Casi U$S 10 mil millones se invirtieron en centrales de biomasa y residuos para energía en 2019

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

Un informe publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Centro Colaborador Escuela-BNEF de Frankfurt y BloombergNEF muestra que la biomasa y los residuos utilizados para generar energía recibieron U$S 123 mil millones en financiamiento para nuevos proyectos entre 2010 y 2019, mientras que los biocombustibles recibieron U$S 28 mil millones en el mismo período.

El informe, titulado «Tendencias mundiales en la inversión en energía renovable 2020», analiza las tendencias de inversión de 2019 y los compromisos de energía limpia asumidos por los países y las empresas para la próxima década. También muestra que la crisis de COVID-19 ha frenado los acuerdos sobre energías renovables en los últimos meses e impactará los niveles de inversión en 2020.

Según el informe, los gobiernos y las empresas de todo el mundo tienen proyectado agregar 826 gigavatios (GW) de nueva capacidad de energía renovable no hidroeléctrica para 2030, por un monto estimado de inversión de aproximadamente U$S 1 billón. BNEF dijo que la inversión no alcanza lo que sería necesario para limitar los aumentos de temperatura global a menos de 2 grados centígrados y es significativamente menor que los U$S 2,7 billones invertidos en energía renovable desde 2010 hasta 2019.

Lectura sugerida

Los datos incluidos en el informe muestran que la inversión global en proyectos energéticos a partir de biomasa y residuos creció un 9 por ciento en 2019, llegando a U$S 9.700 millones. Ese nivel de inversión coloca la biomasa y la conversión de residuos en energía en el tercer lugar entre los sectores de energía renovable, después de la energía eólica y solar, pero por delante de las pequeñas centrales hidroeléctricas, geotérmicas, biocombustibles y energías marinas. BNEF señala que hubo fuertes focos de actividad en biomasa y residuos el año pasado, especialmente en plantas de incineración de residuos en el Reino Unido y China. BNEF señaló que los U$S 9.700 millones invertidos en biomasa y residuos en energía el año pasado estuvieron en línea con el promedio de cinco años del sector, pero muy por debajo del pico de U$S 16 mil millones alcanzado en 2011.

Los biocombustibles representaron solo U$S 500 millones en nuevas inversiones el año pasado, un 43 por ciento menos que en 2018 y significativamente menos que el pico de U$S 22.900 millones en 2007.

En China, los proyectos de biomasa y conversión de residuos en energía obtuvieron inversiones por valor de 1.500 millones de dólares el año pasado, un aumento del 2% en comparación con 2018. El informe señala que la conversión de residuos en energía está pasando por un período dinámico en China, con una serie de plantas incineradoras en construcción. El informe cita cifras oficiales que muestran que China agregó 7 gigavatios de biomasa y y residuos entre 2015 y 2018. BNEF también señaló que los costos de capital por MW para las plantas de conversión de residuos en energía en China son significativamente más bajos que en Occidente.

Lectura sugerida

En EEUU. los biocombustibles vieron una inversión de solo U$S 320 millones el año pasado, un 38 por ciento menos que en 2018. También se informaron inversiones mínimas para la biomasa y los residuos a energía. Sin embargo, la biomasa y la conversión de residuos en energía atrajeron una inversión de U$S 3.100 millones en Europa el año pasado, un aumento del 12 por ciento. La inversión en biomasa también aumentó significativamente en Japón el año pasado, a $ 2.600 millones, un 26 por ciento más que en 2018.

El gasto en investigación y desarrollo para energía renovable aumentó a U$S 13.400 millones en 2019, un 1 por ciento más en comparación con 2018. Los biocombustibles atrajeron U$S 1.800 millones de esa cantidad, o el 13 por ciento del gasto en I + D.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Con apoyo masivo de los países de las Américas a su trabajo por la sostenibilidad de la agricultura, Otero asumió su segundo período como...

Se trata del segundo período consecutivo al frente del organismo especializado en desarrollo agropecuario y bienestar rural para el médico veterinario