Así es como la AgTech ayudó a productor de caña brasilero a enfrentar la crisis de Covid-19

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La caña de azúcar es el principal producto agrícola de Brasil en términos de volumen con 600 millones de toneladas cosechadas anualmente. Es un producto fundamental para la matriz energética nacional  a partir de su conversión en el etanol – que tiene una participación del 47,5% en los combustibles que utilizan los vehículos a gasolina- y la generación de electricidad a partir del bagazo, el resido de su molienda.

La pandemia afecto severamente a los productores de este cultivo, pues la demanda de etanol a nivel local y global tuvo una drástica caída, provocando el derrumbe de los precios de etanol.

Pero donde muchos productores de caña están luchando por sobrevivir, otros logran mantener su negocio rentable con la ayuda de tecnologías de agricultura de precisión, informa Future Farming. Uno de ellos es Eduardo Luis Botaro, propietario de Fazenda Diamante, que viene incorporando la tecnología desde desde 2017.

De acuerdo al portal, los Botaro poseen 1.400 ha en el municipio de Descalvado, en el estado de São Paulo, y poseen 800 hectáreas donde han incorporado los «procedimientos sistematizados», como los llama Eduardo. Esto incluye tractores, sembradoras y cosechadoras equipadas con GPS y sistemas de piloto automático.

Lectura sugerida

El portal cita que según Eduardo, cuando la siembra se realiza en hileras paralelas perfectas, la eficiencia aumenta en varios aspectos, como la cosecha, la limpieza del campo y el uso de herbicidas.

Agrega el medio que Eduardo cuenta que mantener un espacio perfecto de 1,5 metros entre las filas con la ayuda del GPS y el piloto automático, ha llevado a una disminución del 5 al 10% en los costos de toda su operación. Y dice que hay más beneficios. Las máquinas se utilizan de manera más eficiente, evitando daños las hojas al aplicar las pulverizaciones.

“El aumento en la eficiencia significó que obtuve mi inversión, y algo más, en una temporada, solo porque pudimos ahorrar costos durante la siembra y la cosecha y porque no usamos más productos químicos de los que es absolutamente necesario. Son pequeñas mejoras como estas las que mejoran los resultados. Ellos hacen toda la diferencia”, dice Eduardo.

La estancia Fazenda Diamante ha adoptado un sistema de monitoreo llamado «Rex» que recopila datos de la cosechadora con respecto a varios índices, tales como temperatura, velocidad, rpm, georeferenciación y otros. Esta información se envía al teléfono inteligente de Eduardo en tiempo real para que pueda monitorear la operación. La conectividad a Internet está disponible en alrededor del 90% de la propiedad agrícola.

“Esto es muy importante porque me permite monitorear y controlar los procesos en curso. Tiene un gran impacto en la calidad de toda nuestra operación. También nos permite evitar averías en la maquinaria haciendo mantenimiento preventivo ”, dice Eduardo.

El portal cuenta que Eduardo enfatiza la importancia de la velocidad de manejo de la cosechadora de caña de azúcar. Una planta de caña de azúcar tiene brotes. Si la cosechadora conduce demasiado rápido, podría dañar los brotes y acortar la longevidad de las plantas. Algunas áreas pueden producir una buena cosecha por hasta cinco temporadas, por lo que es importante no dañar las plantas.

Lectura sugerida

Eduardo, como la mayoría de los productores brasileros, vende su cosecha en el mercado spot. En enero, las perspectivas para los productores de caña de azúcar eran muy optimistas. Pero luego surgió la pandemia que resultó en una crisis económica mundial. Para abril, la mayoría de los productores estaban desesperados por el desplome de los precios del etanol que les impedía obtener por su producto menos dinero del que necesitan para sostener sus operaciones. Y la caña, a diferencia de los granos, no puede almacenarse, impidiendo que puede especularse con guardarla y lograr mejores precios en el futuro.

Sin embargo, hay excepciones, y una de ellas es Eduardo. “Nuestros niveles de ATR (azúcares recuperables totales) han aumentado y hay menos paja en la cosecha, lo que significa que estamos obteniendo un mejor precio para nuestro producto. Obviamente, no son los precios que esperábamos a principios de este año, pero no son mucho más bajos de lo esperado. Además, hemos podido reducir nuestros costos de producción, lo que significa que nuestro resultado final es bueno”, descrbió Future Farming.

Eduardo dice que las tecnologías de agricultura de precisión hacen que su negocio sea más resistente a las fluctuaciones del mercado y lo están ayudando a obtener mejores precios para su producto gracias a mejoras en la calidad del producto. Por lo tanto, planea seguir invirtiendo en tecnología. La próxima inversión en la lista son los drones para la exploración de cultivos y la fumigación de cultivos, que lo ayudarán a superar las tormentas futuras.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Impulsado con novedoso biocombustible, lanzarán el cohete espacial más sostenible de la historia

La huella de carbono del lanzamiento del nuevo cohete espacial Orbex Prime será hasta un 96% más baja que la de los programas de lanzamiento espacial comparables, según ha revelado un nuevo estudio científico.