Escocia: llaman a reducir los desperdicios de alimentos y el consumo de carnes y lácteos para combatir el cambio climático

Lo más leído

Así es como el mayor productor de cerdos del mundo piensa convertirse en carbono negativo

Smithfield Foods utilizará distintas estrategias para abordar el desafío sin la necesidad de comprar créditos de carbono para compensar las emisiones.

Bioinsumos: hacia un espacio de intercambio en América Latina y El Caribe

Un ciclo de conferencias, organizado por el IICA, abordó las políticas públicas sobre bioinsumos a partir de cinco experiencias en distintos países de la región.

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Subproductos de mayor valor, el último avance tecnológico en la industria de etanol

ICM presentó APP, el nuevo paquete tecnológico que permite obtener un alimentos para la nutrición ganadera con 50% de proteína.

Cáscara de almendras: el residuo que pasó a tener mil usos

Las cáscaras de almendras son un producto de desecho en alza, pero su vida útil se puede alargar. En un laboratorio del Departamento de Agricultura de EE.UU, los investigadores han desarrollado varios métodos para reutilizarlas.

Columna semanal

La punta del ovillo

El mundo se puso de acuerdo que descarbonizar solo la energía no alcanza. Debe alcanzar a todos los sectores abriendo una nueva oportunidad para Argentina.
 
 

Zero Waste Scotland, una ONG enfocada en el consumo responsable para frenar el cambio climático, dijo que un esfuerzo nacional para reducir las emisiones de carbono en la producción de alimentos y a la vez, crear nuevos empleos a partir de la revalorización de residuos será «vital» para que Escocia cumpla con el objetivo de descarbonización para 2045 y convertir a la nación en «sostenible, segura y próspera» a través de la recuperación verde del Covid-19.

El informe del organismo de expertos financiado con fondos públicos, titulado ‘ El futuro de los alimentos’, establece la necesidad de un nuevo plan en el corazón de una economía más ecológica para producir un suministro bajo en carbono de alimentos y cosechas locales saludables que reduzcan las emisiones y el desperdicio mientras crean valioso nuevos empleos y negocios en el ámbito de la bioeconomía.

Si bien el informe advirtió que las emisiones de la agricultura escocesa se ubican entre las peores del país y de la UE, Zero Waste Scotland enfatizó que la agricultura por sí sola no es el problema. Destacó que se trata de una situación más integral, que abarca a todo el sistema alimentario desde la producción hasta la promoción, el consumo y el desperdicio.

Lectura sugerida

Al lanzar el informe, Iain Gulland, Director Ejecutivo de Zero Waste Scotland, dijo que “Nuestro país (por Esocia) y nuestro sector de alimentos y bebidas tienen un futuro brillante y la agricultura siempre estará en el corazón de eso. Pero para convertir esa visión en realidad, todos debemos pensar la alimentación y la agricultura de manera diferente».

Gulland hizo hincapié en los desperdicios de alimentos como uno de los motivos sobre los que se debe poner el foco. “No se trata solo de la agricultura. Todos somos parte del problema y todos somos parte de la solución», agrego. “Como consumidores o minoristas, tenemos la misma culpa de nuestra demanda insostenible de alimentos. Todos somos responsables de grandes cantidades de desperdicio de alimentos, que es una de las peores causas de las emisiones detrás de la crisis climática”.

El ejecutivo enfatizó en la necesidad de un cambio radical en las dietas de las personas para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones y llamó a reducir el consumo de proteínas animales. “A principios de este año, el Comité de Cambio Climático del gobierno del Reino Unido advirtió que tendremos que cambiar nuestra dieta y la forma en que usamos nuestra tierra para alimentar a la nación a fin de cumplir con los objetivos netos cero. Aconsejaron reducir nuestra ingesta de alimentos intensivos en carbono como la carne y los productos lácteos en al menos un quinto por persona, así como reducir el desperdicio de alimentos en un quinto para alcanzar el objetivo neto cero del Reino Unido para 2050″.

El informe repasa estrategias de proteínas sostenibles desarrolladas por otros gobiernos en diferentes partes del mundo y las señala como un medio para apoyar un cambio hacía una agricultura baja en carbono como la clave para resolver la crisis climática.

Lectura sugerida

«Todas estas estrategias internacionales incluyen aumentar la producción local de alimentos para reducir la dependencia de la proteínas importadas que destruyen el hábitat vital en el extranjero, aumentan las emisiones y dejan a países como el nuestro vulnerables al tipo de interrupción de las cadenas de suministro mundiales que hemos visto durante la pandemia del coronavirus», enfatizó Gulland. “Todas estas estrategias también promueven oportunidades significativas de bioeconomía, convirtiendo los productos de desecho en valiosas fuentes de proteínas y las emisiones de carbono en ahorros de carbono».

“Una estrategia de proteínas para Escocia haría que la agricultura sea ‘circular’ al ‘cerrar el círculo’ localmente, evitando el desperdicio de recursos que terminan en los basurales y, en cambio, obteniendo el mejor valor de todo lo que se produce en una granja a través de la diversificación en alimentos más ecológicos y ricos en proteínas para reducir las emisiones y apoyar trabajos para alimentar a la nación de manera sostenible».

Cultivo de insectos

El informe destacó a leguminosas como la arvejas y los porotos entre los nuevos cultivos valiosos para proporcionar proteínas bajas en carbono para las personas y el ganado, al tiempo que absorbe nitrógeno de la atmósfera en el suelo para que actúe como fertilizante natural.

