17.4 C
Buenos Aires
jueves, agosto 11, 2022
 

La UE se pronuncia en contra del biodiesel de palma

Lo más leído

 
00:53:00

¿De qué se habló en Ethanol Talks, el evento que reunió a brasileros y argentinos para llevar el bioetanol a todo al mundo?

La embajada de Brasil en Argentina, junto a las empresas que integran las cadenas de valor del bioetanol de ambos países, organizaron un foro para poner en la agenda de la movilidad sustentable al biocombustible. BioEconomíaTV estuvo presente y dialogó con los principales protagonistas del evento.
 
 

Después de años de controversia y demora, la Comisión Europea hizo un veredicto definitivo sobre el biocombustible a partir del aceite de palma, y ​​no fue el veredicto que los productores del combustible querían escuchar. 

La Comisión concluyó que el cultivo de aceite de palma, en su mayoría en Indonesia y Malasia, da como resultado una deforestación excesiva. Por lo tanto, no debería ser elegible para contar hacia los objetivos de transporte renovable de la UE para los gobiernos nacionales. 

Esta prohibición en el marco del objetivo a alcanzar (una participación del 32% de la energía renovable para 2030) casi seguramente resultará en una eliminación gradual del uso del combustible en Europa. 

Aunque inicialmente fue anunciado como la principal herramienta mediante la cual la UE podría descarbonizar el transporte por carretera y otorgó generosos subsidios en virtud de la Directiva de Energía Renovable del bloque hace una década, el sentimiento acerca de los biocombustibles tradicionales ha cambiado desde entonces. 

Leer también

Desde algas a levaduras: la búsqueda de alternativas al aceite de palma

Según informó el portal Forbes, hay cada vez más pruebas de que los biocombustibles de cultivos agrícolas ocupan tierras que de otro modo se utilizarían para cultivar alimentos, lo que ha tenido un efecto en los precios de los alimentos. Los estudios han demostrado que también está causando que los agricultores arrasen bosques, lo que produce más carbono en el aire. Los ambientalistas han estado presionando a la UE para que prohíba estos biocombustibles a base de cultivos y, en su lugar, a incentivar los biocombustibles de «segunda generación» hechos de cosas como las algas. 

Bas Eickhout, un miembro de Dutch Green en el Parlamento Europeo que se postula para reemplazar a Jean-Claude Juncker como el próximo presidente de la Comisión, ha estado al frente de la campaña para deshacerse de los biocombustibles de primera generación. 

«La movilización y los esfuerzos vitales de miles de ciudadanos que han expresado inquietudes que hemos visto en las últimas semanas sobre los efectos dañinos de la producción masiva de aceite de palma en los bosques, los hábitats de los animales y el medio ambiente, parecen haber dado sus frutos», dijo después de Comisión dio a conocer su decisión. 

“La quema de alimentos para combustible no tiene sentido y tiene un gran impacto en el cambio climático y la biodiversidad. La decisión de hoy establece el tono en que los europeos quieren alejarse de los biocombustibles insostenibles».  

Añadió que si ganaba la presidencia en las elecciones europeas de mayo, iría más lejos al prohibir más biocombustibles a base de cultivos del esquema de energía renovable de la UE.  

Leer también

Finlandia desafía a la UE y apuesta a los biocombustibles

“El aceite de soja es el nuevo aceite de palma. Las propias estimaciones de la Comisión muestran que al menos el 8% de la expansión mundial de la soja causó la deforestación directa desde 2008. Esto está en total contradicción con el compromiso de la UE de detener la deforestación para 2020”.  

Sin embargo, el análisis de la Comisión concluyó que la soja es mucho menos dañina. Si bien el 45% de la expansión de la producción de aceite de palma desde 2008 condujo a la destrucción de bosques, humedales o turberas, esto fue así solo para el 8% de la soja y el 1% de los girasoles y la colza, de acuerdo al medio inglés. 


Fightback del sudeste asiático 

La decisión de la Comisión va a recibir un rechazo significativo de los gobiernos de Indonesia y Malasia. El primero ha amenazado con un desafío de la Organización Mundial del Comercio, y el segundo ha amenazado con restringir las importaciones europeas si el aceite de palma se prohibe. 

En un esfuerzo por abordar las preocupaciones de estos dos países, la Comisión ha agregado una serie de exenciones que significan que un poco de aceite de palma todavía podría promoverse como combustible verde, bajo ciertas condiciones. 

La Comisión permitiría que la producción adicional de aceite de palma proveniente de aumentos de rendimiento o producidos en las llamadas tierras no utilizadas aún se califique como verde. Sin embargo, los activistas contra el hambre han señalado que las comunidades locales a menudo utilizan esas tierras no utilizadas para mantenerse a sí mismas. El texto también proporciona una excepción para el aceite de palma producido por pequeños agricultores. 

Leer también

En tecnología, no en costes, el biodiésel español está preparado para sustituir palma por colza y soja

Los grupos ambientalistas y contra el hambre dicen que lucharán para deshacerse de estas exenciones y ampliar la prohibición a otros combustibles basados ​​en cultivos. «Esta es solo una victoria parcial, ya que la soja y un poco de aceite de palma aún se pueden etiquetar como verdes», dijo Laura Buffet, gerente de combustibles limpios de la ONG Transport & Environment. «Esta campaña no ha terminado y vamos a estar luchando contra aquellos gobiernos y compañías petroleras que quieren seguir obligando a los conductores a pagar por falsos combustibles verdes». 

La Junta Europea de Biodiesel, que representa a los productores del combustible, se ha quejado de que la Comisión no ha realizado suficientes investigaciones concluyentes antes de restringir el combustible. «Se necesita una evaluación de impacto adecuada de parte de la Comisión junto con el acto delegado, ya que este elemento es crucial para entender qué cantidades de biocombustibles de bajo riesgo de ILUC pueden certificarse en el futuro», dijo la asociación en un comunicado. 

Las conclusiones sobre el aceite de palma podrían, en teoría, ser modificadas por la próxima Comisión Europea que asuma el cargo en otoño. La composición de esta Comisión dependerá de la elección europea que tendrá lugar en mayo. 

Las conclusiones de los ambientalistas europeos contrastan con los estudios científicos aprobados por la Comisión Europeo donde el biodiesel derivado de soja logra reducciones de gases de efecto invernadero del 80% en comparación con el gasoil fósil. Una reducción que duplica, por ejemplo, a la movilidad eléctrica.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Leo Ponzio, un campeón a todo terreno con máquinas New Holland Agriculture

Vinculado al campo desde 2004 y ya retirado de la alta competición, el ex capitán de River Plate continúa eligiendo a la marca para trabajar en su establecimiento de Las Rosas, Santa Fe.