Investigadores del Conicet crean bioplásticos a partir de residuos agroindustriales

Investigadores del CONICET desarrollaron tecnologías para obtener productos de alto valor con aserrín de pinos y bagazo de la caña de azúcar. Fue en el marco de un proyecto internacional que reunió a científicos de Sudamérica y Europa durante 3 años.

Lo más leído

Lider en la industria de tabaco podría tener lista vacuna contra el Covid-19 a mediados de junio

A partir de la clonación de la secuencia genética del coronavirus, BAT desarrolló un antígeno que insertó en plantas de tabaco para su reproducción.

Wrong Way

El freno en la economía le sirvió de excusa a Trump para tomar medidas que atentan contra el clima. Preocupa que se disparen las emisiones luego de la pandemia.

Cáscara de almendras: el residuo que pasó a tener mil usos

Las cáscaras de almendras son un producto de desecho en alza, pero su vida útil se puede alargar. En un laboratorio del Departamento de Agricultura de EE.UU, los investigadores han desarrollado varios métodos para reutilizarlas.

Vino con Soda

Stone House Urban Winery, una pequeña bodega urbana en Meryland, EEUU, ha recurrido al ingenio para no perder clientes por el aislamiento social obligatorio.

Temor a desabastecimiento dispara hasta 65% los precios de la glicerina

Ante la abrupta caída en la demanda de combustibles para el transporte, el mercado teme por el cierre de plantas de biodiesel.

Columna semanal

Wrong Way

El freno en la economía le sirvió de excusa a Trump para tomar medidas que atentan contra el clima. Preocupa que se disparen las emisiones luego de la pandemia.

A partir de materiales que se desechan en industrias, un grupo de científicos de distintos países de Sudamérica y Europa logró obtener bioplásticos, productos completamente biodegradables que permitirán reemplazar las materias primas derivadas del petróleo.

Una de las aplicaciones que tendrán estos nuevos desarrollos es la impresión en 3D de distintos objetos, incluso de dispositivos médicos, como apósitos para heridas o prótesis.

Las tecnologías necesarias para la creación de distintos biocompuestos sustentables fueron desarrolladas durante tres años, en el marco del proyecto internacional ValBio 3D, que reunió a un grupo multidisciplinario de investigadores de Argentina, Perú, Chile, Finlandia, Alemania y Noruega. La coordinación estuvo a cargo de la investigadora principal del CONICET en el Instituto de Materiales de Misiones (IMAM, CONICET – UNaM), María Cristina Area.

Lectura sugerida

 

El aserrín de pino que se descarta en las industrias madereras y el bagazo de la caña de azúcar que se desecha en los ingenios fueron algunas de las materias primas con las que trabajaron los investigadores. A partir de estos subproductos, que son generalmente tratados como residuos, se diseñaron y ensayaron procedimientos que permitieron obtener biocompuestos con características similares a los que se fabrican a partir del petróleo.

“Mediante este proyecto, logramos confirmar nuestra hipótesis de que los desechos industriales agrícolas y forestales pueden aprovecharse, transformándolos en productos de alto valor como apósitos para heridas o biocompuestos sostenibles. Esto evita la necesidad de desecharlos o quemarlos, y además proporciona ganancias económicas”, explica la Area.

Cada uno de los grupos involucrados aportó su conocimiento para las distintas instancias del proyecto. En el caso de los investigadores del CONICET que se desempeñan en el IMAM, se trató de los procesos vinculados a los fraccionamientos para separar los diferentes componentes de la biomasa.

Lectura sugerida

 

A través de este proyecto, explican los participantes en el informe final, también se logró la producción de nanocelulosa y biocompuestos. Estos materiales tienen una composición variable y fueron sometidos a distintos tratamientos previos, tanto químicos como enzimáticos.

El proyecto Val-Bio 3D se desarrolló entre 2017 y 2019 y contó con la participación de tres grupos de Sudamérica y tres de Europa: el IMAM, de Argentina; la Universidad de la Frontera, de Chile; VTT, de Finlandia; el Instituto de Investigación de la Madera Fraunhofer de Alemania; la Pontificia Universidad Católica, de Perú y el RISE PFI, de Noruega. También contaron con la colaboración de industrias de distintos sectores.

Fuente: Conicet/ArgenBio

Últimas Noticias

Seaboard dona alcohol desinfectante a hospitales de la región

Para realizar el aporte la empresa montó una pequeña línea de envasamiento para bidones de 5 litros de una mezcla de 70% de alcohol anhidro y 30% de agua pura.

Uruguay marca el rumbo en energía derivada de biomasa

Por cuarto año consecutivo la biomasa constituyó la principal fuente de energía. La participación de renovables en electricidad alcanzó el 98%

Temor a desabastecimiento dispara hasta 65% los precios de la glicerina

Ante la abrupta caída en la demanda de combustibles para el transporte, el mercado teme por el cierre de plantas de biodiesel.

Lider en la industria de tabaco podría tener lista vacuna contra el Covid-19 a mediados de junio

A partir de la clonación de la secuencia genética del coronavirus, BAT desarrolló un antígeno que insertó en plantas de tabaco para su reproducción.

Wrong Way

El freno en la economía le sirvió de excusa a Trump para tomar medidas que atentan contra el clima. Preocupa que se disparen las emisiones luego de la pandemia.

Suscribite al Newsletter

Holler Box