Lo que comenzó como una disputa con la Unión Europea sobre el aceite de palma indonesio se ha convertido en una disputa comercial mucho más amplia que abarca a bebidas alcohólicas europeas y productos lácteos.

Las tensiones comerciales han aumentado desde que la Comisión Europea concluyó en marzo que la producción de aceite de palma en Indonesia causa una deforestación excesiva y no debe considerarse sostenible, lo que significa que no se cataloga como renovable y se eliminará progresivamente como fuente de biocombustible en el transporte entre 2023 y 2030.

Indonesia, el principal productor mundial de aceite de palma y amenazó con represalias.

Una carta enviada en septiembre por la entonces comisionada de comercio de la UE, Cecilia Malmstrom, a su contraparte en indonesia, Enggartiasto Lukita, expresó «profundas preocupaciones» de que desde el comienzo del año Indonesia había rechazado constantemente las solicitudes de los importadores para llevar bebidas espirituales y de otros tipos de la UE, resultando en una prohibición de facto. La orden, dijo Malmstrom, había venido del ministerio de comercio.

Lectura sugerida

Indonesia propone a México trabajar en conjunto para el desarrollo de biocombustibles a base de palma

Fue durante la tercera reunión del Comité Consultivo de Agricultura de Indonesia-México (CCA) celebrada en la Ciudad de México.

 

Los envíos de alcohol de la UE habían quedado varados en contenedores y depósitos, mientras que algunas marcas se habían quedado sin existencias, según publicó Reuters.

Desde agosto, Indonesia también había tomado medidas para limitar la importación de productos lácteos de la UE, bloqueando las nuevas aprobaciones de importación y amenazando con aranceles adicionales. Llevar el caso a la OMC, dijo Malmstrom, era la única forma de resolver disputas.

Indonesia hizo exactamente eso. Presentó una demanda en el organismo con sede en Ginebra. La UE también lanzó su propia queja ante la OMC a fines de noviembre apllicando restricciones a Indonesia en las exportaciones de mineral de níquel y golpeando al biodiesel indonesio con aranceles.

El mercado de biodiesel de la UE tiene un valor estimado de 9 mil millones de euros (U$S 10 mil millones) al año, con importaciones de Indonesia por unos 400 millones de euros, según la Comisión Europea. El año pasado, el bloque consumió más de 7 millones de toneladas de aceite de palma, de las cuales el 65% se utilizó para energía.

Lectura sugerida

Indonesia pide a los supermercados que retiren los productos «libres de aceite de palma»

El principal producto de exportación del país asiático está en el centro de debate debido a las preocupaciones sobre su impacto ambiental.

 

Un funcionario del Ministerio de Comercio confirmó en abril que había retrasos en la concesión de licencias de importación de bebidas espirituosas procedentes de Europa, pero negó que se tratara de represalias por los planes de la UE sobre el aceite de palma y dijo que se trataba de preferencias del mercado.

Indonesia regula las importaciones de alcohol a través de un plan anual de importación y distribución.

«Ha habido problemas para obtener permisos de importación para bebidas alcohólicas y productos lácteos de Europa», dijo un funcionario de la industria alimentaria en Indonesia, que pidió no ser identificado, de acuerdo a Reuters.

Reemplazar con «vino del mundo nuevo»

Según la agencia de comunicación, un gerente de un restaurante de Yakarta, que no quiso ser nombrado, dijo que ahora era más difícil obtener vino u otro licor importado de la UE y que tenían que reemplazar algunos artículos con vino del «nuevo mundo».

Lectura sugerida

 

Un funcionario del Ministerio de Comercio advirtió esta semana que Indonesia estaba preparada para abandonar las conversaciones sobre un acuerdo de libre comercio con la UE a partir de la postura del bloque sobre el aceite de palma.

Vincent Piket, embajador de la UE en Indonesia y Brunei, dijo que las negociaciones de libre comercio y la demanda de la OMC eran emisores independientes, instando a ambas partes a cumplir con las normas de la OMC para llevar a cabo el comercio.

Europa suministra alrededor del 30 por ciento del mercado lácteo de Indonesia, dijo el funcionario de la industria alimentaria, y agregó que los importadores podrían buscar proveedores alternativos, aunque las especificaciones del producto y los contratos existentes complicaron esto.

Joko Supriyono, presidente de la Asociación de Aceite de Palma de Indonesia, dijo a los periodistas que la amenaza de Europa es tan grave para su industria que «debemos ser lo suficientemente valientes como para usar instrumentos comerciales» para tomar represalias contra los productos agrícolas.