Pagos más sontenibles con tarjetas de bioplásticos

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La compañía global de pagos, Mastercard, ha lanzado lo que describe como el primer directorio del mundo de alternativas sostenibles «rigurosamente evaluadas» al uso de plásticos en las tarjetas de pago.

Este nuevo directorio de proveedores y materiales sostenibles para tarjetas tiene como objetivo lograr que la elección por la alternativa sostenible sea la opción preferida para todas las instituciones financieras del mundo e impulsar una mayor innovación, dijo Mastercard en un comunicado.

Las ofertas de tarjetas sostenibles de la compañía están disponibles para los consumidores en más de una docena de países de todo el mundo; y más de 60 instituciones financieras ya han emitido tarjetas con materiales aprobados que utilizan plásticos reciclables, de origen biológico, libres de cloro, degradables y plásticos recuperados de lo oceánicos.

Lectura sugerida

Con este recurso, los bancos pueden aprender más sobre estas alternativas, conectarse con los fabricantes de tarjetas y, en última instancia, aumentar sus propias iniciativas de sostenibilidad con un cambio sistémico en su cadena de suministro.

Esta iniciativa es un nuevo hito en un esfuerzo de varios años que conducirá al lanzamiento del esquema de certificación global de Mastercard para tarjetas sostenibles aprobadas. Se basa en la Asociación de Pagos Más Verdes (Greener Payments Partnership – GPP) formada por Mastercard y los fabricantes de tarjetas y Gemalto, Giesecke+Devrient e IDEMIA en 2018 para establecer las mejores prácticas ambientales y reducir el uso de PVC virgen en la fabricación de tarjetas.

Se producen seis mil millones de tarjetas de pago cada año, generalmente de PVC. Estas tarjetas se reemplazan en promedio cada tres o cuatro años, y las tarjetas desechadas van a los vertederos en todo el mundo.

“Nuestro objetivo es simple: queremos ayudar a los bancos a ofrecer más tarjetas ecológicas a los consumidores, y estamos tomando medidas concretas para lograr ese cambio. De esta forma, todos se benefician: es mejor para el medio ambiente, es mejor para los negocios y satisface las necesidades cambiantes de los consumidores», dijo Ajay Bhalla, presidente de Cyber ​​& Intelligence, Mastercard.

Lectura sugerida

Agregó que «Estamos entusiasmados de ver que nuestros esfuerzos están ganando terreno en tantas partes del mundo y esperamos que más organizaciones se unan a nosotros, ya que colectivamente usamos nuestro poder para hacer frente a estos desafíos ambientales urgentes».

“Sabemos que nuestros clientes buscan productos más sostenibles y buscan formas de lograr un cambio positivo en el mundo. Este enfoque nos ha permitido, no solo satisfacer las necesidades de los consumidores sino también ofrecer un producto que esté en línea con nuestros valores de sostenibilidad corporativa”, dijo Marco Briata, Jefe de Pagos Digitales de Crédit Agricole Italia.

“MCB está totalmente comprometido con la protección del medio ambiente y nuestro patrimonio local. Estamos convirtiendo nuestra cartera de tarjetas a ácido poliláctico (PLA), que reduce el uso tradicional de PVC en más del 80%. Además, cada vez que un cliente usa nuestra tarjeta de débito Mastercard, hacemos una contribución a la Fundación de Vida Silvestre de Mauricio para salvar las especies amenazadas a través de la restauración de ecosistemas completos», agregó Stephanie Ng Tseung, Jefa de Tarjetas en MCB.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Impulsado con novedoso biocombustible, lanzarán el cohete espacial más sostenible de la historia

La huella de carbono del lanzamiento del nuevo cohete espacial Orbex Prime será hasta un 96% más baja que la de los programas de lanzamiento espacial comparables, según ha revelado un nuevo estudio científico.