¿Serán los insectos y las microalgas los alimentos del futuro de la ganadería?

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Un estudio realizado en Alemania, conducido por investigadores de la Universidad de Gotinga, encontró que la calidad de la carne de los pollos alimentados con ciertos insectos o microalgas cumple con todos los estándares para el consumo humano.

A pesar de que las dietas veganas y vegetarianas se están volviendo cada vez más populares, sigue habiendo en todo el mundo una creciente demanda de productos animales para la nutrición humana que contienen una cantidad considerable de alimentos ricos en proteínas. Sin embargo, algunos consumidores asocian el cultivo de alimentos para animales a cambios en el uso de la tierra, como la deforestación, por lo que los científicos buscan crear una opción de alimentación futura que sea independiente de la tierra cultivable.

Lectura sugerida

El equipo de investigación analizó el engorde de pollos utilizando diferentes dietas cuyas base de proteína estuvo compuesta por harina de soja, espirulina e insectos. Se investigó el crecimiento animal, la calidad de la carne (en particular la vida útil) y la calidad de la alimentación. Los resultados de las pruebas de laboratorio y sensoriales (pruebas de sabor) en 132 pollos de engorde encontraron que:

  • La harina de larvas de mosca soldado negra y la espirulina se pueden incluir en la alimentación de aves de corral sin afectar negativamente la calidad.
  • Los pollos alimentados con harina de larvas de mosca soldado negra producen carne equivalente al status quo.
  • Los pollos alimentados con espirulina producen carne con un color y sabor más intensivos.

La Dra. Brianne Altmann, investigadora principal, dijo que «En general, ambos demuestran ser posibles alternativas de harina de soja en la búsqueda de nuevas fuentes de proteínas para la alimentación animal».

Lectura sugerida

Las microalgas se producen a nivel mundial para biocombustibles, alimentos para animales y consumo humano, pero siguen siendo mucho más caras que la harina de soja. En la Unión Europea, los insectos solo están autorizados para el consumo humano y para la alimentación de peces, pero es probable que sean aprobados para la alimentación de aves de corral en el futuro cercano.

Daniel Morlein, profesor de Calidad de Productos Animales en la Universidad, agregó que en la UE todos los insectos deben ser producidos usando alimentos certificados: «Sin embargo, la sostenibilidad requiere la incorporación de productos de descarte para la producción de insectos», argumentó.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.