La agricultura de precisión cultiva nuevos modelos de negocios

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

Monetizando datos

Es difícil para los agricultores ganar dinero hoy con esto, porque a menudo no está claro cuánto carbono se almacena en el suelo, o cuánta agua adicional puede almacenar un campo debido a un cambio en las prácticas de cultivo. Según RaboResearch, disponer de información sobre la granja sienta las bases para monetizar los servicios del ecosistema y crear flujos de ingresos adicionales.

Lectura sugerida

 

Sin embargo, «todavía no hemos llegado allí», dice Rabobank. «Para un sistema de precios/recompensas que funcione bien, se deben cumplir una serie de condiciones previas». El primero son las fuerzas del mercado. Además de los alimentos y el CO2, no existen mercados funcionales para los servicios de los ecosistemas, donde la demanda y la oferta se unen para determinar un precio.

 

La agricultura de precisión cultiva nuevos modelos de negocios
Cada vez más granjas disponen de tecnología ‘inteligente’, como sensores y gps, en combinación con sistemas de software de soporte de decisiones. «Este es el primer paso hacia un nuevo modelo de negocio», dicen los analistas de Rabobank. – Foto: Peter Roek
Como resultado, los agricultores individuales están luchando con niveles muy altos de costos de transacción para mejorar los servicios del ecosistema. En segundo lugar, todavía no existe un estándar universal para medir estos servicios. Esto ha resultado en varios instrumentos de medición. Esta multiplicidad de instrumentos crea incertidumbre y levanta la barrera para invertir en ella.

Se requiere una estandarización

La tercera condición es el desarrollo posterior de la agricultura de precisión en las granjas. Para un simple intercambio de datos, se requiere una mayor estandarización de los sistemas operativos y/o de plataformas entre los socios de la cadena de valor. Además, es importante que los agricultores y los socios de la cadena de valor lleguen a acuerdos claros sobre quién es el propietario de los datos.

Lectura sugerida

 

Cada vez más granjas cultivables tienen tecnología ‘inteligente’, como sensores y gps, en combinación con softwares de soporte de decisiones. «Este es el primer paso hacia un nuevo modelo de negocio», dicen los analistas de Rabobank. “Y ahora es importante que los agricultores den los siguientes pasos junto con sus socios de la cadena de valor, para establecer mercados, estándares de medición y desarrollar aún más la agricultura de precisión para crear las condiciones necesarias para ser recompensados ​​por la prestación de servicios ecosistémicos».

Las nuevas empresas estadounidenses ya tienen éxito

Aunque uno de los mayores desafíos para monetizar los servicios de los ecosistemas en las granjas es encontrar compradores, hay una serie de startups en Estados Unidos, incluidas Nori e Indigo Ag, que desean resolver este problema. Estas nuevas empresas tienen como objetivo crear un mercado para el secuestro de carbono en el suelo. Los agricultores proporcionan registros y la compañía ayuda a cuantificarlos, monitorearlos, informarlos y verificarlos. El carbono capturado se convierte en créditos de carbono, que se venden a terceros.

Actualmente, ambas iniciativas solo están disponibles en los Estados Unidos, pero Indigo Ag anunció en septiembre de 2019 que eventualmente introducirá Indigo Carbon también en Europa. En 2019 ya abrió una sucursal en Basilea, Suiza, y la compañía quiere dar servicio a pequeños y grandes agricultores, primero en el mercado alemán y luego gradualmente en otros países europeos.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Startup sueca logró imitar el sabor de las proteínas animales con un ingrediente a base de hongos

La startup sueca de tecnología alimentaria Mycorena, que ha desarrollado un proceso biotecnológico basado en hongos para crear proteínas veganas de una manera más sostenible, acaba de presentar el primer ingrediente a base de hongos que imita el sabor y la textura única de las grasas animales.