10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

Una nueva proteína crece en Nueva York

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

En una especie de granja vertical y mezcla con una cervecería artesanal, en la Terminal del Ejército de EEUU en Brooklyn, Nueva York (BAT), Jonas Guenther, CEO y cofundador de We Are the New Farmers, una startup de alimentos, produce algas comestibles.

Más precisamente, cultivan espirulina, una «microalga similar a las algas marinas, pero más pequeña», dice Guenther, que está «llena de nutrientes, vitaminas, minerales y es una excelente fuente de antioxidantes». También «es genial en licuados», dice, y «tiene tanta proteína como el pollo».

En abril de 2019, Guenther y sus dos cofundadores llevaron su granja de espirulina a la comunidad de fabricación de alimentos de BAT. Desde entonces, han estado creciendo en el moderno campus industrial situado el paseo marítimo de Brooklyn.

El espacio adecuado

Establecer su hogar en BAT fue una decisión fácil para Guenther y sus cofundadores cuando buscaban un espacio para construir iniciar las pruebas a fines de 2018. «Visitamos BAT y sabíamos que era lo que estábamos buscando. Estábamos buscando un lugar con el que sería fácil comenzar», recuerda Guenther. «Un lugar donde podríamos desarrollar nuestra tecnología, establecer nuestra primera granja … un lugar que estaba casi listo para ir y que ofrecía flexibilidad y escalabilidad. BAT fue todo eso».

Lectura sugerida

 

We Are the New Farmers cuenta con aproximadamente 120 metros cuadrados dentro del Centro de Producción de Alimentos de BAT, una polo de producción de alimentos de 22 hectáreas que cuenta con gran diversidad de espacios, servicios, asesoramiento y gestión de apoyo.

«BAT ofrece mucho espacio», dice Guenther, «pero también estábamos muy interesados ​​en la comunidad alimentaria; contar con otros fabricantes de alimentos para pedir ayuda, pedir consejos, colaborar potencialmente con … esas eran las cosas principales que estábamos buscando».

Esa comunidad es fomentada por la gerencia de BAT, la Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York (NYCEDC), que opera el campus en nombre de la Ciudad de Nueva York. La administración de BAT de NYCEDC refleja su misión: hacer crecer y retener negocios y empleos en la ciudad de Nueva York.

Cultivar algo especial en Nueva York

We Are the New Farmers está produciendo algo único en el mundo agrícola, no solo por los beneficios para la salud que ofrece la espirulina, sino también por la sostenibilidad del proceso. «Es increíblemente eficiente en carbono hacer crecer este tipo de proteína», dice Guenther. «La industria agrícola es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático. Nuestra tecnología nos permite producir la misma cantidad de proteínas que una fuente de origen vegetal como la soja, utilizando siete veces menos CO2. Esa es la piedra angular de todo nuestro negocio».

Una nueva proteína crece en Nueva York
Créditos: We Are The New Farmers

El solo hecho de ser parte de la comunidad de alimentos de Nueva York está resultando invaluable para el inicio único de Guenther. «Todo el ecosistema de fabricantes de alimentos es muy abierto, muy útil», dice Guenther. «Hemos aprendido sobre las regulaciones, la seguridad alimentaria, las licencias que se necesitan para producir. Y en términos de marketing, asociaciones y colaboración … podemos llegar a restaurantes aquí donde los chefs están muy abiertos a los nuevos ingredientes y nos brindan comentarios honestos».

Lectura sugerida

 

Guenther ha sacado mucho provecho de comenzar y crecer en Nueva York y no tiene reparos en ofrecer consejos a otros fabricantes de alimentos que buscan hacer lo mismo: «Sé abierto. Comunícate con la gente. No te detengas con tus problemas, pero también intenta ayudar a otros equipos. Compréndete a ti mismo como parte de una red, como parte de una comunidad».

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.