Esperanza

Lo más leído

Hallazgo científico: ¿estamos ante el fin del glifosato?

Investigadores alemanes descubrieron una sustancia de origen natural que tiene el mismo efecto que el demonizado herbicida.

Lanzan innovador herbicida para tratamiento de malezas en soja

Se trata de Predecessor, el primer herbicida triple mezcla y listo para usar desarrollado en Argentina por DVA

Un insumo impensado resultó estratégico para una obra vial clave del Reino Unido

La autopista A14 fue el mayor proyecto de construcción de carreteras del Reino Unido demandando casi U$S 2 mil millones y 14.000 empleos.

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Indonesia fija fecha para llevar la mezcla de biodiesel a 40%

Los planes se habían demorado por la baja en el precio del crudo de petróleo, pero el repunte de las últimas semanas reflotó el programa B40.
Emiliano Huergo
Manager BioEcomomia

Maizar, la entidad que reúne a todos los actores de la cadena de maíz, tuvo su cita anual esta semana, que por los motivos de público conocimiento debió realizarse de forma virtual. Los biocombustibles fueron protagonistas centrales del evento, en un importante panel que dejó unas cuantas perlitas que vale la pena repasar.

Por un lado, que el moderador del mismo haya sido el presidente de la entidad, Alberto Morelli, refleja la enorme importancia que adquirió la joven industria del bioetanol en la cadena de maíz. Y por otro, que entre los panelistas estuvieran los ministros de producción de Tucumán y Córdoba, Lucho Fernández y Eduardo Accastello, ratifica que el biocombustible se ha convertido en un producto industrial estratégico en la actividad económica de estas dos provincias.

La industria del etanol viene atravesando una severa crisis económica, agudizada durante la pandemia, que se inició hace poco más de dos años, cuando el entonces secretario de energía, Gustavo Lopetegui, borró de un plumazo la fórmula que fijaba el precio al que las petroleras debían adquirir el producto. El mecanismo había sido consensuado durante la gestión de Javier Iguacel luego de varias jornadas de difíciles negociaciones. Otorgaba transparencia y previsibilidad a la industria, pero fue reemplazado de forma inexplicable por un sistema de fijación de precios totalmente arbitrario que derivó en cierres parciales y definitivos de plantas de biocombustible. Al asumir el nuevo gobierno, y a pesar de las manifestaciones públicas del presidente Alberto Fernández sobre la urgencia de resolver la difícil situación, la secretaría de energía congeló el precio de bioetanol en $30 por litro. Una medida que resulta al día de hoy insostenible y polémica, sobre todo cuando se acaba de implementar un subsidio a la producción de petróleo. Por eso, el ministro Fernández durante su exposición denunció una discriminación hacía las bioenergías y alertó que se está permitiendo al sector petrolero capturar la renta de los productores de bioetanol. Esto se explica en que durante los últimos dos años el precio de la nafta registró un aumento del 134%, considerablemente mayor al 84% que se le otorgó al combustible renovable. Como la gasolina que se comercializa incluye 12% de etanol, la diferencia entre ambos precios por esa fracción queda en manos de las petroleras.

Lectura sugerida

No(u) plan

Ambos funcionarios también coincidieron en la necesidad de una nueva Ley de biocombustibles que reemplace la Ley 26.093, cuya vigencia rige hasta el 12 de mayo próximo. Si bien el poder Ejecutivo tiene facultades para extenderla por tres años mediante un Decreto, lo conveniente es una nueva legislación que otorgue mayor seguridad jurídica e incorpore aspectos tecnológicos que surgieron en los últimos años y no están contemplados en la Ley vigente. Sobre los mismos se refirió Claudio Molina, Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, quien también participó del panel.

Molina es el máximo entendido en esta materia. Fue quien redactó la Ley 26.093 que establece los cortes obligatorios de gasoil y nafta con biodiesel y bioetanol respectivamente, que se aplican desde el 2010. El experto participó de la redacción de un proyecto de Ley confeccionado bajo el seno de la Liga Bioenergética, una entidad que reúne al sector público y privado de las provincias productoras de biocombustibles, entre las que se encuentran Córdoba y Tucumán. Molina cree que extender la actual normativa es una solución de muy corto plazo que no otorga las garantías jurídicas suficientes para dar sustento a nuevas inversiones, ni tampoco permite el ingreso de nuevos jugadores a la actividad. La propuesta de la Liga apunta a llevar el corte de bioetanol al 18% en un año y medio, para llegar luego de forma escalonada al 2027 con una mezcla de 27,5%, tal como se aplica en Brasil. Adicionalmente, el proyecto contempla la adopción de la tecnología flex fuel, que permiten utilizar cualquier mezcla de bioetanol y nafta, en línea con la normativa brasilera. También incorpora al biometano como combustible en el transporte automotor. Un aspecto muy necesario, pues esta tecnología viene creciendo muy rápido en el mundo. Scania e Iveco presentaron hace un par de meses, en Expoagro, camiones que funcionan con este combustible. Al ser perfectamente compatible con la infraestructura local de GNC, su implementación podría darse de forma inmediata.

