Brasil: histórico acuerdo entre ambientalistas y agricultores abre las puertas a nuevos negocios a partir de los recursos biológicos

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

La Cámara de Diputados de Brasil acaba de aprobar la ratificación de adhesión al Protocolo de Nagoya, firmado por Brasil en 2012, aunque el documento fue preparado en 2010 durante la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), celebrada en Nagoya (Japón).

De una manera sin precedentes, el Frente Ambientalista Parlamentario y el Frente Parlamentario Agrícola se unieron con el mismo propósito, y hubo consenso en el texto final, que ahora deberá esperar por la sanción presidencial.

El Protocolo es importante tanto para las demandas ambientales como para la economía en general. El mundo se está moviendo hacia la sostenibilidad y las grandes empresas agrícolas comprenden bien la necesidad de combinar ambos intereses. Están en juego altos valores en negocios que interesan a todos los segmentos brasileños, incluido el sector industrial. En el mundo de hoy, nada se compra ni se vende nada si hay dudas sobre la sostenibilidad del producto.

Lectura sugerida

Lo que unió los intereses para la ratificación fueron cinco puntos elementales del Protocolo de Nagoya. El primera es que ampliará la influencia en la agenda internacional sobre biodiversidad. Con Brasil más preocupado por el tema ambiental, los productos brasileños tendrán más acceso al mercado extranjero. El segundo punto importante es que será posible aprovechar las vocaciones y el potencial de Brasil para expandir los mercados. De esta forma, los productos exclusivos del bioma tendrán una mayor posibilidad de alcance internacional, generando nuevos negocios.

Una tercera razón que se consideró en la ratificación es que ofrece más seguridad legal para las empresas que utilizan recursos de la biodiversidad. Con una legislación específica, los productos sostenibles atraerán inversión extranjera, incluidos proyectos innovadores para el sector. El capital extranjero es voluminoso e importante para calentar la economía nacional, pero para llegar allí, se necesitan garantías legales.

Lectura sugerida

La cuarta razón para la unidad de interés fue la posibilidad de aumentar la conservación de la biodiversidad brasileña, rica en biomasa y compuesta de especies aún desconocidas, lo que puede aportar grandes soluciones para el futuro. Con el efecto legal, Brasil tendrá ganancias y ventajas para mantener su biodiversidad.

Y el último punto importante para esta unión de ambientalistas y ruralistas es que, también agregó, los intereses colectivos del sector industrial. Para que los productos brasileños lleguen al mercado extranjero, es necesario garantizar que se hagan los deberes y que el producto asegure ciclos para el futuro. La industria brasileña tendrá un alcance internacional más amplio, principalmente productos agrícolas.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

En Illinois encuentran una población de cáñamo de agua tolerante a dicamba y crece la incertidumbre sobre las malezas resistentes

Los científicos en malezas de la Universidad de Illinois, en EEUU, han confirmado la tolerancia al herbicida dicamba en una población de cultivo de cáñamo de agua (Amaranthus tuberculatus) en la localidad de Champaign.