10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

California busca aprobar una política climática ambiciosa que podría servir de modelo para el mundo

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, flexibiliza las regulaciones ambientales, el gobierno de California busca acelerar el despliegue de las energías limpias.

Recientemente, la Asamblea de California aprobó un proyecto de ley que exige que el 100 por ciento de la electricidad del estado provenga de fuentes libres de carbono para fines de 2045, poniendo en marcha una de las políticas de energía limpia más ambiciosas del mundo.

Por el tamaño de la economía de California y las ambiciones del proyecto de ley, es para Danny Cullenward, economista en energía y abogado de la Carnegie Institution for Science. «la ley climática más importante en la historia de los Estados Unidos».

El impacto real de la medida sobre las emisiones globales y los riesgos climáticos será insignificante, a menos que el resto del mundo responda de manera similar. Pero California está actuando efectivamente como un banco de pruebas para lo que es técnicamente posible, proporcionando un mercado masivo para el despliegue de tecnologías de energía limpia y construyendo un cuerpo de conocimiento que otros estados y naciones pueden aprovechar, dice Severin Borenstein, economista de energía de la Universidad de California, Berkeley.

Lectura sugerida

«Estamos demostrando que es posible operar una red con altos niveles de energías renovables intermitentes», dice. «Eso es algo que se puede exportar al resto del mundo».

Las acciones de California están en marcado contraste con la dirección de la política federal bajo el presidente Trump, quien retiró a la nación del histórico acuerdo climático de París dentro de los seis meses posteriores a su asunción. Entre otras medidas, la administración Trump está trabajando para diluir el Plan de Energía Limpia, apuntalar la industria del carbón y revertir los estándares federales de emisiones vehiculares mientras revoca la capacidad de estados como California para establecer los suyos.

Alcanzando el 50 por ciento

El nuevo proyecto de ley, conocido como SB100, deberá volver a la Cámara de Senadores donde deberán aprobarse cambios mínimos impuestos por la Asamblea. El proyecto fue aprobado el año pasado por amplio margen, por lo que se descarta su aprobación.

La medida también adelanta en el cronograma para alcanzar el 50 por ciento de energías renovables en el estado programado para 2030 a 2026. Sin embargo, los reguladores de California han dicho que las principales empresas de servicios públicos del estado podrían alcanzar ese hito este mismo año, lo que subraya el rápido ritmo al que la transformación de energía se ha desarrollado desde que el estado estableció por primera vez sus estándares renovables en 2002. (De hecho, California ya estaría más allá del umbral del 50 por ciento si la definición legal del estado incluyera fuentes de electricidad libres de carbono como la energía nuclear y las grandes centrales hidroeléctricas).

California busca aprobar una política climática ambiciosa que podría servir de modelo para el mundo

Borenstein dice que el estado no siempre ha elegido los caminos más rentables, señalando que los clientes siguen pagando tarifas infladas como resultado de algunos contratos eólicos y solares excesivamente altos. Pero crucialmente, la rápida transformación ocurrió sin destruir la floreciente economía de California. El producto interno bruto del estado aumentó en U$S 127 mil millones el año pasado, convirtiéndose en la quinta economía más grande del mundo.

Lectura sugerida

Resta conocer si la red eléctrica del estado puede funcionar con 100 por ciento de energía limpia de manera asequible y confiable.

Resolviendo la segunda mitad

Muchos investigadores en energía creen que la segunda mitad del rompecabezas de energía limpia de California será considerablemente más difícil y costoso de resolver que la primera.

Además, el estado planea cerrar su última planta nuclear en los próximos años, eliminando una fuente libre de carbono que proporcione alrededor del 10 por ciento de la electricidad del estado.

A medida que las energías renovables llegan a representar una porción más grande de la generación total de electricidad del estado, administrar la gran intermitencia de fuentes renovables como la eólica y la solar podría ser cada vez más costosa y compleja.

«La cantidad de esfuerzo para alcanzar el último 20 por ciento bien podría ser la misma que tomó los primeros 80», dijo Jane Long, ex directora asociada del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore e investigadora de energía que ha estudiado de cerca la combinación de tecnologías que podría ser requerido para cumplir con los objetivos de emisiones de California.

Entre otras cuestiones, podría requerir inversiones costosas en almacenamiento de energía, expansiones políticamente difíciles de la infraestructura de transmisión o una mayor dependencia de fuentes controvertidas libres de carbono como plantas nucleares avanzadas o plantas de combustibles fósiles junto con tecnología de captura de carbono.

Mayor flexibilidad

Un matiz crucial del proyecto de ley de California es que emplea una definición más amplia de fuentes de energía limpia que en las reglamentaciones anteriores del estado, utilizando el lenguaje «recursos cero carbono» en lugar de «energías renovables», lo que significa que podría incluir esas tecnologías u otras que puede surgir en los años venideros.

Lectura sugerida

Long dice que la flexibilidad será clave para lograr los objetivos del estado. También es probable que requiera innovación tecnológica adicional, que posiblemente incluya el desarrollo de tecnología de almacenamiento que pueda funcionar de forma estacional y medios asequibles para producir combustibles neutros en carbono, agrega.

Algunos son más optimistas. Daniel Kammen, director del Laboratorio de Energía Renovable y Apropiada de la Universidad de California, Berkeley, argumenta que no será cada vez más difícil alcanzar el próximo conjunto de objetivos de California. Entre otras cuestiones, cree que estamos seguros de que veremos los avances necesarios para el almacenamiento de energía en los años venideros y dice que el estado aún tiene que cosechar otras «frutas bajas», como el uso de vehículos eléctricos como una forma de almacenamiento distribuido.

Además, Kammen dice que veremos un cambio pronunciado hacia los «estilos de vida bajos en carbono» adoptados por los ciudadanos más jóvenes en las próximas décadas, a medida que el estado planea cada vez más ciudades alrededor de viviendas densas y transporte público en lugar de casas y autos unifamiliares.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.