El maíz otorga sustentabilidad a los sistemas agrícolas. Aporta al suelo materia orgánica y cobertura que evita la erosión, y ayuda a combatir la creciente problemática de las malezas resistentes. Por eso, desde que se eliminaron las restricciones a la exportación, la producción de maíz viene creciendo significativamente, al punto tal que en la última campaña se convirtió en el principal cultivo del país, desplazando a la soja. El potencial para seguir creciendo en producción es enorme. Pero su industrialización en productos de mayor valor es una asignatura pendiente. Argentina es el país del continente que menos maíz procesa en términos relativos. Y el bioetanol emerge como una posibilidad concreta. Con tan solo la mitad de las exportaciones de maíz registradas en la última campaña, se podría producir el biocombustible suficiente para abastecer la totalidad de la demanda local de gasolina.

Lectura sugerida

El complejo de bioetanol de maíz viene siendo un modelo de innovación en todos los aspectos. Desde la sostenibilidad, a partir del desarrollo de un clúster de bioindustrias con un fuerte acento en la economía circular, que hemos descripto en varias oportunidades, hasta las formas más creativas de asociativismo. Por ejemplo, 50.000 productores agropecuarios participan de forma indirecta de la planta de ACABio; Bio4 surgió de la asociación de 25 productores agropecuarios que se juntaron para hacer una planta de escala que les permita competir de igual a igual con las grandes empresas del sector; o el caso de Porta, que desarrolló pequeñas plantas de bioetanol diseñadas para instalarse dentro de los establecimientos ganaderos sacando provecho de las ventajas logísticas, y luego el alcohol producido en estas se refina en una unidad central para convertirlo en biocombustible.

Y esto es solo la punta del ovillo. Porque el bioetanol es mucho más que un combustible limpio, que permite eliminar los oxigenantes nocivos para la salud que contiene la gasolina, a la vez que reduce en 70% las emisiones de gases de efecto invernadero. Es la llave para ingresar al incipiente mercado de los materiales de origen biológico. Asfaltos, polietileno, y varios plásticos derivados del ácido poliláctico, que se obtiene a partir del almidón de maíz, ya son una realidad en el mundo. Las propiedades biodegradables de esta molécula han captado la atención de gigantes como la marca de ropa deportiva Reebok, que ha desarrollado una línea de zapatillas biodegradables.

Vemos con mucho entusiasmo que los ministros Fernández y Acastello hayan dejado atrás viejas diferencias que enfrentaron al bioetanol de caña con el de maíz y se unan en un reclamo conjunto, que además reconoce la posición de liderazgo del sector agroindustrial en el centro del país. Un gran paso para comenzar a consolidar este modelo de desarrollo sustentable que plantea la bioeconomía.

¡Vamos que hay esperanza!

 
 
 
 

Últimas columnas

¡Cer2!

Las inversiones chinas en las granjas porcinas podrían ser la fuente de empleo y energía en regiones donde más escasean.

¡Cerdos!

El posible desembarco de capitales chinos para instalar granjas de cerdos en Argentina encendió las redes sociales con debates cargados de emociones ideológicas y carentes de fundamentos técnicos y científicos.

Cerca de una nueva revolución

El martes pasado se desarrolló el quinto y último encuentro “Bioeconomía: la salida de la crisis con oportunidad”, una ciclo de charlas virtuales abiertas...

Biocombustibles, agroindustria y cannabis

La industria de biocombustibles se reunió con Kulfas, 42 organizaciones lanzaron el Consejo Agroindustrial y Ginés presentó avances en legislación de cannabis.

El río de los sueños

El nuevo puerto de ACA en Timbúes se suma a un enorme complejo agroindustrial que desarrollado a partir del dragado de la hidrovía del Paraná
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box