Residuos de la producción de vino multiplican su valor en la industria nutracéutica

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Los subproductos de la industria vitivinícola australiana están listos para su reciclaje. Y esto es exactamente lo que está sucediendo a partir de una nueva iniciativa de Swisse Wellness – una compañía australiana de vitaminas, suplementos y cuidado de la piel; el Centro de Investigación Cooperativa de Residuos de Alimentos (CRC) y la Universidad Tecnológica de Swinburne.

Como parte de su compromiso de sustentabilidad, Swisse está trabajando cunto a Fight Food Waste CRC para transformar los flujos excedentes de frutas y verduras australianas, como el orujo (las pieles y semillas de las uvas) de la industria del vino, en ingredientes nutracéuticos del mañana.

Según el portal de la Univerdidad Swinburne, Nick Mann, CEO de Swisse, dijo que este proyecto permitirá obtener extracto de semilla de uva australiana premium de la cosecha 2020 para abastecer a los mercados locales y de exportación en Asia.

Lectura sugerida

“Desde la perspectiva de Swisse, esta es una gran oportunidad para continuar entregando productos premium. Obtener nuestros ingredientes a través de un proceso alineado con nuestros principios de sustentabilidad organizacional y que, por lo tanto, tienen un impacto positivo en el medio ambiente, es un paso en la dirección correcta para Swisse y la industria de suplementos nutracéuticos».

La compañía australiana obtiene los ingredientes para sus productos en distintas regiones del mundo, como las naranjas sanguinas al pie del monte Etna, en Sicilia y los arándanos de Cape Cod, EEUU. Para este proyecto, el extracto de semilla se obtiene de los residuos de producción de vino de las regiones australianas de Yarra Valley y las Penínsulas de Mornington y Bellarine.

«La creación de un nuevo nivel ultra premium en el mercado de suplementos, utilizando ingredientes procesados ​​y cultivados localmente ayudará a aumentar aún más la el valor de la marca, al tiempo que beneficia al medio ambiente. Este es un ingrediente muy buscado en la industria nutracéutica australiana con beneficios para la salud, incluida la formación de colágeno, la salud de la piel y la actividad antioxidante”, agregó Mann.

Lectura sugerida

La Universidad Tecnólogica Swinburne es el socio de investigación para este proyecto, que tiene como líder al profesor Enzo Palomboes.

«Hemos realizado la validación en el laboratorio, la viabilidad técnica y la optimización del rendimiento. La siguiente etapa es la de comercialización y para ello debemos establecer una planta piloto capaz de producir la cantidad y pureza requerida de extracto de semilla de uva para Swisse», dijo. Inicialmente el objetivo es procesar 250 toneladas de semilla de uva victoriana de la cosecha 2020.

En la construcción de la planta participarán las empresas Viridi Innovation, especializada en extraer valor de los residuos del vino y Austeng, una firma que se dedica al diseño y construcción de plantas industriales.

El CEO de Fight Food Waste CRC, el Dr. Steven Lapidge, dijo que este proyecto es la «fruta madura» de la transformación de residuos de la industria vitivinícola, y destacó que no es un proyecto simple y solo podrá ser concretado por medio del trabajo colaborativo.

«Al invertir en investigación y desarrollo, ofreceremos nuevas oportunidades comerciales de alto valor para los participantes de este proyecto y al mismo tiempo lucharemos contra el desperdicio de alimentos en Australia», concluyó Lapidge.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.