Modifican genéticamente una oleaginosa para elaborar grasas que imitan a la las de la leche materna

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Un equipo del Centro de Investigación Rothamsted del Reino Unido ha diseñado genéticamente a una oleaginosa prima de la planta de mostaza para producir moléculas de grasa que se parecen a las de la leche materna humana.

«Actualmente se estima que el mercado de fórmulas infantiles usa casi medio millón de toneladas de grasas derivada de vegetales por año», escribieron los científicos en su estudio publicado el mes pasado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS).

“Si bien algunas fórmulas lácteas ya contienen triacilglicerol, que imita la estructura de la grasa de la leche humana, estos sustitutos de la grasa de la leche humana (HMFS) son caros de fabricar, mientras que el proceso genera residuos de solventes y utiliza aceite de palma, cuyo crecimiento se ha atribuido a la deforestación de los bosques tropicales”, dijo el centro en un comunicado de prensa.

Lectura sugerida

Modifican genéticamente una oleaginosa para elaborar grasas que imitan a la las de la leche materna

La guerra de las leches

 

Los elevados costos son una de las principales razones por las que HMFS solo se encuentra en aproximadamente el 10% de las fórmulas infantiles y el centro dijo que esperaba que el avance del equipo pudiera conducir a una mejora en todos los grados de fórmula para los bebés que lo necesitaban.

Los científicos probaron su método en una planta de semillas oleaginosas llamada Arabidopsis thaliana, un primo de la mostaza.

«En la grasa de la leche humana, los ácidos grasos saturados se esterifican en la posición media en la columna vertebral de glicerol, dando a las moléculas de triacilglicerol una estereoquímica inusual que ayuda a la absorción de nutrientes en el intestino del lactante», escribieron los científicos en el PNAS.

Lectura sugerida

 

El equipo modificó los genes responsables de una vía metabólica en Arabidopsis thaliana. Reubicaron una enzima, el ácido lisofosfatídico aciltransferasa (LPAT), desde donde generalmente reside dentro de los cloroplastos de captura de luz de la célula, hasta el retículo endoplásmico, un área de la célula donde se producen las grasas. Esto llevó a la incorporación de LPAT en la vía de producción de grasa, lo que resultó en triacilgliceroles con más del 70% del palmitato de ácido graso saturado en la posición media, imitando así la estructura grasa estereoisomérica  de la leche humana.

El investigador principal, el Dr. Peter Eastmond, dijo que varios cultivos de semillas oleaginosas, como el girasol y la colza, podrían ser también candidatos para la producción de HMFS.

«La traducción de nuestra tecnología podría proporcionar una fuente más barata y más sostenible de HMFS para fórmula infantil».

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.