10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

Gobierno de la India considera destinar granos a la producción de bioetanol

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

El gobierno de la India está considerando liberar el exceso de existencias de granos y mijo para la fabricación de etanol para aumentar la mezcla del biocombustible con la gasolina y de paso crear espacio de almacenamiento suficiente para la nueva cosecha de trigo que comenzará en abril.

La Food Corporation of India (FCI) tiene casi el doble de la cantidad de trigo y arroz que el mínimo prescrito para el almacenamiento.

«Las agencias gubernamentales, incluida FCI, tienen excedentes de trigo, arroz, maíz, jowar y bajra. Por eso están considerando vender el excedente de grano a los fabricantes de etanol», dijo VN Raina, director general de la Asociación de Destiladores de All India.

Lectura sugerida

Lectura sugerida

 

Raina dijo que la asociación ha solicitado al gobierno que libere los granos dañados y rotos de la campaña 2017-18, que no sean aptos para el consumo humano pero que pueden ser empleados para producir etanol. «Tenemos la capacidad de producir 100 millones de rupias de etanol a partir de granos anualmente, pero necesitamos suficiente materia prima a un buen precio», dijo.

El Programa de Mezcla de Etanol de la India estipula la adquisición de etanol producido directamente de melaza pesada B, jugo de caña de azúcar y granos alimenticios dañados. Los objetivos del país apuntan a lograr una mezcla E10 (un combustible con mezclas de 10% de bioetanol en la gasolina) para 2020 y E20 (20% bioetanol en la gasolina) para 2030.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.