Así es como la biotecnología revolucionará la atención médica

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

John S. Mattick, un reconocido científico australiano especializado en biología molecular, acaba de publicar un informe donde cuenta como los extraordinarios desarrollos en la secuenciación genómica y la ingeniería genética pueden transformar la atención médica

Mattick cuenta que la biotecnología se remonta a más de 6.000 años atrás, cuando el hombre logró la domesticación del trigo y el uso de la levadura para la fermentación. Pero es en los últimos 50 años donde se ha producido una verdadera revolución a partir de las tecnologías de clonación, manipulación y secuenciación del genoma.

El documento explica que aunque a menudo se piensa en términos de desarrollo de fármacos e ingeniería genética, la biotecnología se está convirtiendo fundamentalmente en una industria de la información con un universo de aplicaciones.

Los seres humanos han adquirido la capacidad de leer la programación genética y analizar la estructura de las moléculas de la vida: cómo funcionan las células, en qué se diferencian unas de otras y qué hace que una lima sea diferente de un limón. La vida ha desarrollado las nanomáquinas más exquisitas: máquinas de proteínas que pueden unir oxígeno y casi cualquier otro tipo de molécula; atrapar fotones para convertir el dióxido de carbono y el agua en carbohidratos; detectar campos eléctricos u ondas sonoras y convertirlos en imágenes visuales; iones de bombeo; facilitar la entrada de virus, bacterias y parásitos en las células; y fabrican motores moleculares que giran o se contraen para atrapar presas, ejercer fuerza y ​​moverse.

Lectura sugerida

Los extraordinarios avances en la secuenciación del ADN están dando lugar a una avalancha de información genómica. La ingeniería genética ahora se puede realizar con alta velocidad y precisión. El ritmo del cambio se está acelerando y las tecnologías biológicas se están cruzando con las tecnologías ópticas, las nanotecnologías, la informática avanzada y la inteligencia artificial para crear posibilidades que antes ni siquiera estaban en la imaginación de los científicos.

Mattick cree que la irrupción de los mapeos genómicos y la capacidad de procesar infinidad de datos de sensores inteligentes transformará la atención médica, la economía de la salud, la investigación médica y el desarrollo de fármacos. Ve en Australia una oportunidad histórica para crear productos digitales que se pueden exportar al mundo. Para lograrlo, afirma que el gobierno australiano necesita un plan estratégico para adquirir datos genómicos, clínicos, farmacéuticos, sensoriales y de autoevaluación de pacientes para proporcionar un análisis online confiable basado en la evidencia de esa información y asesorar a los profesionales de la salud y los ciudadanos. También es necesario convencer a los ciudadanos del valor personal y nacional de los macrodatos en la atención médica, y de la privacidad y seguridad de esos datos, utilizando un modelo que combine el liderazgo político con la experiencia en la materia.

Lectura sugerida

Agrega que el gobierno debe establecer un depósito nacional donde se guarden de forma segura los datos genómicos y fenotípicos para la investigación y el uso de la atención médica. Estos datos no identificados deben ponerse a disposición de los investigadores y administradores de sistemas de salud. Podrían proporcionarse a terceros, como empresas farmacéuticas, en condiciones adecuadas a cambio de un acceso temprano a tratamientos costosos o beneficios compartidos.

Además, el gobierno debe establecer una unidad central para reunir y proporcionar análisis genómicos basados ​​en evidencia, de actualización continua, integrados con datos clínicos y de otro tipo y vinculados a las pautas de tratamiento para el apoyo de decisiones en el punto de atención. Asegura que el costo será trivial en comparación con otros costes del sistema sanitario, y sobre todo en relación con las reducciones de costes y las mejoras sanitarias que permitirá. Este trabajo podría ser financiado por asociaciones público-privadas.

El científico propone que los sensores inteligentes deben instalarse de manera rutinaria en hospitales, clínicas y otros entornos de atención médica, como los hogares de ancianos. A la vez, que las pruebas genéticas deben actualizarse progresivamente a la secuenciación del genoma completo para construir el patrimonio genómico nacional. Afirma que con ello se convertirían los gastos de diagnóstico en un activo estratégico duradero.

Lectura sugerida

Todos los profesionales de la salud debidamente acreditados, incluidos los médicos generales, deberán poder obtener un informe genómico, asesoramiento farmacogenómico, una alerta temprana de una enfermedad incipiente o cualquier combinación de esa información sobre un paciente (con la aprobación del paciente) a pedido y el acceso a boletines periódicos donde sea importante. Los ciudadanos también deben tener derecho a acceder a dicha información en aras de cuidar su propia salud, siempre que la información sea procesable.

Las agencias de seguridad y la policía deberán contar con experiencia interna en biotecnología y análisis de datos biológicos. Gozar de acceso a la información genómica nacional en circunstancias definidas y sujeto a la aprobación y supervisión judicial.

Los principales fondos de inversión y los departamentos gubernamentales pertinentes deben considerar la posibilidad de establecer unidades de biointeligencia para mantenerse al tanto de las oportunidades e incorporar esas oportunidades en su planificación estratégica.

Mattick sostiene que las agencias australianas de financiación de investigación deberían seguir invirtiendo en ingeniería genética avanzada y en el desarrollo de vacunas y fármacos. Asegura que se debe alentar a los fondos de pensiones a que inviertan al menos el 1% de sus recursos en empresas nacionales de alta tecnología y digitales, especialmente en los rubros de salud y biotecnología. Al mismo tiempo, las universidades deberán brindar capacitación en programación de computadoras y análisis de macrodatos como un componente central de todos los títulos de ciencias e ingeniería.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Apostando a profundizar el modelo de bioeconomía circular el trabajo conjutno, el Consejo Foresto Industrial Argentino (CONFIAR) celebró su su primer año de vida

Ccon un  Consejo Foresto Industrial Argentino (CONFIAR) conformado por la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel (AFCP); Asociación Forestal Argentina (AFoA); Asociación de...