​en las tecnologías con las que están familiarizados.

«Si querés invertir en hacer crecer algo en el agua, o en la tierra, o fermentando, puedes ir a cualquier lado», dijo. Pero agregó: «Si deseamos impulsar trabajos de alta tecnología en Maine, debemos estar dispuestos a invertir en compañías de alta tecnología».

Deri no logró obtener una subvención de Tipping Point de la NASA, que según dijo podría haber proporcionado US$ 1 millón. Perdió ante el presidente ejecutivo de Amazon.com, Jeff Bezos, dijo, pero lo solicitará nuevamente a principios del próximo año con la esperanza de tener éxito.

Luego de que BluShift apareció en Greenlight Maine -la serie de televisión nominada al Emmy que ha invertido más de US$ 4 millones en emprendedores durante las tres temporadas del programa, Deri planea lanzar una campaña de financiación colectiva en la plataforma Patreon, que permitiría a los donantes aportar pequeñas cantidades de forma regular: «para pagar, por ejemplo, más bujías».

Deri y otros seis accionistas confían en estar a la vanguardia de un nuevo mercado que crecerá a US$ 62 mil millones para 2030, de acuerdo a un estudio.

«Imagínese si nosotros en Maine pudiéramos capturar solo el 1 por ciento de eso», dijo. «Vale la pena correr un poco de riesgo en Maine para llevar parte de ese negocio a casa».

Últimas Noticias

Shell se muestra fascinado con la incorporación de bioetanol a la Fórmula 1

"Es un gran desafío, pero estamos muy contentos de cambiar al E10, Para ser sincero, estaríamos felices de tener, incluso mezclas más altas"

Preparando los cultivos para el clima del futuro

Producto del cambio climático, los cultivos de los que dependemos cotidianamente van a necesitar ser capaces de poder crecer bajo diferentes condiciones.

Empresario tucumano defiende la industria azucarera ante las declaraciones del presidente Alberto Fernández

"Podemos estar seguros que no va a faltar en nuestro país alcohol para el uso aséptico, ni existe el aumento de precio por parte de los productores de NOA".

Cómo responde el maíz al compost de estiércol bovino y vinaza

Técnicos del INTA Manfredi –Córdoba– evaluaron el efecto del compost de estiércol bovino y vinaza, derivada de la producción de levadura panadera, en maíz para forraje. El cultivo registró buenas condiciones de crecimiento con estos residuos como fuente de nutrientes. En la muestra, exponen numerosas empresas que fabrican implementos para la correcta gestión y uso agronómico de desechos de producciones pecuarias.

Aqua-PV, el novedoso proyecto que combina la cría de camarones con producción de energía renovable

La sombra que producen los paneles mejora las condiciones laborales, reduce el consumo de agua por evaporación y protege a los peces de las aves depredadoras.

Suscribite al Newsletter

Holler Box