Brasil apunta al blockchain para certificar los créditos de descarbonización emitidos por la plantas de biocombustibles

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La industria brasileña de biocombustibles está considerando implementar la tecnología de blockchain para sortear los atascos que dificultan a las plantas de etanol de maíz y biodiesel emitir créditos de carbono.

Desde hace un año, Brasil implementó el Programa Nacional de Biocombustibles (RenovaBio) que habilita a las empresas productoras de combustibles renovables emitir certificados de descarbonización llamados CBIOS en forma proporcional a la reducción de emisiones en comparación con su alternativa fósil. Los distribuidores de combustibles deben demostrar el cumplimiento de sus metas mediante la adquisición de estos de CBIOS, que se comportarán como activos financieros y son negociados en la bolsa.

Lectura sugerida

RenovaBio evalúa la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en todo el ciclo de producción del biocombustible, desde su materia prima hasta su comercialización. De esta forma, cuanto más eficiente sea una refinería, mayor cantidad de CBIOS obtendrá por litro de biocombustible, incrementando sus ingresos. Del mismo modo lo hará si puede demostrar que la materia prima utilizada es ambientalmente más sustentable, generando también oportunidades para el sector agrícola.

Las plantas de biodiesel y las plantas de etanol deben pasar por un proceso de certificación para ser calificadas por su eficiencia energética y por la trazabilidad de su producción de biocombustible, donde se determina cuántos Cbios puede emitir por cada litro de etanol o biodiesel que produce. Cada Cbio equivale a eliminar una tonelada (t) de CO2 de la atmósfera y cotiza en la bolsa de valores B3. «Tenemos plantas de biocombustible que son asombrosamente eficientes desde el punto de vista energético, pero puntúan muy mal en trazabilidad debido a su gran número de proveedores, y eso realmente los penaliza al final», dijo Felipe Bottini, fundador de la consultora de proyectos renovables Green Domus durante un webinar reciente.

Los ingenios de caña de azúcar de Brasil están más capacitados para navegar el proceso de certificación porque sus cadenas de suministro son más transparentes. La mayoría de los ingenios producen la mitad de sus propias necesidades de caña, con un máximo de 2.000 proveedores externos en contratos a 10 años. «Un productor de etanol de maíz está obteniendo materia prima de 20.000 productores y hay muchas externalidades que podrían mejorar la calidad del biocombustible que no se están tomando en cuenta, como un mejor uso de la tierra, como por ejemplo un cultivo de segunda o la implementación de siembra directa», dijo Guilherme Nolasco, presidente del grupo Unem de productores de etanol de maíz.

Lectura sugerida

Para Alexandre Alonso, jefe del departamento de agroenergía de la empresa gubernamental de investigación de cultivos, Embrapa, este cuello de botella podría solucionarse con tecnología de blockchain. «Las tecnologías blockchain pueden ser una solución para mejorar la trazabilidad», dijo, y agregó que el enfoque también protegería la información certificada. Blockchain, es ampliamente utilizado en la industria de las criptomonedas. Se trata de un sistema digital que conserva un registro de transacciones a lo largo de una cadena de suministro en una red peer-to-peer para mayor transparencia.

Miguel Iván Lacerda, jefe de biocombustibles del Ministerio de Energía, destacó que la trazabilidad es clave para el valor de mercado de Cbios porque garantiza que los productores de biocombustibles «no vayan y talen el Amazonas en un intento de lucrar» con la producción de biocombustibles. «Estoy muy emocionado por el potencial del uso de blockchain para expandir la trazabilidad en biocombustibles y porque toda la agricultura brasileña está yendo en la dirección de digitalización y la mayor transparencia», destacó Lacerda.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.