Productores de vino enfrentan escenarios de posguerra

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

El presidente de la  Organización Internacinal del Vino, Pau Roca, advirtió que el cierre de hoteles, restarurantes y cafeterías (HoReCa) podría llegar a reducir las ventas de vino en Europa en un 35% en volumen y más del 50% en valor.

En una declaración grabada presentando nuevos datos de la organización, Roca dijo que si bien el impacto de la pandemia en el volumen de producción de uva y vino hasta ahora ha sido «limitado», las medidas de aislamiento social, «tienen un costo», en referencia también a la necesidad de emplear máquinas para concluir la cosecha.

Agregó que si bien la información sigue siendo insuficiente para hacer un pronóstico preciso, predijo que los países mediterráneos serán los más afectados por la caída en las ventas de vino, debido a que tienen la «mayor presencia»  bares, restaurantes y cafeterías y también la más «radical» supresión «de la industria turística» altamente desarrollada.

Destacó que si bien las ventas fuera de los canales habituales han aumentado, lo cual es «una buena noticia», esto «no compensa en absoluto» las pérdidas causadas por la reducción de las ventas en tiendas.

Lectura sugerida

 

Roca dijo que la oferta off-trade es normalmente «bastante limitada, de bajo precio y homogénea» en comparación con el comercio habitual. Sin embargo destacó que una vez que se resuelva el problema de la sobre demanda de servicios logísticos y de deliveries, las ventas directas a domicilio y el comercio electrónico «ciertamente aumentarán en el futuro». Agregó que si bien este canal ayudará a proporcionar más opciones al consumidor, tanto en términos de cantidad de productos como de precios, todavía estima una caída en el consumo general, una reducción en el precio promedio del vino y, por lo tanto, una disminución en los valores de ventas totales.

Agregó que “En este momento, todos están de acuerdo en que el bloqueo ha tenido un efecto destructivo, que es probablemente irreversible. La reducción del crecimiento es comparable a la del final de la Segunda Guerra Mundial».

“En estas condiciones, algunos de los gobiernos, especialmente en los países donde el impacto de Covid-19 es mayor, enfrentan soluciones similares a un entorno de posguerra.

«Los productores europeos buscan medidas extraordinarias, como la destilación o equivalentes, para mantener los subsidios vitales mínimos otorgados a los agricultores».

Agregó que si bien el comercio y las economías pueden recuperarse, advirtió que «podrían ocurrir algunos cambios permanentes». En particular, mencionó la posibilidad de que Europa y Estados Unidos puedan reducir la cantidad de bienes importados.

También se dirigió a una serie de «declaraciones públicas» hechas por diferentes organismos. Enfatizó que los mensajes sin fundamento que promueven los efectos positivos del consumo de vino son «inaceptables e irresponsables», pero que «es necesario decir lo mismo» para reclamos generales y «mensajes sesgados que siguen preocupaciones ideológicas sobre el consumo de vino, como la abstinencia».

Datos de la OIV

Los nuevos datos de la OIV para 2019 revelaron que se estima que el área mundial de viñedos cubre 7,4 millones de hectáreas, una cifra que se viene mantenido estable desde 2016.

En particular, los datos indicaron que los viñedos de la UE se mantuvieron estables, mientras que la superficie de las vides en China (el país con la segunda mayor superficie de vid) parece estar disminuyendo. Tanto Estados Unidos como Sudamérica continuaron una tendencia a la baja, Sudáfrica y Australia se mantuvieron estables, mientras que Nueva Zelanda creció un 1,6%.

La producción de vino cayó el año pasado a 259mhl, luego de los niveles históricamente altos de 2018. Por lo tanto, puede verse como un año que redujo la producción a niveles promedio. La mayoría de los países de Europa experimentaron una disminución en comparación con 2018, con las notables excepciones de Rusia y Ucrania. La producción en Estados Unidos, Asia y América del Sur también disminuyó. Sudáfrica registró un aumento, pero esto nuevamente debe verse en relación con el bajo volumen alcanzado en 2018. Tanto Australia como Nueva Zelanda también registraron una disminución.

El consumo mundial de vino aumentó 0,1% a 244mhl, lo mismo que ocurrió con el volumen y el valor de las exportaciones que aumentaron 1,7% a 105.8mhl y un 0,9% a € 31.800 millones respectivamente.

Lectura sugerida

 

Se registraron importantes incrementos del volumen de exportación en Italia (+2,0 mhl), España (+1,3 mhl), Canadá (+0,4 mhl) y Chile (+0,3 mhl). Sin embargo, se observaron reducciones significativas en Australia (-1,1 mhl), Sudáfrica (-1,0 mhl), Ucrania (-0,4 mhl) y Hungría (-0,3 mhl).

2019 registró un nuevo récord en el valor económico del comercio exterior, luego de un período sostenido de crecimiento desde 2010. Francia conservó su corona como el mayor exportador en términos de valor, con 9.800 millones de euros en 2019. En términos de volumen, Italia, España y Francia exportaron juntos 57,1 mhl, una cifra que representa el 54% del mercado mundial.

Finalmente, las primeras indicaciones para la cosecha en el hemisferio sur sugieren que los volúmenes son bajos, con excepción de Sudáfrica y Uruguay.

Se espera que la producción caiga en Argentina a 11,6 mhl (-11%), en Chile a 10,5 mhl (-12%) y en Brasil a 2,0 mhl (-1%), mientras que Uruguay espera producir 0,65 mhl (+ 11%) y Sudáfrica llegar 10.2mhl, un 5% más que en 2018.

Los pronósticos para Australia indican una caída a 11,5 mhl (-4%) debido a la sequía y los incendios forestales, mientras que para Nueva Zelanda, la estimación pronostica una reducción a 2,9 mhl (-2%).

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.