10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

Agua Nómade, la red argentina de puntos de recarga de agua para botellas reutilizables

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

Como un GPS, pero para encontrar agua. En algo así podría sintetizarse la idea del proyecto Agua Nómade, una red de «puntos de recarga» de agua para botellas reutilizables. La mecánica es simple: buscar en el mapa el punto de recarga más cercano y dirigirse hacia él por agua potable y fresca.

La única condición es no utilizar botellas de plástico ya que uno de los principales objetivos de esta red de agua colaborativa es reducir el uso de descartables, que generan un irremediable daño ambiental y además, aumentan el gasto de quien los compra.

La iniciativa nació hace poco menos de un año y ya suma más de 450 locales, entre comercios y bares, que se sumaron como puntos de recarga. La red se extiende en 11 provincias, y llega hasta Colonia del Sacramento, Uruguay. «Quisimos empezar un proyecto que tuviera que ver con la sustentabilidad, desde 2017 lo teníamos en la cabeza y el año pasado lo concretamos», cuenta a TN.com.ar Martín Arturi (30), ingeniero industrial que junto con su pareja, Giovanna Podestá (28), licenciada en administración de empresas, pensaron y pusieron en práctica Agua Nómade.

Algunos locales ofrecen agua de dispenser, de filtro, o corriente. (Fotos: Farmacia Zentner, San Jerónimo 3101, Santa Fe/ The Factory Juice Bar, Riobamba 1174, CABA).
Algunos locales ofrecen agua de dispenser, de filtro, o corriente. (Fotos: Farmacia Zentner, San Jerónimo 3101, Santa Fe/ The Factory Juice Bar, Riobamba 1174, CABA).

«Siempre intentamos reducir el consumo en lo cotidiano, como cambiar las servilletas de papel y pañuelos descartables por los de tela. Después comenzamos a adentrarnos más en la temática y ahí te das cuenta de que no sos el único loco», relata.

Lectura sugerida

 

Como toda iniciativa hecha a pulmón, los jóvenes comenzaron por hacer un relevamiento de puntos en los que ya era posible recargar agua de forma gratuita, como en plazas y parques cerca de su casa, en el barrio porteño de Caballito. «Arrancamos por Parque Centenario. Empezamos a ver qué funcionaba y qué no. Estuvimos alrededor de un mes y medio yendo plaza por plaza y tomando nota con el Google Maps», dice. «Una vez que teníamos esa base, comenzamos a contactar locales, a través de las redes sociales y después íbamos directamente en persona», agrega.

Otra particularidad de la red de Agua Nómade es que es colaborativa. Es decir, quien conozca un punto de recarga que no figura en el mapa, o quiera sumar su comercio a la red, puede hacerlo también a través de la web. «El gran objetivo es consolidar el proyecto en los grandes centros urbanos, sería ideal tener un punto cada dos cuadras a la redonda, como para que sea accesible para todos», cerró Martín.

La red es colaborativa y se puede sumar un punto de recarga. (Foto: Captura).
La red es colaborativa y se puede sumar un punto de recarga. (Foto: Captura).

¿Cómo funciona?

Para acceder al mapa y ubicar los puntos de recarga, se puede ingresar a la página web www.aguanomade.org, o descargarse la aplicación (por el momento sólo disponible para el sistema Android) «Agua Nómade» desde PlayStore.

Lectura sugerida

 

Se puede ingresar al mapa desde la web o desde la app Agua Nómade. (Foto: Captura).
Se puede ingresar al mapa desde la web o desde la app Agua Nómade. (Foto: Captura).

El sistema reconoce la ubicación del usuario y en el mapa aparecen los puntos disponibles.

Los locales proporcionan agua de filtro, de dispenser o agua corriente. Es gratuito, al igual que las recargas. Pero, si algún local quisiera cobrar una suma simbólica, también queda asentado en la aplicación para que los usuarios estén al tanto.

Fuente: TN

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.