El BID aportará fondos para impulsar la bioeconomía del Amazonas

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Los líderes de los países amazónicos anunciaron que solicitarán al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estructurar una iniciativa de financiamiento destinada a canalizar fondos para el desarrollo sostenible en el bosque.

Los presidentes de Colombia, Perú , Brasil , Bolivia y Ecuador y representantes de Guyana y Surinam celebraron una cumbre virtual para discutir los continuos esfuerzos de protección de la Amazonía, la selva tropical más grande del mundo y un baluarte crítico contra el cambio climático.

«En protección de nuestra soberanía, de nuestra soberanía ambiental, estamos más unidos que nunca para que los resultados que hemos incorporado a nuestro plan de acción puedan tener financiamiento, viabilidad y el impacto deseado», dijo el presidente de Colombia, Iván Duque, en sus palabras de apertura.

Por su parte, Bolsonaro manifestó que este es «un mecanismo financiero innovador volcado a los países de la región y para las inversiones de aquellos que están dispuestos a promover la bioeconomía».

Lectura sugerida

Los siete países firmaron el año pasado un pacto para proteger la Amazonía a través de la coordinación de respuesta a desastres y el monitoreo satelital. Los países solicitarán a la BID «formular, estructurar, implementar y administrar la Iniciativa de Financiamiento para el Desarrollo Sostenible y la Bioeconomía de la Amazonía», dijeron en un comunicado conjunto. Los fondos provendrían de bancos públicos, privados y multilaterales, pero no se especificó ningún monto en dólares.

La iniciativa busca «garantizar la mejor canalización y ejecución de los fondos de todos los mecanismos de financiamiento disponibles», agrega el comunicado. El fondo proporcionará recursos para ayudar a cambiar los patrones de producción, respaldar la actividad económica sin desperdicio, apoyar las ciudades sostenibles, la infraestructura y el turismo y combatir las actividades ilegales.

También apoyará la prevención y atención de desastres y el monitoreo forestal, según el comunicado. Los países también buscarán realizar una cumbre con el sector privado y otros actores para trabajar en posibles inversiones en cadenas productivas orientadas a la conservación, dijeron.

Giro en la política ambiental

El enfoque del presiente de Brasil, Jahir bolsonaro, marca un alejamiento sustancial del estilo combativo adoptado en el pasado con respecto al medio ambiente. El año pasado, Bolsonaro evitó asistir a la ciudad de Leticia, Colombia, donde se celebró la primera Cumbre Presidencial por la Amazonia y rechazó la ayuda de organizaciones internacionales para combatir los incendios en la Amazonía.

Lectura sugerida

Brasil está cambiando su estrategia a medida que el gobierno depende cada vez más del financiamiento del mercado para sus proyectos de infraestructura post-Covid, muchos de los cuales requieren licencias ambientales. Aquellos que involucren a la Amazonía dispondrán de un sello ambiental para que puedan financiarse con la venta de bonos verdes, según informó el ministro de Infraestructura, Tarcisio Freitas.

El gobierno de Brasil viene enfrentado a una creciente presión nacional e internacional para intensificar los esfuerzos por proteger el medio ambiente. En junio, inversionistas institucionales que administran alrededor de U$S 3,7 billones (3,7 trillones en nomeclatura anglosajona) en activos pidieron a Brasil que abandonara una propuesta que, según ellos, aumentará la deforestación y violará los derechos de los grupos indígenas en la Amazonía. En julio, un grupo de 61 empresas, incluido el fabricante de celulosa Suzano SA, Marfrig Global Foods SA y el gigante de los agronegocios Cargill Inc., enviaron una carta a las autoridades indicando que las percepciones negativas son potencialmente dañinas tanto para la reputación como para las perspectivas comerciales.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.