Bienvenidos a la era de la cosecha con drones

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

La cosecha de frutas suele ser una tarea ardua. Nunca hay suficientes manos disponibles para su recolección en el momento óptimo y en muchos países el costo de la mano de obra suele ser muy elevado. La fruta cosechada fuera del momento oportuno se comercializa por una fracción de su valor.

Hubo varios intentos por automatizar la cosecha. Pero las tecnologías disponibles suelen dañar a la propia fruta o resultan en pérdidas por caídas al suelo. Hasta ahora.

Porque Tevel Aerobotics Technologies, una startup israelita, ha creado lo que podría ser la solución a estos problemas. Drones autónomos equipados con una garra mecánica de un metro de largo que puede recoger fruta y realizar tareas de raleo y poda en huertos.

Lectura sugerida

Las máquinas voladoras están equipadas con tecnología de inteligencia artificial que les permite identificar los tipos de fruta, las imperfecciones y su nivel de madurez. Cosecha la fruta en el momento óptimo, a cualquier hora del día, en el lugar que sea y a cualquier altura de la planta.

Si bien la versión actual de la compañía solo puede recoger manzanas y naranjas, Tevel está trabajando para expandir las capacidades de sus drones para incluir más frutas.

En Nueva Zelanda, Newton Research Labs, una compañía de diseño y desarrollo industrial está también trabajando en drones autónomos para cosecha de frutas. Según afirma Future Farming, su objetivo es tener «zánganos recolectores de frutas zumbando por los huertos neozelandeses día y noche».

Para la cosecha de frutas los drones parecen ser una opción realista en un futuro cercano. Pero para cultivos como cereales, oleaginosas o tubérculos, los drones no parecen ser una opción viable por ahora. Una pena porque el uso de máquinas cada vez más potentes, de mayor capacidad de trabajo y por ende, de mayor ancho de labor, hace que sean cada vez pesadas. Un factor que está poniendo en juego la sustentabilidad de los suelos.

Lectura sugerida

La compactación es un problema que crece y amenaza a la siembra directa. La técnica que hizo de la agricultura argentina la más sostenible del mundo, y que está comenzando a imponerse en el hemisferio norte.

Para estos cultivos, la esperanza está puesta en la llegada de vehículos más livianos para ejecutar las labores agrícolas y el transporte de granos con el menor impacto posible en la estructura del suelo. El mejor ejemplo de esto, ha sido la aparición del botalón de fibra de carbono en pulverizadores. Otro desarrollo que tuvo su origen en Argentina.

Por el momento, las soluciones vienen por el lado de aumentar la superficie de apoyo de las maquinarias para ejercer una menor presión en el suelo. Pero quizás pronto nos sorprenda alguna novedad. A estar atentos.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

00:11:26

Agricultores buscan agregar valor diversificando en actividades más allá de la tranquera

Acompañamos a productores de la Chacra de Valor Agregado de AAPRESID a una gira por el ecosistema de AgTech y FoodTech de Rosario.