El ejército del Reino Unido combatirá el cambio climático con las algas

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

El Reino Unido ha sido la primer nación del G7 en comprometerse a reducir sus emisiones netas a cero para 2050. Semejante desafío requiere que la batalla contra la descarbonización se lleven a cabo en todos los frentes. Literalmente. Y ahí es donde investigadores de la Universidad de Sheffield se propusieron desarrollar un nuevo proceso de ingeniería biológica que podría ayudar a descarbonizar al ejército del Reino Unido.

La investigación de vanguardia, dirigida por académicos del Departamento de Ingeniería Química y Biológica de la casa de estudios británica, está enfocada en resolver la gestión de los residuos del ejército a partir de una tecnología que utiliza una mezlca de microbios para convertirlos en productos de valor a través de uno novedoso bioproceso.

El Ministerio de Defensa (MOD) genera anualmente grandes volúmenes de residuos compuestos por aceites usados, combustibles, lubricantes y otros desechos de hidrocarburos líquidos. Los científicos de la Universidad de Sheffield tratarán de encontrar la forma de poder descomponerlos con la ayuda de bacterias en dióxido de carbono y que posteriormente sea capturado en la producción de algas.

Lectura sugerida

Luego, el equipo planea extraer los ácidos grasos de la biomasa de las algas y desarrollar nuevos métodos de la química de polímeros para elaborar espumas biodegradables. Estas espumas se pueden utilizar de diversas formas, incluso como suelos sintéticos para cultivar plantas nutritivas en entornos con escasez de agua.

Esta nueva investigación ofrece la oportunidad de proteger el medio ambiente, ahorrar dinero para el Ministerio de Defensa y el contribuyente, al tiempo que permite que el MOD gestione y reduzca sus propios residuos.

El equipo tiene como objetivo recuperar agua limpia, así como también producir nuevos subproductos, al tiempo que minimiza las emisiones de CO2.

Jagroop Pandhal, uno de los integrantes del proyecto dijo que «El MOD tiene una mezcla de diferentes tipos de desechos de hidrocarburos. Queremos descomponerlos de manera efectiva en compuestos simples que sean menos dañinos para el medio ambiente y luego convertirlos nuevamente en recursos útiles. Estos pasos los llevarán a cabo cepas microbianas seleccionadas que trabajarán juntas como un equipo. Lo que queremos hacer es la recuperación de recursos, por lo que no se trata solo de limpiar los desechos, sino de tratar de obtener recursos a partir de ellos».

Lectura sugerida

Aunque existen muchas aplicaciones para convertir las algas en productos útiles. Los investigadores se enfocarán en estudiar el potencial para la conversión de los aceites en plásticos biodegradables con propiedades únicas, reemplazando las fuentes insostenibles que se utilizan actualmente.

Pandhal agregó que «Las algas pueden absorber CO2 para su crecimiento, de manera similar a cualquier otra planta, y por lo tanto pueden capturar este gas cuando se libera durante la degradación bacteriana de los desechos de hidrocarburos. Y esta biomasa de algas es la que proporciona un tesoro de productos de base biológica «.

Además de utilizarse en bases militares, se pretende que la tecnología se pueda desarrollar para ser utilizada en sistemas portátiles de bioprocesamiento para bases en el extranjero y despliegues operativos.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Startup sueca logró imitar el sabor de las proteínas animales con un ingrediente a base de hongos

La startup sueca de tecnología alimentaria Mycorena, que ha desarrollado un proceso biotecnológico basado en hongos para crear proteínas veganas de una manera más sostenible, acaba de presentar el primer ingrediente a base de hongos que imita el sabor y la textura única de las grasas animales.