10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

En Francia ya rige la denominación controlada para el vino natural

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

El  Institut National de l’Origine et de la Qualité (INAO), el organismo que administra las denominaciones de vinos en Francia definió recientemente las característica que debe tener un vino para ser calificado como natural. La nueva designación es el trabajo de una unión de productores de vino natural liderada por los bodegueros Jacques Carroget y Sébastien David.

A pesar de la gran oferta de vinos naturales que existen en el mercado y la creciente popularidad que están ganando, no existía hasta el momento ninguna regulación de restricciones que lo defina como tal, como suele suceder con cualquier otra de denominación controlada. De hecho, muchas bodegas venden sus vinos naturales sin dar pistas geográficas sobre dónde se elaboran, más allá del país, por ejemplo: Vin de France y Vino de España.

Los productores de vinos naturales genuinos afirman que se han visto obligados a idear la designación Vin Méthode Nature, ya que en los últimos años algunos productores, incluso de los más grandes, se han subido al carro natural, donde sus vinos tienen poco derecho a estar. Los naturalistas genuinos quieren distinguir sus vinos, a través de un logotipo de Vin Méthode Nature, de aquellos que no cumplirían con los nuevos criterios estrictos.

Lectura sugerida

 

Para calificar como Vin Méthode Nature, un vino debe estar elaborado con uvas seleccionadas a mano que están certificadas como cultivadas orgánicamente por una de las principales organizaciones certificadoras. La levadura necesaria para la fermentación se debe producir en el viñedo y / o la bodega, no se debe comprar. Todas las adiciones, como ácido, azúcar, taninos, agua y colorantes, que a veces se utilizan para compensar las deficiencias de la naturaleza, están prohibidas.

Y el vino no debe haber sido tratado con ningún procedimientos intervencionista, que suelen ocurrir normalmente con bastante más frecuencia de la que probablemente se dan cuenta muchos bebedores de vino. En California, por ejemplo, ha sido bastante común dejar las uvas en la vid mayor tiempo acumulando tanta azúcar que producen vinos con niveles inaceptablemente altos de alcohol.

Decididamente, las técnicas intervencionistas, como la ósmosis inversa, la tecnología de cono giratorio y varios tipos de filtración, pueden reducir la concentración alcohólica de un vino sin afectar necesariamente el sabor, pero nunca sería tolerado por un productor de vino natural típico.

Algunos productores no naturales en regiones más frías calientan el mosto de uva roja para hacer vinos de colores más profundos, aunque presumiblemente esto está disminuyendo en una era en la que los colores profundos ya no se consideran un signo de calidad. Otros en el pasado han sometido sus vinos a una repentina explosión de calor para estabilizarlos, un tratamiento que es, por cierto, uno de los requisitos para hacer vinos kosher mevushal. Estas técnicas también están prohibidos en la certificación Vin Méthode Nature.

Lectura sugerida

 

Según Jancis Robinson, periodista especializada en vinos del Financial Times no queda claro si permite el enfriamiento. «Una gran cantidad de operaciones en la vinificación incluye el enfriamiento para mantener los sabores frescos, sobre todo en medio de los embastes del calentamiento global. Además, debido a que no están sujetos a procesos de estabilización convencionales, como filtración o clarificación, los vinos naturales terminados pueden volver a fermentar si se calientan demasiado cuando se almacenan o transportan».

Para la especialista, el mayor consumo de energía para conservar los vinos naturales es un aspecto negativo que atenta contra lo natural. «Una verdad incómoda es que puede tomar bastante energía mantener un vino natural en perfectas condiciones», destacó.

Otro requisito importante para que un vino califique como Vin Méthode Nature es que los sulfitos, el antioxidante y los desinfectante del vino y la uva, no se agregan en absoluto o solo se agregan, y modestamente, justo antes del embotellado para que el nivel final no supere los 30 mg/l. La promotora de vinos naturales del Institute Master of Wine, Isabelle Legeron, dijo que en las ferias RAW el máximo suele establecerse en 70mg/l, por lo que 30 mg/l es bastante estricto.

Existen dos versiones del logotipo de Vin Méthode Nature, una sin adición sulfitos  (los sulfitos se producen naturalmente pero a un nivel muy bajo durante la fermentación) y otra para vinos cuyo nivel de sulfitos está garantizado en menos de 30 mg/l.

La otra razón importante para tomarse la molestia de lograr que se reconozca esta nueva designación, además de distinguir los vinos genuinamente naturales de las imitaciones más comerciales, es reducir la probabilidad de que los paneles de degustación locales rechacen los vinos naturales, que con demasiada frecuencia los han descartado como «atípico». Los productores esperan con el logotipo de Vin Méthode Nature lograr tener una especie de armadura.

Lectura sugerida

 

Ya se han inscrito unos 50 vinos elaborados en la cosecha de 2019 para el primer lote de logotipos de Vin Méthode Nature. Según Sébastien David, casi 140 personas (incluidos los consumidores) se han inscrito en el Syndicat de Défense des Vins Naturels enviando un correo electrónico a syndicatvinnature@gmail.com . El sindicato francés también está en conversaciones con organizaciones de España e Italia y espera que se implementen planes similares.

David informa que las autoridades francesas se harán cargo del poder de policía una vez que tengan 400 productores miembros. Para Robinson será imposible monitorear cada viñedo para verificar que no haya máquinas cosechadoras y no haya levadura cultivada comercialmente. «Especialmente porque es común que los productores de vino almacenen sus propios cultivos de levadura de una cosecha a otra», dijo. «Por el momento, supongo que tendremos que confiar en las declaraciones juradas que los productores de Vin Méthode Nature deben completar, respaldados por una extraña inspección aleatoria, junto con el espíritu admirablemente cooperativo de los auténticos productores de vino natural», agregó.

La reina del vino natural de Nueva York, Alice Feiring, autora de varios libros sobre el tema, observa este desarrollo con interés. “No está bien pensado. Con solo 50 productores para certificar, es fácil. Pero si crece vuelve muy complejo. En mi corazón, no creo que el vino natural sea certificable», destacó.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.