La zafra, la pandemia y el barril

Lo más leído

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Entendiendo los subproductos del etanol

Dos instituciones de EEUU lanzaron un video educativo que explica de forma clara la interacción de la producción de etanol con otras industrias importantes.

Alertan por riesgo de `nacionalismo alimentario´

Según el Banco Mundial, diecisiete naciones impusieron restricciones a las exportaciones agrícolas durante las primeras semanas de la pandemia.

El gobierno croata busca bloquear la extranjerización de sus tierras

Solicitó a la Comisión Europea extender el plazo que permite que puedan ser compradas únicamente por agricultores croatas. Las tierras agrícolas del este del país están entre las más baratas del bloque.

Esperanza

Los ministros de producción de Córdoba y Tucumán respaldaron al bioetanol. Una industria que es la llave para el desarrollo de un modelo único de producción sustentable.

Columna semanal

Esperanza

Los ministros de producción de Córdoba y Tucumán respaldaron al bioetanol. Una industria que es la llave para el desarrollo de un modelo único de producción sustentable.
 
 
Emiliano Huergo
Manager BioEcomomia

El viernes  tuvo lugar la ceremonia de incio de zafra en el Ingenio El Tabacal, perteneciente a la compañía Seaboard Alimentos y Energía. A comienzos de mes, había sido el turno del Ingenio La Florida, propiedad del Grupo Los Balcanes. Dos de las principales empresas productores de azúcar, etanol y bioenergía. Ambos acontecimientos, por las cuestiones de público conocimiento, fueron transmitidos de forma virtual.

Este no fue el único punto que tuvieron en común. En ambos casos, los discursos tuvieron un fuerte contenido de reclamo por la difícil situación que está atravesando el sector desde hace, por lo menos, un año. Situación que se agravó mucho más con la pandemia, que derrumbó la demanda de gasolina, y por ende también, la de bioetanol. El producto que llegó hace 10 años como un salvavidas para el sector.

Históricamente, la producción nacional de azúcar genera excedentes que deben ser exportados a valores por debajo de sus costos. En años difíciles, por bajos precios internacionales, no siempre la exportación resultaba posible. Se acumulan los stocks, y el precio en el mercado interno se derrumbaba, afectando a toda la cadena. Vale siempre la pena recordar que la producción de azúcar se hace bajo contratos de maquila. Los ingenios les cobran en especies a los productores por molerle la caña. Por lo tanto, los bajos precios del azúcar castigan tanto al productor como a la industria. Y por ser la principal actividad en el NOA, la crisis le pega muy fuerte a toda la región.

Lectura sugerida

Falsas dicotomias

 

El corte de bioetanol en nafta logró que parte de la caña que se molía para elaborar azúcar, se destine a la producción de biocombustible. De esta forma se pudo poner fin a la eterna acumulación de azúcar sin exportar. Pero también, el bioetanol llegó como una solución ambiental y económica para las naftas.  Con un octanaje por encima de 110, al ser utilizado en mezclas al 12% no es necesario agregar más oxigenantes, que resultan ser más caros y nocivos para la salud, como el MTBE, prohibido en varias regiones del planeta por ser indicado como agente cancerígeno.

El desarrollo de esta industria fue una fuerte apuesta del sector. Las inversiones no fueron chicas, y el acceso al crédito es casi nulo. Según la UIA, cada $30 que recibe el sector financiero en Buenos Aires, el NOA recibe tan sólo $1. Aún así, siete de las doce empresas que producen el combustible biológico cuentan con plantas construidas luego de implementado el corte. Algunas continuaron surfeando la ola de las bioenergías y se embarcaron en enormes obras que le permitan volcar los excedentes de electricidad a la red pública. Energía renovable, biocombustibles y alimentos. Pura bioeconomía en el NOA.

Pero desde marzo del año pasado, la situación se tornó muy difícil. El entonces Secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, eliminó la fórmula polinómica que regulaba el precio al que las empresas de combustibles debían adquirir el producto. A pesar de la manifestación a favor de los biocombustibles del presidente Alberto Fernandez previo a su asunción, con el cambio de gobierno la cosa no mejoró. Por el contrario, se puso peor. Al asumir el nuevo jefe de la cartera, Sergio Lanziani, en diciembre congeló el precio en $30 por litro. Y como si fuera poco, desatada la pandemia, las petroleras dejaron de cumplir el corte. Según Rossi, presidente de Seaboard Alimentos y Energía, la caída en las ventas de bioetanol en abril fue del 88%. Una cifra mayor a la caída en las ventas de naftas, producto que las petroleras han dejado de cumplir con la Ley que exige el 12% de corte.

Es esencial que la nueva Ley de combustibles -la actual vence en abril de 2021-, garantice que las normativas acordadas y la fijación de precios sean transparentes y queden al resguardo de cualquier discrecionalidad.

Lectura sugerida

 

Pero lo más llamativo es que finalmente se publicó el decreto que fija un precio sostén al petróleo. Un subsidio que va totalmente a contramano a los tiempos que corren. Un par de semanas atrás, el gobierno francés advirtió que con los precios del crudo rondando los U$S 20 a U$S 30 por barril, el exceso de petróleo puede poner en peligro la transición hacía energías limpias. Y pidió implementar un impuesto que le ponga un precio mínimo al crudo para desalentar su consumo. Es decir, todo lo contrario a un subsidio como el que se acaba de instalar en Argentina, que a la vez resulta, cuanto menos inmoral, en momentos donde todo el país está haciendo un enorme esfuerzo para seguir adelante.

Aparentemente, se trata de un salvavidas para las provincias petroleras, que cobran regalías por la extracción de hidrocarburos. Al caer el precio del petroleo, se caen también los ingresos en las arcas provinciales. Cabe preguntarse por qué a esta altura los gobernadores no cuentan con fondos anticíclicos. Sobre todo, porque todos sabemos que se trata de una actividad tan dependiente de mercados volátiles. Pero lo que es peor, porque hay que correr a salvarlos.

Y si nos detenemos a pensar un poco más, cabe preguntarse si en lugar de cobrar regalías y subsidios, no deberían pagar por los daños ocasionados.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Cuidar el recurso suelo, clave para producir más alimentos, con sustentabilidad

El 7 de julio se celebra esta fecha tan especial, que pone en foco la importancia de cuidar el soporte sobre el que se basa la agricultura. Profertil, como principal empresa de fertilizantes del país, hace un aporte clave para lograr un sistema productivo eficiente que cuide el medio ambiente.

Brasil: JBS inicia la construcción de su tercera planta de biodiesel

Según Ubrabio, en Brasil hay 11 plantas trabajando en expandir sus capacidades y 10 nuevas plantas en construcción, a la que sumará la nueva unidad en Mafra.

Alertan por riesgo de `nacionalismo alimentario´

Según el Banco Mundial, diecisiete naciones impusieron restricciones a las exportaciones agrícolas durante las primeras semanas de la pandemia.

Pepsico secuencia del genoma de la avena

Corteva Agriscience, las universidades de Carolina del Norte en Charlotte y de Saskatchewan de Canadá, junto al gobierno de EEUU participaron del proyecto,

Entendiendo los subproductos del etanol

Dos instituciones de EEUU lanzaron un video educativo que explica de forma clara la interacción de la producción de etanol con otras industrias importantes.
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box