10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

El cambio climático deja obsoleta la clasificación entre vinos del Viejo Mundo y del Nuevo Mundo

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

La viticultura es una de las actividades que más está sufriendo los embastes del cambio climático. Tanto, que ha surgido una curiosa narrativa en los rincones más selectos del mundo del vino. Algunos enólogos aseguran que las distinciones tradicionales entre los vinos del Viejo Mundo (Los producidos en Europa y el norte de África) y del Nuevo Mundo ( los procedentes de viñedos fuera de Europa, como Argentina, Chile, Estados Unidos, México, Perú, Uruguay, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica) pronto serán obsoletas.

«Los vinos han sido categorizados como pertenecientes a uno de los dos mundos: antiguo o nuevo», escribió la columnista del Wall Street Journal Lettie Teague a principios de este año. «Pero me pregunto qué tan útil o, para el caso, ¿qué es la división exacta de los vinos de esta manera hoy en día?»

«Es una pregunta lógica. Aunque la crisis climática es catastrófica, no es el único factor que está rediseñando el mapa del vino. La tecnología continúa avanzando, los enólogos desarrollan e intercambian técnicas y, crucialmente, los gustos globales y las relaciones comerciales evolucionan», escribió Jason Wilson en Wine Enthusiast.

Lectura sugerida

 

Para algunos consumidores de vino, «Nuevo Mundo» es la abreviatura de vinos que son más frutados y ricos en alcohol. Están etiquetados típicamente por su variedad de uva. El vino del Viejo Mundo, por el contrario, está más preocupado por el lugar que la uva. Generalmente son más livianos y menos impulsados ​​por la fruta.

«Creo que el Viejo Mundo todavía tiene esa frescura y equilibrio», dijo Christophe Rebut, de French Flair Food & Wine, que importa vino francés en Australia. “Pero definitivamente he visto un cambio. En el Nuevo Mundo, ciertamente están haciendo vinos más equilibrados ahora. Pero me pregunto si es porque los enólogos también están mejorando».

La habilidad ciertamente juega su papel. Además, las divisiones estilísticas entre el Nuevo y Viejo Mundo han sido históricamente por tradición, por las preferencias de los consumidores y, por supuesto, las condiciones de crecimiento. Las variaciones en las condiciones ambientales tendrán un impacto directo sobre esta última variable.

«Somos los grandes ganadores del cambio climático», dijo Dirk Würtz, un viticultor y periodista de vinos alemán, al New York Times el año pasado al lograr una cosecha récord en 2018 en Mosel. «Sé que es desagradable decirlo, pero es la verdad».

El cambio climático ha provocado calor extremo, sequías, incendios forestales, inundaciones y devastadoras heladas en primavera. Y, sin embargo, también existe la incómoda verdad de que las condiciones vitícolas en ciertas regiones se han beneficiado en cierto sentido de los efectos del cambio climático.

Lectura sugerida

 

La vida útil de estos llamados beneficios aún está por verse. Mientras tanto, sin embargo, Alemania hoy produce uvas maduras y vino seco que las generaciones pasadas jamás imaginaron que sería posible. Una industria de vinos espumosos de clase mundial ha brotado en Inglaterra. Incluso las regiones de prestigio como Champagne o Barolo tienen cosechas más consistentes y cálidas que nunca.

En 2018, Klaus Peter y Julia Keller produjeron vino en Noruega en una región más conocida por los deportes de nieve que la vinificación. «Esta cosecha es hermosa y aterradora al mismo tiempo», dijo Keller en ese momento.

Los efectos del cambio climático son evidentes en el Valle del Loira, especialmente en regiones como Anjou y Touraine que son famosas por el Chenin Blanc. En la década de 1980, la cosecha en lugares como Vouvray, Montlouis-sur-Loire o Savennières se produjo a mediados de octubre. A fines de la década de 1990, Chenin se cosechó a principios de octubre. Ahora, la recolección está ocurriendo a mediados de septiembre.

Esto ha llevado a cambios estilísticos en los vinos. Si bien estas áreas aún pueden producir una variedad de expresiones, las características de los vinos finales pueden ser diferentes de los embotellados tradicionales. Por ejemplo, fermentar un Chenin Blanc completamente seco ahora produce altos niveles de alcohol. Parte del prestigio Chenin Blanc de Savennières ahora se embotella regularmente con más del 15% de alcohol por volumen. Estos se han convertido en vinos fuertes y con mucho cuerpo, al igual que sus contrapartes del Nuevo Mundo.

«Hace quince años, la gente quería más madurez», dice Jacky Blot, famoso enólogo de Domaine de la Taille Aux Loups en Montlouis-sur-Loire. “Debido al cambio climático y al calentamiento global, madurar la uva es fácil ahora».

«Si bien los estilos y el clima han cambiado tanto en el Nuevo Mundo como en el Viejo, acercando la brecha en la distinción, en sí misma, nunca será irrelevante», dice David Foss, socio gerente de LaLou en Brooklyn, Nueva York. “Siempre habrá Borgoña tradicional, Barolo y Burdeos. A pesar de que el cambio climático ha reducido la madurez y el contenido de alcohol, esos vinos todavía tienen un sentido de lugar que, a veces, es inconfundible».

Lectura sugerida

 

Victoria James, autora de Wine Girl y directora de bebidas en Cote en la ciudad de Nueva York, tiene una lista con una variedad de vinos del Viejo y Nuevo Mundo, incluida una extensa colección de Champagne.

«Creo que la distinción entre los vinos del Viejo Mundo y del Nuevo Mundo todavía es bastante clara», dice James. «Especialmente en lo que respecta a geografía, edad de la vid, tipos de suelo, siglos de tradición y recursos locales».

Vincent Carême, enólogo de Vouvray, ha trabajado con Chenin Blanc tanto en Loire como en Sudáfrica.

«La diferencia entre el Viejo y el Nuevo Mundo ciertamente será menor que antes», dice. Aún así, “el clima cambia rápidamente. Pero los hábitos no cambian tan rápido».

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.