BMW se apoya en la energía de las vacas

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

La empresa agrícola Straus Family Creamery, líder en agricultura orgánica e innovación láctea sostenible, anunció que llegó a un acuerdo con el grupo BMW, para ofrecer a los conductores de vehículos eléctricos (EV) de BMW en California la recarga de sus baterías a partir de energía limpias generadas en una granja lechera orgánica..

La colaboración entre Straus Organic Dairy Farm y BMW Group está utilizando una nueva vía que utiliza biogás para crear electricidad que puede cargar automóviles eléctricos. Es el primero de su tipo en la industria automotriz. A través del Programa de Estándares de Combustible Bajos en Carbono (LCFS), están creando energía renovable con intensidad de carbono negativa, una de las fuentes de energía más limpias disponibles en California.

«Con la actual crisis del cambio climático, la relación que estamos forjando con BMW es esencial», dijo Albert Straus, fundador y CEO de Straus Family Creamery. «Esto no solo ayudará a los agricultores de las comunidades rurales, sino que asociaciones como estas son fundamentales para ayudar al planeta».

Lectura sugerida

 

«Esta colaboración es la primera de su tipo en la industria automotriz», dijo Bernhard Kuhnt, presidente y CEO de BMW of North America. «Es perfecto para BMW Group, que ha valorado durante mucho tiempo las tecnologías creativas y las asociaciones que pueden contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero».

El programa LCFS ayuda a satisfacer la necesidad urgente de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, tanto en el sector del transporte como en el de la agricultura, permitiendo a los productores de lácteos acceder a un nuevo flujo de ingresos y al mismo tiempo alcanzar los objetivos de reducción de emisiones requeridos por la ley de California.

El programa LCFS permite a las granjas lecheras que instalan biodigestores que capturan metano (un gas de efecto invernadero) del estiércol de las vacas y lo transforman en energía eléctrica, para ganar dinero para generar electricidad que puede usarse para alimentar vehículos eléctricos.

El programa LCFS es parte de la legislación californiana para la búsqueda de Soluciones para el Calentamiento Global (AB32). Fue creado para reducir la intensidad de carbono (CI) del sector del transporte en un 10 por ciento para 2020. Según el programa LCFS, los productores de los combustibles fósiles utilizados para el transporte de California deben intercambiar créditos con fabricantes de combustibles de bajo contenido de carbono, subsidiando así el costo de producir combustibles con bajo contenido de carbono e incentivando su expansión.

Lectura sugerida

 

Los digestores de metano cuestan entre U$S 500.000 y U$S 2 millones para pequeñas granjas orgánicas como las de la red de proveedores independientes Straus Family Creamery, lo que hace que la inversión sea un desafío para la mayoría de las operaciones lácteas familiares, incluso aquellas comprometidas con prácticas agrícolas sostenibles.

Según el programa LCFS, una granja lechera puede obtener de cinco a 10 veces más ingresos por la venta de sus créditos de energía renovable que un acuerdo estándar de compra de energía a los servicios públicos. Este aumento de los ingresos hace que sea más probable que los pequeños productores de lácteos inviertan en un biodigestor.

La ganadería contribuye con el 14,5 por ciento de las emisiones climáticas globales totales y el 4,2 por ciento de las emisiones totales de los Estados Unidos. El estiércol de las granjas lecheras representa aproximadamente una cuarta parte de las emisiones de metano de California.

La colaboración entre Straus Organic Dairy Farm y BMW Group es un avance significativo en la reducción de emisiones al tiempo que ayuda a las granjas familiares a ser viables. El actual digestor de metano en funcionamiento en Straus Organic Dairy Farm reduce las emisiones de metano en 1.600 toneladas métricas de CO2e anualmente.

Lectura sugerida

 

«Cuando BMW se propuso fabricar vehículos eléctricos, teníamos la intención de hacer de la sostenibilidad un elemento central de diseño que se extendiera más allá del propio vehículo», dijo Adam Langton, gerente de energía de BMW. «Ahora, estamos haciendo que la electricidad que ingresa a nuestros vehículos sea lo más limpia posible, al tiempo que ayudamos a apoyar el sistema agrícola y alimentario del estado».

Joseph Button, director de sostenibilidad de Straus Family Creamery, agregó: “Albert Straus está creando un modelo donde la producción lechera orgánica sostenible es una solución para el cambio climático. Los biodigestores son la innovación tecnológica en el meollo de ese modelo. Esta colaboración nos está ayudando a apoyar a las granjas familiares orgánicas a la vez que genera importantes impactos positivos para el clima ”.

Straus Organic Dairy Farm está trabajando activamente con BMW Group y BTR Energy para avanzar en la nueva tecnología de digestor a pequeña escala y llevar más combustible bioeléctrico al mercado. BMW Group anunció la asociación durante el Media Day del Auto Show de Los Ángeles.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Con apoyo masivo de los países de las Américas a su trabajo por la sostenibilidad de la agricultura, Otero asumió su segundo período como...

Se trata del segundo período consecutivo al frente del organismo especializado en desarrollo agropecuario y bienestar rural para el médico veterinario