La pandemia acelera la automatización en la industria de la carne

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

La sutileza de las habilidades humanas ha demorando la incorporación de la robótica en la industria procesadora de carnes. Sin embargo, esto podría cambiar rápidamente gracias a los últimos avances significativos en la precisión de los brazos robóticos.

Hasta ahora las habilidades motoras finas, como la extracción de cartílagos y el fileteado que no requiere cortar el hueso de un animal son del dominio de trabajadores humanos calificados, mientras que que las tareas más rutinarias, como las división de la res, son propiedad de las máquinas. En Europa, la automatización se emplea más comúnmente, según The Wall Street Journal, con robots que utilizan láseres y ojos ópticos para clasificar los cortes de carne y enviarlos a sus destinos para el procesamiento final por parte de los humanos.

Sin embargo, en los Estados Unidos, la introducción no ha sido tan generalizada. Las bajas temperaturas y las salpicaduras de sangre dificultan la introducción de robots en el entorno del envasado de carne. Y debido a los riesgos asociados con las bacterias, ha sido difícil para los robots resistir el lavado continuo y la desinfección requerida en una planta empacadora de carne.

A pesar de estas limitaciones, las compañías de proteínas animales continúan invirtiendo enormes sumas en automatización. JBS dijo a The Wall Street Journal que está destinando U$S 1 mil millones inversiones para automitizar procesos y en 2015 la compañía destinó U$$ 42 millones para quedarse con el control de Scott Technology, una empresa de robótica con sede en Nueva Zelanda. En agosto pasado, Tyson Foods informó que lleva invertidos U$S 215 millones en automatización y robótica en los cinco años.

Lectura sugerida

Aunque los robots no siempre son tan exitosos en sus trabajos como sus contrapartes humanas, la demanda creciente de carne ha comenzado a superar la capacidad de procesamiento de los trabajadores. Las tasas de rotación anual de empleados en las plantas de procesamiento de carne tienen un promedio de 40% a 70% en EEUU, mientras que otras industrias experimentan una tasa de rotación promedio de 31%, según datos del Boston Consulting Group citados por The Wall Street Journal.

La necesidad de mano de obra automatizada era evidente incluso antes de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU informaran que la pandemia infectó a más de 17.000 trabajadores en abril y mayo, causando escasez de mano de obra y cierres de fábricas. La cuestión de la seguridad de los trabajadores también persiste cuando las plantas están comenzado a normalizar su operatoria. Las plantas frigórificas no están diseñadas para el distanciamiento social, por lo que es un desafío mantener a los trabajadores separados. Y aunque los sindicatos insisten en que las personas usan guantes y máscaras faciales, sigue siendo complicado porque en las plantas las temperaturas son frías y el equipo de protección puede empañarse.

La automatización tiene el potencial de producir condiciones de trabajo más seguras para los empleados, aunque los sindicatos sin duda están vigilando de cerca para asegurarse de que esta sea la verdadera razón por la que se emplean robots y no para ahorrar dinero gracias a la disminución de empleos. Con más máquinas realizando las tareas que actualmente se hacen a mano, las empresas podrían escalonar el horario de ingreso, enlentecer la producción y proporcionar más protección para los humanos.

Lectura sugerida

La pandemia puede ser el catalizador que empuja a las compañías de proteínas animales a implementar con éxito la robótica en el envasado de carne. En 2017, casi un tercio del procesamiento de alimentos y el 94% de las operaciones de empaque encuestadas por la Asociación de Tecnologías de Empaque y Procesamiento dijeron que estaban usando robótica y planeaban incorporar más equipamiento de este tipo en el futuro. El interés fue confirmado por Global Markets Insights, que mostró que se espera que el mercado de embalaje de robots crezca a una tasa anual del 12% y supere los U$S 650 millones en todo el mundo para 2023.

Después de abrir su Centro de Automatización de Manufactura el año pasado, Tyson implementó un sistema mecánico en muchas de sus plantas de procesamiento de pollo que es capaz de depostar las pechugas de pollo con mayor precisión que un humano utilizando un sistema de corte por chorro de agua. Todavía se necesita desarrollo para enseñar a las máquinas a adaptarse a las diferencias en la coloración, forma y textura de la carne. Sin embargo, una vez que la tecnología sea capaz, es probable que la automatización se generalice tanto como lo está en muchas otras industrias, incluidas la automotriz y el envasado.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

00:11:26

Agricultores buscan agregar valor diversificando en actividades más allá de la tranquera

Acompañamos a productores de la Chacra de Valor Agregado de AAPRESID a una gira por el ecosistema de AgTech y FoodTech de Rosario.