Productores de aceite de oliva en lucha contra la falsificación

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La Asociación de Aceite de Oliva de América del Norte y Deoleo, el mayor productor mundial de aceite de oliva, presentaron conjuntamente una petición ciudadana a la FDA (La administración Nacional de Drogas y Alimentos) solicitándole a la agencia que adopte estándares de base científica para el aceite de oliva, que garanticen a los consumidores la calidad del aceite que están comprando.

La organización, que nuclea a los productores de la mayoría del aceite de oliva comercializado en los Estados Unidos, incluyó en la petición una investigación que muestra que los consumidores no entienden la terminología empleada sobre el origen del aceite de oliva.

«Comprar aceite de oliva de calidad extra virgen es muy difícil, pero no porque no haya productos de calidad en los estantes de los supermercados. Sino, simplemente porque no hay reglas para evitar que los malos actores tergiversen lo que están vendiendo», dijo Adam Englehardt, presidente de la Asociación de productores de aceite de oliva de Estados Unidos.

Lectura sugerida

Los productores de aceite de oliva de EEUU vienen luchando contra el etiquetado engañoso y la calidad tergiversada del aceite desde hace bastante tiempo. Esta podría ser su oportunidad para finalmente establecer estándares de identidad para los producto y reducir potencialmente estos problemas.

La FDA podría decidir adoptar estándares de identidad para el aceite de oliva, como lo ha hecho para otros productos como el atún enlatado y el agua embotellada, luego de un período de comentarios públicos y la adopción de una regla final. Si eso sucediera, sería la primera vez que la agencia federal regula el aceite de oliva, según el comunicado.

Según el comunicado, la petición fue presentada luego de una investigación de la Liga Nacional de Consumidores de 2015 que encontró que seis de las 11 marcas estadounidenses y europeas analizadas falsificaron el grado de calidad en sus productos. Esa investigación condujo a una auditoría separada durante cuatro años, entre 2015 y 2019, que encontró que la mitad de ellos no cumplió con los estándares internacionales de calidad.

«Es comprensible que las marcas de aceite de oliva no quieran que la credibilidad de su industria sea dañada por aquellos que intentan imponer productos adulterados o de menor calidad a los consumidores», destacó Ignacio Silva, presidente y CEO de Deoleo, en el comunicado. Y agregó «que la ausencia de un entorno regulatorio exigible dificulta a los consumidores determinar la calidad». Si se aprueba, la petición ciudadana de la FDA podría conducir a una mayor calidad en toda la categoría y ayudar a restaurar la confianza del consumidor de aceite de oliva.

El USDA es en la actualidad quien regula los grados de aceite de oliva en EEUU. Describe la calidad de cada uno según el sabor, el olor, el contenido de ácido oleico y otras variables. En otros países donde se produce aceite de oliva, principalmente España, Italia, Grecia y Francia, el Consejo Internacional del Aceite de Oliva establece estándares de calidad basados ​​en el método de producción, el contenido de acidez y el sabor.

«Establecer estándares de identidad para el aceite de oliva podría ayudar al proporcionar definiciones reguladoras de lo que significan los distintos grados. Esto podría mejorar la autenticidad y el etiquetado preciso del aceite de oliva extra virgen y virgen», dice la petición.

Lectura sugerida

La compañía española Deloleo, que elabora los productos de aceite de oliva Bertolli y Carapelli, ganó dos instancias judiciales sobre la calidad de las dos marcas que se venden en EEUU. Una fue una orden judicial permanente contra las declaraciones falsas y engañosas que circularon en las redes sociales, y en la otra logró desestimar una mala demanda etiquetado. Deoleo también respondió a las afirmaciones publicadas en las redes sociales de que las pruebas de laboratorio realizadas en 2010 en la Universidad de California-Davis mostraron que el aceite de oliva Bertolli era «falso». La compañía llamó a esto una lectura errónea de los hechos y el «asesinato de una marca» de 150 años.

Otras industrias también están buscando estándares de identidad para sus productos. El ex comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo el año pasado que la agencia estaría revisando y modernizando sus estándares de identidad. La agencia celebró recientemente una audiencia pública para recabar información sobre el proceso y representantes de atún enlatado, agua embotellada, leche de origen vegetal y carne bovina se reunieron para argumentar que las normas actuales están desactualizadas.

Es probable que el proceso de actualización de los estándares de identidad existentes, la eliminación de los obsoletos y la adopción de otros nuevos tome bastante tiempo, pero parece haber un consenso creciente de que está atrasado. El movimiento en esta área podría beneficiar a la industria del aceite de oliva y a otros que buscan imponer estándares de calidad para sus productos y reforzar la confianza del consumidor.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.