8.8 C
Buenos Aires
sábado, julio 2, 2022
 

Aumentar los ingresos con siembra directa, cultivos de servicio y probióticos

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

En el discurso sobre el impacto de la agricultura en el medio ambiente, algunas voces abogan por una nueva forma de percibir a las personas que cultivan nuestros alimentos. En lugar de verlos como la fuente del problema, deberían ser vistos como la fuente de una solución.

«La conclusión es que, incluso si todas las empresas cumplen con los objetivos del Acuerdo de París para reducir las emisiones para 2030, todavía no estamos en camino de contener el calentamiento global en dos grados para finales de siglo», dijo a AFN Aldyen Donnelly, cofundador y director de economía de carbono en Nori, un facilitador de mercado de carbono. «Lo interesante es la capacidad que brinda la agricultura para almacenar carbono incremental en el suelo desde ahora hasta 2030». Hacer que los productores de cultivos se comprometan con prácticas que pueden ayudar a reducir el carbono de la atmósfera ayudará a alcanzar la meta de dos grados, agrega.

Lanzado hace dos años, Nori opera un mercado basado en blockchain para proporcionar contabilidad de carbono mientras conecta a los proveedores directamente con los compradores. También proporciona un proceso de pago seguro. La compañía con sede en Seattle es miembro de Techstars Sustainability Accelerator. 

Recientemente, Nori se asoció con Locus Ag, una startup de enmienda microbiana del suelo, para proporcionar a los agricultores una forma de recibir un pago por los servicios del ecosistema prestados en sus granjas. 

Lectura sugerida

 

Locus ha desarrollado un proceso tipo microcervecería para fabricar probióticos orgánicos certificados para el suelo que tienen como objetivo reducir las emisiones de la producción de alimentos. Su producto Rhizolizer ganó el premio mundial Crop Science Award el año pasado al mejor producto biológico (categoría Bioestimulantes) en función de su eficacia comprobada. Esto es un gran avance dado que los productos biológicos vienen enfrentado el escepticismo continuo sobre si pueden proporcionar  las mismas herramientas confiables que los insumos sintéticos. Según los ensayos, Rhizolizer puede secuestrar hasta 22 toneladas métricas adicionales de CO2 equivalente por hectárea en comparación con otras prácticas de cultivo, según Locus.

La asociación permitirá a los agricultores aprovechar las ventajas del producto microbiano en decenas de millones de hectáreas y devolver el carbono al suelo. Para cuantificar el impacto del producto de Locus, Nori está utilizando el sistema de contabilidad de carbono y gases de efecto invernadero COMET-Farm proporcionado por el Servicio de Conservación de Recursos Naturales del USDA y desarrollado por el Laboratorio de Ecología de Recursos Naturales de la Universidad Estatal de Colorado.

«Ciertamente nos ha incentivado a pensar en lo que podemos hacer para mejorar la capacidad de nuestro producto», dijo a AFN el principal ingeniero agrónomo y CEO de Locus, Paul Zorner . «Si podemos trabajar con los productores no solo para ayudar a optimizar la productividad en términos de rendimiento por hectárea, sino también para agregar una nueva fuente de ingresos, creemos que van a expandir el uso de nuestro producto porque se convierte en una herramienta muy poderosa para ellos».

Para inscribirse para participar en el mercado de Nori, los productores pueden ir a la web de Nori, y ejecutar los modelos que ofrecen una proyección a 10 años para ver si podrán obtener créditos por diversas prácticas. Locus también ofrece enviar técnicos a las granjas participantes para ayudarlos a recorrer el programa y aliviar cualquier preocupación sobre el tiempo que lleva registrarse y ser aprobado.

Según Locus, los productores tienen hasta el 15 de marzo para inscribirse para recibir el pago total este año por los créditos de carbono obtenidos en los últimos cuatro años. Si se inscriben antes del 15 de marzo, obtendrán U$S 15 en efectivo y un crédito Nori que es negociable en el futuro a un piso de U$S 15 por cada tonelada secuestrada con sus prácticas regenerativas pasadas. Después del 15 de marzo, los productores aún pueden inscribirse, pero solo recibirán el Crédito Nori.

Lectura sugerida

 

Los solicitantes interesados ​​no están obligados a usar Rhizolizer para obtener créditos, aunque existen ventajas al hacerlo, como la asistencia con la gestión de datos y la medición del secuestro de carbono de Locus, dice Donnelly. Los productores pueden simplemente demostrar que han implementado una práctica de agricultura regenerativa certificada, como la labranza cero y el cultivo de cobertura durante los últimos 10 años para recibir créditos durante los cinco años anteriores.

El mercado de Nori es independiente de la tecnología, lo que significa que está abierto a certificar prácticamente cualquier herramienta, técnica o producto que haya demostrado su eficacia en el secuestro de carbono. Aunque actualmente está trabajando con la herramienta COMET para medir la reducción, puede trabajar con otras autoridades científicas creíbles en el futuro.

«Si una gran empresa eléctrica se compromete a compensar las emisiones, podría terminar siendo una nueva fuente de ingresos para los agricultores que prestan servicios ecosistémicos, diversificando los ingresos agrícolas por primera vez», dice. «Es una locura que este no sea el primer lugar donde todo el mundo va a invertir e incrementar la productividad del suelo y garantizar la seguridad del suministro de alimentos». agregó el ejecutivo.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

New Holland demuestra la productividad de sus equipos en el campo

Catpro Maquinarias, concesionario oficial de la marca en Córdoba, desarrolla una nueva edición de las jornadas dinámicas.