Nueva York se asoma como una potencia en la producción de vino

Lo más leído

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Estudio de INTA indica que la producción de bioetanol en Córdoba reduce 2,5 veces las emisiones de carbono

El dato remarca las ventajas del sistema agroindustrial de Córdoba y lo posiciona para certificar la sostenibilidad ambiental de este biocombustible.

Buscando alimentarse de forma saludable, un expiloto encontró una oportunidad de negocio

Un ex piloto inició una granja hidropónica para cultivar sus propios vegetales y ahora vende a restaurantes y supermercados de su ciudad

Cabras transgénicas para luchar contra el cáncer

Una investigación en N. Zelanda revela que un anticuerpo específico utilizado en tratamientos contra el cáncer podría producirse con éxito en la leche de cabra.

Omán: inversión de U$S 430 millones en una granja de algas

Se estima que la industria de las algas tendrá un valor de mercado estimado de U$S 45 mil millones para 2023.

Columna semanal

Todo se transforma

A un año del apagón general repasamos las bondades y el potencial de la biomasa como fuente de energía limpia.
 
 

La historia de la vinificación en el «Nuevo Mundo» surgió inmediatamente después de su descubrimiento. Por su puesto, hubo muchos fracasos, pero a fines del siglo XIX, en Estado Unidos los estados de California y Nueva York competían por una posición de liderazgo.

El clima californiano definió la ventaja productiva para el estado del oeste. Pero el éxito comercial de su vino se debió en gran medida a que los inmigrantes europeos llegaban allí desde el Medio Oeste, donde ya habían construido un gran mercado para el vino. Después de no encontrar el oro que buscaban en el Far West, muchos de ellos se establecieron en Anaheim y sus alrededores, plantaron uvas y comenzaron a producir vino.

En el este, los primeros colonos holandeses produjeron vino cerca de lo que hoy es el Prospect Park de Brooklyn, pero no fue hasta la década de 1830 cuando se desarrolló una industria vinícola comercial, no mucho más al norte de la ciudad de Nueva York. Más precisamente en el valle de Hudson.

Como la producción californiana, los vinos de Nueva York estaban controlados en su mayoría por órdenes religiosas o clérigos. Pronto, las uvas de Nueva York, tanto para elabora jugo como para vino, se convirtieron en parte importante de actividad agrícola, junto con el trigo para harina (Rochester), el primer queso duro comercial (Siracusa), una poderosa industria forestal y de frutos de rojos (Condado de Wayne, a lo largo de la costa sur del lago Ontario), e industrias como la menta, el repollo para la producción de chucrut y el lúpulo.

Lectura sugerida

 

La agricultura tuvo tanto éxito que fue responsable en parte de la necesidad de dragar el Canal Erie y de industrializar su corredor. Muchas de las industrias agrícolas importantes de Nueva York han desaparecido con el tiempo, pero no las uvas y el vino. 

Nueva York es el tercer estado del país en producción de vino según se desprende de un reciente trabajo: «Estudio del Impacto Económico de las Industrias del Vino y la Uva de Nueva York».

El informe, elaborado John Dunham & Associates (JDA), una empresa de Brooklyn que suministra investigaciones y datos económicos detallados a las bodegas, dice que, en general, las industrias de uva y vino de Nueva York «crean directamente 71.950 empleos, generando U$S 2.790 millones en salarios» y «U$S 6.650 millones en actividad económica», de los cuales la industria del vino es responsable de U$S 4.590 millones en la actividad económica en el estado. Según el informe, los empleos creados por las industrias de la uva y el vino son trabajos muy bien remunerados que pagan un promedio de U$S 38.800 anuales en salarios y beneficios.

Ambas industrias crean empleos en empresas anexas como proveedores, a lo que el informe se refiere como «Impacto inducido», que incluye servicios para empleados (cines, restaurantes, tiendas minoristas, atención médica, educación , etc.) Los proveedores de las industrias del vino y la uva generan 11.276 empleos, más de U$S 867 millones en salarios y beneficios y un impacto económico general de casi U$S 2.300 millones. El impacto inducido genera 15.753 empleos, U$S 928 millones en salarios y beneficios y un impacto económico general en el estado de casi $ 2.600 millones.

