Investigación muestra que el aumento de emisiones de CO2 disminuye la productividad laboral

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

El calentamiento climático del planeta ha llevado a innumerables cambios que nos están afectando a todos. Las sequías, los huracanes, el aumento del nivel del mar y los incendios forestales se han convertido en eventos regulares, en un mundo que, tan solo el año pasado, fue víctima de las emisiones a la atmósfera de poco menos de 40 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2).

El cambio climático también puede estar haciendo que el trabajo al aire libre sea más peligroso, según un nuevo estudio publicado por investigadores del Instituo Concordia, en Montreal, Canadá, que fue publicado en Scientific Reports.

El trabajo fue dirigido por Yann Chavaillaz, un ex investigador postdoctoral en Concordia y el Instituto Ouranos; y Damon Matthews, profesor y Presidente de Investigación en Ciencias del Clima y Sostenibilidad en el Departamento de Geografía, Planificación y Medio Ambiente del Instituto Concordia.

Lectura sugerida

 

Los investigadores examinaron cómo las altas temperaturas extremas causadas por las emisiones de CO2 podrían conducir a pérdidas en la productividad laboral. Utilizando cálculos basados ​​en pautas ampliamente utilizadas con respecto a las recomendaciones de tiempo de descanso por cada hora de trabajo y exposición al calor, los autores descubrieron que cada billón de toneladas de CO2 emitidas podrían causar pérdidas globales del PIB de aproximadamente el medio por ciento. Agregan que es posible que ya estemos viendo pérdidas económicas de hasta el dos por ciento del PIB mundial como resultado de lo que ya hemos emitido.

Identifican a la agricultura, a la minería y el trabajo en las canteras, y a la fabricación y la construcción como los sectores económicos más vulnerables a la exposición al calor. Según los autores, estos sectores representan el 73% de la producción en los países de bajos ingresos.

Los países en desarrollo son los más afectados

«Es probable que los umbrales de exposición al calor que conducen a la pérdida de productividad laboral se sobrepasen antes y de manera más amplia en los países en desarrollo en las regiones más cálidas del mundo», dijo Matthews.

«Estos países también son más vulnerables porque una mayor fracción de su fuerza laboral está empleada en estos sectores y porque tienen menos capacidad para implementar cambios de infraestructura que neutralicen un clima cambiante».

La investigación sugiere que los países de bajos ingresos experimentarán impactos económicos mucho más fuertes que los países de mayores ingresos. Los más afectados son las zonas tropicales del mundo, como el sudeste de Asia, el centro-norte de África y el norte de América del Sur.

Lectura sugerida

 

«La pérdida de productividad laboral calculada para los países de ingresos bajos y medios bajos es aproximadamente nueve veces mayor que la de los países de ingresos altos», se lee en el informe.

Los autores también son cuidadosos al señalar que las recomendaciones de salud no son obligatorias y a menudo no se aplican de manera seria o consistente en la práctica. El informe destaca que sus estimaciones de pérdida de productividad se basan en el estricto cumplimiento de las pautas de salud con respecto al trabajo en condiciones de calor extremo.

De emisiones a impactos

Matthews y sus coautores basaron sus cálculos de los aumentos históricos y futuros de la exposición al calor utilizando simulaciones de ocho Modelos de Sistemas de la Tierra separados. Si bien muchos estudios académicos han estimado los impactos socioeconómicos del cambio climático, dice que este documento es novedoso porque predice los impactos futuros como una función directa de las emisiones de CO2.

«La relación entre las emisiones y el impacto es bastante lineal, por lo que podemos decir que esta cantidad adicional de emisiones de CO2 conducirá a este aumento adicional en el impacto», explica. «El impacto se adapta bastante bien con la cantidad total de emisiones que producimos».

Lectura sugerida

 

Costo del negocio

Los autores escriben que su investigación que vincula las emisiones de CO2 con la pérdida de productividad laboral por la exposición al calor puede ayudar a los países a adoptar medidas de mitigación. Pero Matthews dice que también puede ayudar a las personas a cambiar su forma de pensar sobre las consecuencias generales de un planeta que se calienta implacablemente.

«Podemos ver que cada tonelada adicional de emisión de CO2 que produzcamos tendrá este impacto adicional, y podemos cuantificar ese aumento», dice. «Por lo tanto, este estudio puede ayudarnos a señalar países específicos que están experimentando una parte cuantificable de los daños económicos que resultan de las emisiones que producimos».

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.