Con aserrín y gelatina crean un bioplástico para producir en casa

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

Valeria Solovyova, una estudiante de maestría en «Tecnologías y materiales para la producción digital» en la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología (NUST MISIS) de Moscú, Rusia, acaba de crear un nuevo material renovable muy particular. Un bioplástico de elaboración casera.

En su trabajo, Valeria utilizó una matriz orgánica compuesta por gelatina, aserrín, agua y glicerina. El novedoso material renovable y compostable puede utilizarse para la fabricación de artículos para el hogar que no requieren alta calidad y precisión, por ejemplo, recipientes para almacenar alimentos secos.

«En mi primera formación, soy diseñadora. Me dediqué a la gráfica, el arte contemporáneo y los espacios públicos. Quise venir al programa de maestría de FabLab para dominar las tecnologías de fabricación de paneles y muebles. Durante mis estudios, me interesé por la ecología, los materiales y su procesamiento», dijo la estudiante.

Lectura sugerida

“La idea surgió por accidente cuando noté una gran cantidad de aserrín que quedaba en la fresadora de nuestro FabLab. Se me ocurrió que todo esa carga orgánica se podría mezclar con algún aglutinante para hacer un material resistente y sostenible. A partir de allí, encontrar un nuevo uso del aserrín como un desperdicio masivo de carpintería se convirtió en una tarea interesante para mí. En mi trabajo utilicé aserrín limpio de coníferas”, dijo Valeria.

Con aserrín y gelatina crean un bioplástico para producir en casa
Valeria Solovyova creó un nuevo bioplástico de elaboración casera compuesto por gelatina, aserrín, agua y glicerina.

La alumna señaló que se pueden encontrar muchos biocomposites elaborados a partir de materiales orgánicos como orujo de café, cáscaras de nueces, fibras vegetales, etc. Pero prácticamente no hay ejemplos de uso de una matriz orgánica aglutinante. Por lo tanto, dichos materiales no pueden llamarse 100% ecológicos, ya que una de sus partes es sintética.

Lectura sugerida

Por la cuarentena, Valeria estaba imposibilitada de utilizar el laboratorio y debió adaptar el método de fabricación a las condiciones de su hogar. «Ahora, idealmente, me gustaría intentar dar forma a una mesa o una silla a partir del material creado”, señaló.

Al haber trabajado fuera del laboratorio, las muestras del novedoso material se realizaron en un ambiente con temperatura y humedad variables. Por eso en el futuro, Valeria Solovyova planea estudiar la posibilidad de fabricar materiales en las condiciones de laboratorio y las perspectivas de procesamiento en equipos de producción. Además, quiere estudiar el moldeo de formas más complejas y grandes y la fabricación de modelos maestros para fundición.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Startup sueca logró imitar el sabor de las proteínas animales con un ingrediente a base de hongos

La startup sueca de tecnología alimentaria Mycorena, que ha desarrollado un proceso biotecnológico basado en hongos para crear proteínas veganas de una manera más sostenible, acaba de presentar el primer ingrediente a base de hongos que imita el sabor y la textura única de las grasas animales.