La cría de insectos también se encuentra entre las oportunidades que Zero Waste Scotland ha identificado previamente como un «cambio de juego» con el potencial de cosechar millones de kilogramos y reducir las emisiones de carbono al «reciclar» el desperdicio de alimentos de la nación.

Lectura sugerida

Esto podría usarse como un alimento rico en proteínas en la acuicultura, poniendo fin a la necesidad de importar soja del extranjero y hacer biocombustibles y fertilizantes. Solo en los sectores de cerveza, whisky y pescado, Zero Waste Scotland ha estimado que se podrían ahorrar hasta £ 800 millones (USD 985 millones) cada año mediante un mejor uso de los desechos y subproductos.

Tales ahorros y ganancias al convertir el desperdicio de alimentos en recursos de valor serán clave para el éxito del objetivo del sector de alimentos y bebidas de duplicar la producción a 13,6 millones de toneladas para 2030, a través del programa Food and Drink Partnerships Ambition 2030, mediante la creación de sistemas alimentarios que apoyen el crecimiento económico y ambiental.

Zero Waste Scotland se encuentra trabajando con otros expertos del ámbito académico, de la agricultura, la acuicultura y las cadenas de suministro de alimentos y bebidas para explorar el valor de una estrategia de proteínas como parte de un trabajo más amplio que busca promover y apoyar los esfuerzos para reducir las emisiones de los alimentos, por medio de talleres, seminarios web y su Fondo de Inversión de Economía Circular para empresas innovadoras que convierten los desechos en recursos valiosos.

El llamado a un plan de proteínas sostenible fue apoyado por líderes tanto de negocios como académicos.

Estrategia de proteínas

Allison McPherson, Especialista en Sostenibilidad en Scottish Enterprise, dijo: “Las fuentes de proteínas sostenibles, locales y bajas en carbono para nutrición ganadera y alimentos no solo respaldarán los objetivos de la política de cero neto de Escocia, sino que también promoverán la innovación, la creación de empleos, la diversificación agrícola y la creación de nuevas cadenas de suministro dentro de Escocia».

El profesor Derek Stewart, líder del sector empresarial en la industria agroalimentaria en el Instituto James Hutton, dijo que una estrategia de proteínas para Escocia era una «convocatoria» que identificaba oportunidades y beneficios para la industria, el medio ambiente y la sociedad. Destacó que «La proteína es fundamental para nuestra dieta y nutrición y debemos asegurarnos de que se produzca y se entregue de manera sostenible en base a decisiones basadas en evidencia. De hecho, una estrategia de proteínas podría ser un impulsor clave para cumplir con los objetivos de los objetivos de reducción de emisiones de carbono de Escocia al tiempo que ofrece nuevas oportunidades importantes para el crecimiento en el sector escocés de alimentos y bebidas».

Lectura sugerida

Zero Waste Scotland lidera el trabajo para cumplir con un objetivo clave del gobierno escocés de reducir el desperdicio de alimentos en un tercio para 2025 como parte del trabajo creciente para poner fin a la contribución de la nación a la crisis climática y alcanzar el cero neto para 2045. Si bien las emisiones de la agricultura han disminuido, las de otros sectores también lo han hecho. Como resultado, la agricultura causa casi una cuarta parte de las emisiones totales de Escocia (24 por ciento), que es más que cualquier otro sector escocés, excepto el transporte, ubicando a Escocia como uno de los países del bloque con una de las mayores huellas de carbono agrícola ( de forma proporcional, no en términos absolutos).

Refiriéndose al objetivo de Escocia para 2045, los autores del informe William Clark y Michael Lenaghan dijeron que no se podría lograr sin reducciones «dramáticas» en las emisiones agrícolas escocesas. “Reducir esas emisiones es vital para terminar con la emergencia climática. También es una oportunidad vital para cosechar los beneficios sociales y económicos de implementar el cambio sistémico necesario para lograr un futuro sostenible, seguro y próspero”, dijeron.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

00:21:02

Bahía Energía apuesta al valor agregado con sostenibilidad

Conversamos con la familia Bojanich sobre los detalles de la planta de refinación de glicerina que inaugurarán próximamente en Ramallo.

Comienza una nueva campaña de maíz, un cultivo clave para el agro y la Argentina

Durante este mes arranca con fuerza la siembra del cereal, que en la campaña pasada fue el que más sumó a la cosecha total del país. Profertil hace un aporte clave a la productividad del cultivo, dado que es líder en la producción de urea granulada, el fertilizante que más se utiliza en el maíz.

EEUU: Cargill promueve la siembra directa y los cultivos de cobertura para alcanzar sus objetivos de sostenibilidad

El gigante de los agrocommodities anunció sus planes para llegar a las 4 millones de hectáreas con agricultura regenerativa en 2030.

Lego invierte U$S 400 millones para reemplazar el plástico por materiales sostenibles

El fabricante danés ya está utilizando biopolietileno obtenido de caña de azúcar en algunos sets. Ahora busca materiales más duros para los populares ladrillos.

Subproductos de mayor valor, el último avance tecnológico en la industria de etanol

ICM presentó APP, el nuevo paquete tecnológico que permite obtener un alimentos para la nutrición ganadera con 50% de proteína.
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box