Hallazgo científico: ¿estamos ante el fin del glifosato?

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

El debate en torno al uso del glifosato podría tener un final cercano. Investigadores de la Universidad de Tubinga, en Alemania, han descubierto una sustancia de origen natural que tiene el mismo efecto que el demonizado herbicida. Se trata de una molécula de glucosa producida por un determinado tipo de cianobacterias, también conocidas como algas verdeazuladas.

El objetivo inicial del grupo de investigadores liderado por Klaus Brilisauer, Stephanie Grond y Karl Forchhammer era observar estas bacterias. El descubrimiento de la molécula de glucosa llegó por casualidad.

La cianobacteria de agua dulce llamada synechococcus elongatus  tiene un comportamiento bastante egoísta. Libera «desoxisedoheptulosa 7” (en el estudio abreviada como «7dSh”) para inhibir el desarrollo de cepas de bacterias que pueden hacerle la competencia. Lo hace de forma tan efectiva, que los investigadores de Tubinga quisieron saber qué se escondía detrás del proceso.

Lectura sugerida

Klaus Brilisauer y sus colegas descubrieron que la molécula «7dSh” ataca el mismo proceso metabólico que el glifosato. «Aunque actúa sobre una enzima distinta, sigue la misma ruta metabólica, la llamada «ruta del ácido shikímico”, explica Brilisauer. Por lo tanto, el efecto es el mismo. Las plantas tratadas con esta molécula de glucosa frenan su crecimiento.

A través de la «ruta del ácido shikímico”, plantas y microorganismos fabrican importantes aminoácidos para ellas. Y como esta forma de metabolización no existe en formas superiores de vida, como el hombre y los animales, la «7dSh” no es peligrosa para ellos.

«Hemos aplicado altas dosis de la molécula a embriones de peces cebra sin tener efectos negativos”, dice Brilisauer. A pesar de ello, la «7dSh” no puede emplearse todavía, ya que no ha sido probada fuera del laboratorio. Además, falta el permiso para poder utilizarse como herbicida. «Ya estamos en conversaciones con socios de cooperación”, dice Brilisauer.

Lectura sugerida

El objetivo es que estos socios pongan a prueba la nueva sustancia. «Esperamos que tenga una buena biodegradabilidad y una baja toxicidad ecológica”, confía Brilisauer. En la práctica, precisamente ese podría ser el principal obstáculo de la nueva sustancia: si se degrada con demasiada rapidez, no podrá desplegar su efecto herbicida.

A Brilisauer no le preocupa que Bayer, fabricante del glifosato, tenga algo en contra de que una alternativa natural salga al mercado. «De todos modos, el glifosato desaparecerá a largo plazo del mercado”, asegura. «Y Bayer puede  unirse al desarrollo de la nueva sustancia”, añade.

Por seguridad, la Universidad de Tubinga ya ha patentado la molécula.

Fuente: DW

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

00:11:26

Agricultores buscan agregar valor diversificando en actividades más allá de la tranquera

Acompañamos a productores de la Chacra de Valor Agregado de AAPRESID a una gira por el ecosistema de AgTech y FoodTech de Rosario.