Todo se transforma

Lo más leído

El río de los sueños

El nuevo puerto de ACA en Timbúes se suma a un enorme complejo agroindustrial que desarrollado a partir del dragado de la hidrovía del Paraná

Una botella de papel podría revolucionar los envases en la industria del vino

Reduce 84% la huella de carbono respecto a una botella de vidrio. El envase representa la mayor contribución en las emisiones GEI de la producción de vinos.

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Cáscara de almendras: el residuo que pasó a tener mil usos

Las cáscaras de almendras son un producto de desecho en alza, pero su vida útil se puede alargar. En un laboratorio del Departamento de Agricultura de EE.UU, los investigadores han desarrollado varios métodos para reutilizarlas.

Impulsar los biocombustibles, una estrategia para la recuperación económica post-covid

Las empresas productoras de biocombustibles del país han solicitado al Poder Ejecutivo que promueva el tratamiento de una nueva Ley de biocombustibles.
Emiliano Huergo
Manager BioEcomomia

Después de despertarme y saludarme por el día del padre, Camila, mi hija de 8 años, me preguntó cuando íbamos a pasar un Día del Padre “normal”. Al verme con cara de no entender de que me estaba hablando, me dijo “este año estamos en cuarentena y el anterior estuvimos todo el día sin luz”.

Efectivamnte, un año atrás, más precisamente el 16 de junio del 2019, un corte en una línea de alta tensión dejó prácticamente a oscuras a todo el país. Excepto a localidad de Ticino, Córdoba, que saltó a la fama por ser el único rincón del país que quedó al margen del apagón que afectó a más de 50 millones de argentinos. Allí, la Central Termoeléctrica Lorenzati y Ruetsch convierte la cascara de maní en electricidad para 8 mil viviendas. Ante la emergencia, el pueblo pudo desconectarse del Sistema Interconectado Nacional y abastecerse localmente de energía verde, sacando a relucir la principal ventaja que tiene el aprovechamiento de la biomasa como fuente de energía. Su gestionabilidad. Siempre que haya biomasa disponible podremos producir energía. Una gran ventaja frente a otras fuentes renovables como la eólica o la solar con las cuales solo podemos contar cuando la naturaleza nos proporcione viento o sol suficiente.

Lectura sugerida

Rastrojos

Otra gran ventaja, es que donde hay demanda de energía, siempre hay alguna fuente de biomasa capaz de poder ser aprovechada. Ya sean residuos agroindustriales como en el caso de Ticino; o cáscara de girasol en las plantas de crushing; o bagazo en los ingenios que se puede combinar con orujo y eucaliptus como lo hace Seaboard en Salta; o estiércol y purines en los establecimientos ganaderos;o residuos domiciliarios en las zonas urbanas.

Y obviamente la biomasa forestal, que cuenta con un enorme potencial para seguir creciendo. Tanto en el manejo sostenible de bosques o a partir de residuos que genera la industria maderera. Sobre este recurso está haciendo punta Fuentes Renovables de Energía S.A. (FRESA) que se encuentra en la recta final para poner en marcha la mayor central de biomasa del país en Virasoro, Corrientes. Una planta que viene a completar el último eslabón de una cadena que reúne a más de 50 aserraderos de la zona. Esta semana recibió el apto ambiental de la provincia y se espera que esté inyectando 40 MW a la red en agosto.

En el continente, nuestros hermanos uruguayos han hecho punta en la utilización energética de biomasa residual proveniente de recursos forestales. Este año, por quinta vez consecutiva, superará a las de origen fósil. Durante 2019, la energía de la biomasa alcanzó una participación superior al 40% en la matriz primaria, es decir la energía consumida en el país en todas sus formas, mientras que el petróleo y sus derivados alcanzó el 36%. El país vecino cuenta dos modernas centrales que marcan el rumbo en el continente. Se trata de las plantas de Montes del Plata con 180 MW de potencia instalada y la de UPM de 161 MW. Otras 10 usinas completan el parque de 430 MW, producidos a partir de recursos forestales, licor negro, cáscara de arroz y bagazo de caña de azúcar.

Lectura sugerida

Pero quizás, el caso más emblemático en el uso de biomasa con fines energéticos es el de la central Drax en el Reino Unido. La usina, que cuenta con 6 generadores de 660 MW cada uno, funcionó por décadas quemando carbón, lo que valió ser catalogada como la mayor industria contaminante de Europa. Hace unos años, se propuso revertir esa imagen adaptando sus calderas para quemar biomasa. Una solución aplicable a la central de carbón de Río Turbio, sobre la que Anibal Fernández, interventor de Yacimientos Caboníferos Rio Turbio, dijo en febrero que la obra debe “concluirse a toda costa”. En la polémica usina se llevan invertidos USD 1.600 millones y restan aún otros USD 240 para completar las obras. La inversión final rondará los USD 900 por MW, 10 veces el costo promedio para las centrales térmicas, estimado en U$S 70 por MW. A esta altura el carbón resulta una fuente inadmisible y la biomasa emerge como una alternativa superadora.

Volviendo a Drax, sobre fines del año pasado, Central Electricity Generating Board, la propietaria de la Central, redobló la apuesta por la sostenibilidad anunciando que se convertirá en la primera empresa del mundo en comprometerse a ser carbono negativo para 2030. El esquema parte de la fotosíntesis como proceso de captura de carbono para producir la biomasa que luego se utilizará como combustible en las calderas. Luego el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que se generan durante la combustión serán secuestrados en la chimenea aplicando una novedosa tecnología. Una vez capturados serán enterrados en cavernas cercanas al complejo. Esta semana anunciaron que junto a la japonesa Mitsubishi comenzarán con las pruebas a escala piloto. A la vez, están estudiando otras tecnologías para convertir los gases en productos de mayor valor, como bioplásticos, bioetanol, o hasta proteínas para la nutrición animal.

Esta es la bioeconomía, donde nada se pierde, todo se transforma.

 
 
 
 

Últimas columnas

El río de los sueños

El nuevo puerto de ACA en Timbúes se suma a un enorme complejo agroindustrial que desarrollado a partir del dragado de la hidrovía del Paraná

Esperanza

Los ministros de producción de Córdoba y Tucumán respaldaron al bioetanol. Una industria que es la llave para el desarrollo de un modelo único de producción sustentable.

Todo se transforma

A un año del apagón general repasamos las bondades y el potencial de la biomasa como fuente de energía limpia.

El nodo de nuestra bioeconomía

A 200 años del fallecimiento de Manuel Belgrano, el Monumento a la Bandera refleja el símbolo de la ciudad sobre la que confluye la agroindustria argentina.

Rescate emocional

La expropiación de Vicentín derivó en cacerolazo en todo el país y un fuerte rechazo de la agroindustria. Un rescate teñido de un fuerte tinte político.
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box