Una tecnología australiana basada en blockchain promete terminar con el negocio de la falsificación de vino

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

Una startup con el apoyo del gobierno de Australia del Sur lanzó una nueva suite tecnológica con el potencial de defender la industria de exportación de vinos contra el floreciente comercio mundial de vinos falsificados.

La plataforma EBottli, como se la denominó, ofrece un conjunto de nuevas tecnologías de trazabilidad con tecnología de blockchain, servicios de geolocalización para botellas y/o envases y etiquetas de identificación únicas para enólogos. Este desarrollo ayudará a garantizar la autenticidad de un vino y a abordar el creciente problema de la confianza en las marcas australianas, especialmente en los mercados asiáticos.

Las exportaciones de vino de Australia a China registran valores en torno a los U$S 1.250 millones; pero la falsificación de vinos es un negocio aún más grande. Se estima que las pérdidas potenciales para la industria mundial debido a las falsificaciones serán de alrededor de U$S 4,3 billones (4,3 trillones en nomeclatura anglosajona) en 2022. Solo en China, los expertos afirman que alrededor de la mitad del vino con valores superiores a los U$S 35 es falso, y hasta el 70 por ciento de las botellas vendidas son fraudulentas.  Este es un problema importante para los exportadores de vino, que ya se están recuperando de los incendios forestales, la sequía y la amenaza de una guerra comercial con China.

Lectura sugerida

Fundada por Nathalie Taquet, nacida en Francia y con residencia en Adelaida, eBottli ya está trabajando con 12 clientes en toda Australia, incluidos los viñedos en las regiones de McLaren Vale y el valle de Barossa en Australia del Sur. Las etiquetas de vinos artesanales premium son particularmente vulnerables al fraude a la exportación.

«Es increíble la gran cantidad de falsificadores que hay», dice Taquet. “Algunos simplemente reemplazarán el valioso vino con sustitutos baratos en la botella, con etiquetas falsas. También agregan jugo y especias para agregar sabor. Otras botellas poco fiables no contienen uvas en absoluto, e incluso tienen agregadas sustancias nocivas, como el acetato de plomo, que es un edulcorante”.

Hay una serie de tecnologías antifalsificación disponibles para la industria del vino australiana, pero eBottli es la más completa: utiliza múltiples tecnologías de seguimiento y geolocalización, está lista para usar, tiene su propia aplicación segura y es confiable y de bajo costo en comparación a otros.

«La tecnología eBottli también permite que los bebedores de vino se conecten con el viñedo y vean la historia de cómo llegó la botella hasta estar frente a ellos», dijo Taquet. «Nuestro plan final es que las botellas de vino lleguen al cliente en el extranjero, y luego puedan usar sus teléfonos inteligentes para escanear la etiqueta y leer su historia de origen australiana».

Taquet también contempla el uso de la tecnología como un importante punto de diferencia para su negocio B2C, el club de vinos online Bottli, que se especializa en vinos premium franceses y australianos. Bottli se lanzó el año pasado y ya ha construido una base de clientes fieles amantes del vino.

Lectura sugerida

Taquet y su familia llegaron a Australia hace dos años. Comenzaron el proyecto en Sydney, pero luego el gobierno de Australia del Sur proporcionó incentivos atractivos para que eBottli se instale en Adelaida, a través del nuevo programa Supporting Innovation in South Australia (SISA). Aunque ambos negocios han sido interrumpidos por COVID-19, Nathalie tiene una fuerte visión del futuro tanto para Bottli como para eBottli.

«Comenzamos Bottli para garantizar que los australianos pudieran acceder a los vinos franceses y australianos exclusivos de mejor calidad», dijo Taquet. «Una vez al mes, entregamos a nuestros clientes una selección de vinos de pequeñas bodegas australianas boutique junto con una selección de vinos franceses, que no se comercializan en las principales tiendas».

Taquet dijo que una bodega familiar en la región vinícola de Borgoña en Francia hizo crecer su propia pasión por la industria. “Nuestra herencia familiar francesa y nuestra pasión por el vino nos guiaron hacia enólogos artesanos únicos. Bottli también ofrece servicios de conserjería y somelliers y podemos rastrear y obtener botellas de vino extremadamente raras y valiosas de todo el mundo a pedido”, dijo Taquet.

Antes de comenzar Bottli y eBottli, Taquet, que tiene un doctorado en Ciencias de la Vida y experiencia en investigación científica, trabajó para Nestle Skin Health. Ella está en la Junta de Proveedores de la Industria del Vino de Australia, y tiene planes futuros para trasladar la tecnología eBottli a otros mercados de exportación de productos.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Startup sueca logró imitar el sabor de las proteínas animales con un ingrediente a base de hongos

La startup sueca de tecnología alimentaria Mycorena, que ha desarrollado un proceso biotecnológico basado en hongos para crear proteínas veganas de una manera más sostenible, acaba de presentar el primer ingrediente a base de hongos que imita el sabor y la textura única de las grasas animales.