El petróleo tóxico e invisible se extendió mucho más de lo que mostraron los satélites, luego del derrame de petróleo causado por la explosión de la plataforma «Deepwater Horizon», según un nuevo estudio dirigido por científicos de la escuela de ciencias marinas y atmosféricas Rosenstiel de la Universidad de Miami (UM).

Los nuevos hallazgos tienen implicaciones importantes para la salud ambiental en futuros derrames de petróleo.

«Descubrimos que había una fracción sustancial de petróleo invisible para los satélites y las imágenes aéreas», dijo el autor principal del estudio, Igal Berenshtein, investigador postdoctoral en la UM Rosenstiel School. «El derrame solo fue visible para los satélites por encima de una cierta concentración de petróleo en la superficie, dejando una parte no explicada».

Lectura sugerida

De ser catalogado el mayor contaminante de Europa Occidental a convertirse en el primer negocio carbono negativo del planeta

La central eléctrica Drax, una de las mayores consumidoras de carbón, se ha reconvertido a biomasa y ha iniciado un proyecto de captura de emisiones.

 

El 20 de abril de 2010, la plataforma petrolera Deepwater Horizon explotó, liberando 210 millones de galones (800.000 metros cúbicos) de petróleo crudo en el Golfo de México por un total de 87 días, convirtiéndolo en el segundo mayor derrame de petróleo de la historia, detrás del provocado durante la Guerra del Golfo. Las manchas de petróleo de la explosión cubrieron un área estimada de 57.000 millas cuadradas (149.000 kilómetros cuadrados).

Los nuevos hallazgos, publicados en Science Advances, mostraron una extensión mucho más amplia del derrame más allá de lo visto en los satélites. Claire Paris-Limouzy, profesora de ciencias oceánicas en la Escuela Rosenstiel de la Universidad de Miami y coautora del estudio, dijo durante una entrevista con CNN que el derrame fue aproximadamente un 30% mayor de lo estimado. Llegó a la costa de Texas, los Cayos de Florida, la costa de Tampa y partes de la costa este de Florida, según el estudio.

 

Lectura sugerida

El año 2019 cierra una década de valores excepcionales de calor y fenómenos meteorológicos de efectos devastadores a escala...

Las concentraciones de CO2 en la atmósfera alcanzaron un nuevo máximo histórico de 407,8 ppm en 2018, y en 2019 no dejaron de aumentar.

 

«Nuestros resultados cambian las percepciones establecidas sobre las consecuencias de los derrames de petróleo, al mostrar que el petróleo tóxico e invisible puede extenderse más allá de la huella del satélite en concentraciones potencialmente letales y subletales para una amplia gama de vida silvestre en el Golfo de México», resaltó Paris. «Este trabajo agregó una tercera dimensión a lo que anteriormente se veía como solo manchas superficiales. Esta dimensión adicional se ha visualizado con modelos de derrames de petróleo más realistas y precisos desarrollados con un equipo de ingenieros químicos y recursos informáticos más eficientes».

El nuevo marco desarrollado por los investigadores puede ayudar a los gerentes de emergencias y a los tomadores de decisiones a manejar mejor los impactos de futuros derrames de petróleo potenciales, dijeron los autores.

El estudio, titulado «Petróleo invisible más allá de la huella del satélite Deepwater Horizon», se publicó el 12 de febrero de 2020 en la revista Science Advances.