El mejor camino para revalorizar los desperdicio de alimentos

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Más de un tercio de los alimentos producidos en el planeta terminan siendo desperdiciados. Esta situación crea problemas ambientales, éticos y financieros, que también afectan la seguridad alimentaria. Los efectos negativos de la gestión de residuos, como los malos olores o la emisión de gases de efecto invernadero, podrían reducirse utilizando el enfoque de la bioeconomía.

La investigación en el campo de la bioeconomía y la búsqueda de estrategias de valorización de residuos, como los subproductos agrícolas, es el campo de investigación para el grupo de investigación BIOSAHE (BIOcombustibles y Sistemas de AHorro Energético) de la Universidad de Córdoba, España.

Dirigidos por la profesora Pilar Dorado, el equipo está dando un paso adelante al buscar los mejores caminos de valorización para el desperdicio de alimentos de los restaurantes. Entre las posibles vidas para los desechos de las casas de comida, están buscando encontrar cuáles son los métodos más efectivo y cuáles proporciona el mayor valor.

Lectura sugerida

 

En este sentido, el investigador Miguel Carmona y el resto del grupo de BIOSAHE, incluidos Javier Sáez, Sara Pinzi, Pilar Dorado e Isabel López García, desarrollaron una metodología que evalúa el desperdicio de alimentos y selecciona el mejor camino para su revalorización.

Después de analizar el desperdicio de alimentos de una variedad de diferentes tipos de restaurantes con diversos grados de calibre, se caracterizaron los principales componentes químicos: almidones, proteínas, lípidos y fibras. El objetivo de este proceso era averiguar qué cantidades de los compuestos hay en los desperdicios de alimentos para vincularlo con la mejor opción para su transformación.

Una vez que se identificaron los compuestos químicos de los desechos, se realizó un estudio estadístico para analizar la variabilidad (cómo varían los compuestos y las cantidades de algunos desechos en comparación con otros desechos).

Lectura sugerida

 

La identificación de la tipología y la variabilidad de los compuestos permite predecir el proceso de valorización óptimo en función de los desechos, lo que ayuda a las industrias de la economía circular y al sector de valorización de recursos a tomar mejores decisiones.

De esta manera, la vida de los desechos de restaurantes puede continuar convirtiéndose  en biodiesel, electricidad o bioplástico. Específicamente, el proyecto que encabeza Pilar Dorado es desarrollar una biorrefinería que, al igual que las refinerías de petróleo, genere biocombustibles, bioplásticos, biolubricantes y productos con valor agregado en las industrias química, eléctrica y energéticas a partir de los residuos de alimentos en restaurantes .

En este proyecto, además de la metodología que caracteriza a los desechos y elige los mejores caminos, han producido bioplásticos que pueden utilizarse como hilos para suturas en procedimientos quirúrgicos.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Leonardo DiCaprio invierte en compañías de carne celular

El actor de cine estadounidense Leonardo DiCaprio  ha invertido en Mosa Meat y Aleph Farms, dos startups que desarrollan tecnologías para producir carne cultivada a partir de células que no requieren el sacrificio de animales.