Los viñedos más antiguos del mundo ya sufren los efectos del cambio climático

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

El cambio climático está creando nuevos desafíos para los productores de vino griegos. La cosecha de uva ha disminuido un 30% desde 2018 y un 50% desde 2017, según Eronews citando a un enólogo jefe de una bodega de Santorini.

Los productores de vino temen que el aumento de las temperaturas también esté cambiando el carácter de las uvas: los vinos de Santorini son muy afilados, pero las temperaturas más altas podrían cambiar la acidez de las variedades de uvas y dar como resultado un vino más afrutado y más dulce.

Stella Papadimitriou, enóloga jefa de la bodega Hadjidakis dijo que la cosecha viene cayendo año a año desde la última década. Aseguró que el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de lluvia se encuentran entre los principales factores que afectan los rendimientos.

La industria del vino en todo el mundo se ha visto sacudida por los efectos del cambio climático, reflejándose en la calidad de la uva y en la producción de los viñedos, que se ven afectados ante el más mínimo cambio de temperatura.

Lectura sugerida

La especialista destacó que «en 2019, la cosecha actual, fue de entre 30 a 40 por ciento menos que en 2018. Pero si la comparamos con 2017, estamos hablando de una reducción de más del 50 por ciento».

Pero es el cambio potencial en el carácter de la uva y no tanto los rendimientos lo que más preocupa a los enólogos de Santorini.

«Las viñas seguirán existiendo, incluso en las áreas más difíciles, pero la cantidad de uvas disminuirá y la calidad cambiará. Todo lo que podemos hacer, ya que no podemos ir en contra del cambio climático, es cambiar gradualmente algunas de las técnicas que empleamos», dijo Papadimitriou.

Papadimitriou cree que esos cambios tendrán que implementarse en las vides son principalmente reforzar los sistemas de riego e implementar sistemas de protección contra las quemaduras solares para las uvas. En Santorini, las vides se podan en una cesta circular baja que permite que las hojas crezcan alrededor de las uvas para protegerlas del viento y del sol.

Lectura sugerida

Se cree que Santorini tiene algunos de los viñedos más antiguos en cultivo continuo del mundo. Las bodegas locales dicen que algunas de las raíces de la vid tienen siglos de antigüedad. Gracias al suelo volcánico y los fuertes vientos, las vides en la isla están libres de enfermedades y plagas y la mayoría de los agricultores cultivan sus viñedos orgánicamente.

La bodega Gavalas ha estado en manos de la misma familia durante cinco generaciones. La bodega y sus productores han alterado lenta pero constantemente su calendario de cosecha en los últimos años.

«De año en año, hay pequeñas diferencias, algunos años son más calurosos, otros menos. El año pasado comenzamos con la cosecha el 28 o 29 de julio. El año anterior, fue el 5 de agosto y este año, comenzamos alrededor 8 de agosto.

«Pero hemos notado que, en general, en comparación con hace 30 o 40 años, comenzamos aproximadamente 2 semanas antes, ya que las temperaturas han aumentado y el clima es más cálido», dice el copropietario Vagelis Gavalas.

La isla de Santorini tiene una superficie de 9.000 hectáreas, de las cuales 1.200 están dedicadas a viñedos. El pequeño número de agricultores está en constante lucha con los nuevos hoteles y proyectos de infraestructura turística que recibe más de 2 millones de visitantes cada año. Para agregar a la batalla por el espacio, los productores temen que pronto habrá una lucha por el agua.

Actualmente, el riego solo lo utilizan una pequeña fracción de los propietarios de viñedos, pero a medida que las olas de calor se vuelven más frecuentes y los patrones de lluvia más impredecibles, muchos están considerando esta opción.

Lectura sugerida

Tallada en los acantilados con mirando hacía la zona más emblemática de Santorini, la bodega Venetsanos fue la primera en exportar vinos Assyrtiko a mercados extranjeros. Su gerente, Petros Vamvakousis, dice que le preocupa el aumento de las temperaturas y la mayor competencia por las valiosas parcelas de tierra y por el agua del poderoso sector turístico de la isla.

«La forma en que tratamos el medio ambiente y el viñedo, en particular, es ciertamente muy importante aquí. Creo que estamos en un punto de inflexión. Los enólogos y los propietarios del viñedo deberán reunirse en los próximos años e identificar la mayoría factores importantes que se requieren para continuar», dice.

«Definitivamente necesitamos agua para ayudar a los cultivos, especialmente la vid. Y el agua no es fácil de encontrar en este momento en la isla», afirma con preocupación Vamvakousis.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Apostando a profundizar el modelo de bioeconomía circular el trabajo conjutno, el Consejo Foresto Industrial Argentino (CONFIAR) celebró su su primer año de vida

Ccon un  Consejo Foresto Industrial Argentino (CONFIAR) conformado por la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel (AFCP); Asociación Forestal Argentina (AFoA); Asociación de...