8.8 C
Buenos Aires
sábado, julio 2, 2022
 

Brasil: por presiones externas crece el interés de promover la bioeconomía en la región de Amazonia

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

La discusión sobre los avances de los incendios en la Amazonía puso en evidencia la necesidad de Brasil para adoptar de forma urgente una estrategia para la región. De hecho, es la primera vez en más de cuatro décadas que Amazonia se ha convertido en el principal tema de debate en el país, fundamentalmente debido a la mayor presión de los inversores extranjeros, así como de los grandes empresarios brasileños.

Las soluciones propuestas llegan de la mano del impulso de la bioeconomía. Entidades civiles, empresarios de diferentes sectores, expertos ambientales e incluso ex presidentes del Banco Central y ex ministros de economía presentaron sugerencias al gobierno para la creación de una economía verde en la región. La idea unánime es utilizar los recursos del bosque sin talarlo.

De acuerdo a información suministrada por Infomoney, la movida recibió el respaldo de los tres bancos más grandes del país. Bradesco, Itaú y Santander presentaron un plan con diez propuestas que van desde fomentar monocultivos sostenibles, a través de líneas de financiación, hasta el plan para atraer inversiones que promuevan asociaciones y el desarrollo de tecnologías orientadas a la bioeconomía.

Lectura sugerida

Rubens Barbosa, presidente del Instituto de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior (Irice), sostiene que el Amazonas puede ser un foco de desarrollo, especialmente en este momento cuando el país necesita salir de la crisis, buscar financiamiento externo y eliminar el riesgo de que los productos agrícolas de la región sean boicoteados en el extranjero.

«Brasil es la tercera potencia del mundo en la exportación de productos agrícolas y estamos en riesgo de ser penalizados por el problema del Amazonas, por lo que esta debe ser una de las prioridades del gobierno brasileño», dijo Barbosa.

Junto con el Instituto Escolhas, Irice presentó al Vicepresidente Hamilton Mourão propuestas vinculadas a las áreas de financiamiento y estructura, desarrollo de productos y mercados y protección de la biodiversidadpara el desarrollo sustentable de la Amazonía basado en la bioeconomía.

Lectura sugerida

En un artículo para la revista Interesse Nacional, que preparó una edición especial sobre bioeconomía, el propio Mourão defiende una articulación entre el gobierno y la iniciativa privada para el desarrollo sostenible de la región. «El futuro de la Amazonía depende de una articulación original entre capital, conocimiento, trabajo, tecnología y naturaleza», dice.

En los planes para la Amazonía, una de las preocupaciones es la generación de empleos. El potencial es de miles de vacantes. Solo dos proyectos ya presentados por el Instituto Escolhas prevén la creación de casi 500 mil empleos en las áreas de reforestación y desarrollo de la piscicultura.

“Creo que hay un movimiento interesante, el tema se ha vuelto candente nuevamente. A pesar de la resistencia de la Presidencia, el país está comenzando a comprender que, si no trata bien el tema del medio ambiente, está fuera del juego de las inversiones internacionales, porque esto se exige como condición”, dijo Sérgio Leitão, director ejecutivo de Instituto.

Lectura sugerida

Uno de los proyectos del instituto prevé la reforestación de 12 millones de hectáreas de áreas deforestadas, una meta asumida por el gobierno brasileño en 2015 en el Acuerdo de París. El estudio prevé la necesidad de inversiones públicas y privadas por R$ 52 mil millones (U$S 10 mil millones) para 2030 y una demanda de 215 mil empleos. «Se necesitarían 8 mil millones de árboles nativos para cubrir el área», dice Leitão. «El país crearía una industria de recuperación de bosques tropicales e implicaría una gran cadena productiva».

Varias instituciones quieren que los proyectos para una Amazonía sostenible formen parte del programa de recuperación económica pospandémica, sobre todo porque las presiones externas para terminar con la deforestación ponen en peligro nuevas inversiones en el país.

«El dinero de los inversores solo se puede usar en proyectos con un impacto social y ambiental positivo», dijo Marina Grossi, presidenta del Consejo Empresarial Brasileño para el Desarrollo Sostenible (CEBDS), que reúne a 60 grandes grupos empresariales y también tomó propuestas al gobierno

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

New Holland demuestra la productividad de sus equipos en el campo

Catpro Maquinarias, concesionario oficial de la marca en Córdoba, desarrolla una nueva edición de las jornadas dinámicas.