Lectura sugerida

 

En total, las industrias de la uva y el vino generan casi 99.000 empleos de tiempo completo que pagan casi U$S 4.600 millones en salarios y beneficios, aportando cerca U$S 11.500 millones a la actividad económica del estado.

Según el informe, los productores de uva de Nueva York cultivan 10.668 acres (4.317 has) de viñedos, que proporcionan 57.000 toneladas de uvas para la elaboración de vino; 23.957 acres (9.695 has) que producen 128.000 toneladas de uvas para jugo; y 374 acres (374 has )por 2.000 toneladas de uvas de mesa. El precio promedio por tonelada de uvas para vino es de U$S 654. Las uvas de jugo se venden a U$S 225 por tonelada (un precio que lamentablemente representa muy poco crecimiento desde los años ochenta). Las insignificantes 2.000 toneladas de uvas de mesa se comercializan a un promedio de U$S 1.500 por tonelada. 

Según el informe, «Nueva York es el segundo mayor productor de uva Concord del país y el hogar de la región de cultivo de uva Concord más antigua y más grande del mundo». Esa región es el lago Erie. La producción de uva Concord de Nueva York crece en casi 7.500 toneladas cada año. 

Según el informe, aproximadamente el 30% de las uvas cultivadas en el estado se destinan a la vinificación local en las 471 bodegas (cifra que aumenta todos los años) del estado, pero aproximadamente el 20% de la producción total de uva corresponde a las variedades europeas Vitis vinifera. Las bodegas representan poco más de 3.000 empleos equivalentes a tiempo completo, más de U$S 289 millones en salarios y beneficios y generan directamente para el estado U$S 1.200 millones en actividad económica.

Lectura sugerida

 

El informe utilizó datos de 2017 del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, para establecer que el 3% de la producción de vino de la nación hace de Nueva York el tercer estado productor de vino más grande. Es un tercero distante, pero un desempeño respetable dentro de los diez primeros: California lidera el ránking con casi 772 millones de galones (2,922 millones de metros cúbicos); el estado de Washington con más de 45 millones de galones (170 mil metros cúbicos); y Nueva York con casi 32 millones de galones (121 mil metros cúbicos). 

El resto de los diez primeros le siguen: Oregon con casi 14 millones (52.000); Pensilvania poco más de 12 millones (45.000); Ohio casi 5,5 millones (20.000); Michigan más de 3.5 millones (13.000); Texas más de 2.5 millones (9.400); Carolina del Norte con 2.5 millones (9.400); Kentucky menos de 2.5 millones (9.400).

La mayoría de las bodegas de Nueva York actúan como sus propios mayoristas y promueven la venta activa de salas de catas intentando llegar a la venta directa de la bodega al consumidor.

La industria vitivinícola de Nueva York crea 36.552 empleos en los sectores minorista y hotelero dentro y fuera de las instalaciones, lo que contribuye con U$S 2.400 millones a la actividad económica en el estado. El turismo sigue siendo un importante impulsor de la actividad económica del vino de Nueva York. El informe estima que poco más de 1,4 millones de personas y más de 4,7 millones de visitas a bodegas y viñedos de Nueva York tienen un impacto económico directo de U$S 1.800 millones.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Estudio calificado de ´histórico´ relaciona al cambio climático con mayores riesgos de embarazos

La revisión analizó 68 estudios estadounidenses desde 2007, que incluyeron más de 32 millones de nacimientos.

Shell y Nature Energy acuerdan el mayor contrato de suministro de biogás de la historia

En abril, Shell presentó la estrategia más ambiciosa del sector de petróleo y gas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero para 2050.

El parlamento de la U.E. pone el ojo en el transporte de animales vivos

Aprobó la creación de un comité de investigación que evaluará los bajos niveles de niveles de cumplimiento de la normativa vigente

Especialistas de distintos sectores analizaron el impacto de las tecnologías en el agro

Durante un encuentro virtual destacados expositores analizaron la temática vinculada a los próximos desafíos que enfrenta el país.

Cabras transgénicas para luchar contra el cáncer

Una investigación en N. Zelanda revela que un anticuerpo específico utilizado en tratamientos contra el cáncer podría producirse con éxito en la leche de cabra.
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box