Los salmones prefieren los robots

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega, la Universidad de Tecnología de Tallin y la Universidad de Ciencias de la Vida de Estonia ha encontrado evidencia que sugiere que el salmón que vive en granjas acuícolas prefiere ser monitoreado por un robot pequeño en lugar de uno grande o un ser humano.

En el artículo publicado en la revista Royal Society Open Science, el grupo describe los experimentos que llevaron a cabo en Noruega con jaulas marinas llenas de peces en cautiverio, y las conclusiones a las que arribaron.

Lectura sugerida

 

Uno de los tipos de acuicultura más común es el cultivo de salmón. Implica mantener a los peces en jaulas hechas de redes situadas a lo largo de las costas, generalmente en áreas protegidas como bahías o fiordos. Al igual que la agricultura, la acuicultura requiere que los agricultores ingresen al área de cultivo para ver y medir cómo van las cosas. En tierra, se trata simplemente de caminar o andar en tractor por los campos. Con la piscicultura, la gente tiene que ponerse trajes de neopreno y sumergirse en las jaulas para ver cómo van las cosas.

Estudio muestra que el salmón en granjas de peces prefiere ser monitoreado por un pequeño robot
Plataformas de cámara móvil (GoPro3): el robot U-CAT impulsado por aletas (izquierda), el buzo humano y el mini ROV Argus impulsado por propulsor (derecha) Crédito: Royal Society Open Science (2020).

Las investigaciones previas han sugerido que la presencia de una persona nadando en sus jaulas puede provocar estrés para los peces, como lo demuestra el salmón que intenta mantener su distancia del intruso y agita sus colas. En este nuevo esfuerzo, los investigadores trataron de descubrir si los salmones cautivos podrían ser menos molestados si se utilizaban robots.

Lectura sugerida

 

Para averiguarlo, los investigadores instalaron cámaras submarinas para estudiar una jaula con aproximadamente 188.000 salmones. Luego enviaron a una persona, seguida de un robot submarino convencional (un Argus Mini), y luego un pequeño robot llamado U-CAT, que funcionaba con aletas.

Al estudiar la película, los investigadores descubrieron que los peces estaban más molestos por el buzo humano, seguido por el Argus Mini y luego el U-CAT. Señalan que los peces felices tienden a ser más saludables, lo que lleva a mayores rendimientos.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

En Illinois encuentran una población de cáñamo de agua tolerante a dicamba y crece la incertidumbre sobre las malezas resistentes

Los científicos en malezas de la Universidad de Illinois, en EEUU, han confirmado la tolerancia al herbicida dicamba en una población de cultivo de cáñamo de agua (Amaranthus tuberculatus) en la localidad de Champaign.