Por sexto año consecutivo, el pasado jueves 27 de noviembre, la Cervecería y Maltería Quilmes organizó el tradicional “Día de Campo” en su chacra experimental de Tres Arroyos. La convocatoria, que forma parte de la plataforma 100+ Sustentabilidad, cumple con el doble propósito de celebrar el inicio de la cosecha de cebada, y acercar a los productores los últimos adelantos en materia de tecnología y sustentabilidad.

Los cientos de agricultores que se acercaron hasta la finca, tuvieron la oportunidad de presenciar el lanzamiento de Yanara y Alhue, dos nuevas variedades de cebada con alto potencial de rendimiento y mejor adaptación al cambio climático. Estos nuevos materiales, que demandaron 12 años de investigación y una inversión de U$S 6 millones, están diseñados para requerir menor cantidad de agua en el proceso de malteado y, por consiguiente, menor consumo de energía durante el secado de la malta. Con Yanara y Alhue, Quilmes no solo logra reducir los costos de producción, sino un impacto positivo en dos de los objetivos de sustentabilidad más ambiciosos. Reducir la huella hídrica y la huella de carbono.

La cebada es el ingrediente principal de la cerveza. Proporciona el sabor, el color, y es la responsable de la formación de la espuma. Asegurar que el grano llegue con la máxima calidad a la maltería resulta crítico, y solo es posible con buenas prácticas agrícolas y logísticas. La cervecería fundada por Otto Bemberg no produce cebada. Se abastece del 100% de sus necesidades a partir de 1.500 productores, en su mayoría de la provincia de Buenos Aires. Justamente por esto, este día de campo es tan importante.

Lectura sugerida

Bioeconomía y asociativismo

Lograr escala, reducir costos, mantenerse en la vanguardia tecnológica, acceder a nuevos mercados. Los beneficios de trabajar en conjunto.

 

Además, la chacra experimental suele ser un lugar al que acuden las startups agrícolas a realizar ensayos y probar sus novedosos productos. Este evento les permite a las empresas presentarse ante los productores y mostrarles el potencial de esta nueva gama de insumos. En un circuito con diferentes estaciones, los agricultores pudieron ver los resultados de los ensayos con fertilizantes foliares, bioestimulantes, biofunguicidas, promotores de crecimiento, etc., y conocer la visión del Inta Barrow sobre la agricultura agroecológica y los beneficios de los sistemas de certificación y producción sustentable de AAPRESID. Además, la reunión es un ámbito propicio para que los chacareros pueden interactuar entre ellos para intercambiar conocimientos y experiencias.

La sustentabilidad es el leitmotiv de Quilmes. La planta de Tres Arroyos convierte el agua tratada de las corrientes de efluentes y sus lodos en biofertilizantes. Así consiguen devolver al campo nutrientes que ingresarán en el nuevo ciclo de producción de cultivos. La circularidad se completa con el aprovechamiento de la malta residual y el bagazo en las dietas de tambos y feedlots.

Lectura sugerida

Aquí nace la cerveza Quilmes

Pasamos un día de campo en la chacra experimental que la Cervecería y Maltería Quilmes posee en Tres Arroyos. Vanesa Vazquez, Gerente de Sustentabilidad, nos cuenta los detalles para hacer de la Quilmes, un cerveza bien sustentable.

 

En mayo pasado la compañía cerró un acuerdo para la compra de energía renovable por el 100% de su consumo, en una inversión superior a los U$S 280 millones. Desde hace cinco años, entre 500 y 600 camiones de la compañía vienen utilizando altas mezclas de biodiesel, a la par que están trabajando en la optimización de las cargas, las rutas logísticas y los sistemas de manejo, de modo de reducir al máximo el consumo de combustible, los kilómetros recorridos y por ende, las emisiones de carbono. En esta línea se han ampliado las plantas de Corrientes y Tucumán, de manera producir más volumen cerca de los centros de consumo.

La reducción de emisiones se complementa con la captura del dióxido de carbono generado del proceso de fermentación, que es utilizado como gasificante para la cerveza. El circuito productivo se cierra destinando los excedentes de este gas a la gasificación de las bebidas sin alcohol que producen las otras empresas del grupo.

El desarrollo de las variedades Yanara y Alhue es un ejemplo más del poder de la biotecnología para dar sustentabilidad ambiental y competitividad a la producción agroindustrial. Sumado  a las buenas prácticas, las energías renovables y la economía circular -donde cada subproducto o efluente es utilizado como insumo en otra etapa del proceso, Quilmes ha conseguido llevar la bioeconomía a su máxima expresión.