Home Excluidas Brasil pondrá fin a subastas de biodiesel y permitirá importaciones

Brasil pondrá fin a subastas de biodiesel y permitirá importaciones

El Ministerio de Energía de Brasil recomendó poner fin a las tradicionales subastas de adquisición de biodiesel, luego de concluir que el mercado está lo suficientemente maduro como para permitir que los contratos se negocien libremente entre distribuidores y productores, según informó la consultora especializada en energía Argus.

En un informe de 145 páginas, el ministerio dijo que la rigidez del modelo de subasta actual ha tenido problemas este año para asegurar suficientes suministros de biodiésel para satisfacer la demanda de los consumidores. En dos ocasiones, la ANP, el ente regulador, se vio obligado a reducir el mandato de 12% a 10% debido a la falta de suministro en las subastas.

La iniciativa de la cartera de energía llega luego de que Petrobras, controlada por el estado brasileño y el actor dominante del mercado y gerente de las subastas de biodiesel, está desprendiéndose de la mitad de su capacidad de refinación.

Brasil estableció el mecanismo de subastas reguladas para la adquisición de biodiésel en 2008 con el fin de garantizar que la oferta del biocombustible esté en línea con los crecientes mandatos de mezcla. Con la introducción del programa RenovaBio en 2018, que obliga a las comercializadores de combustibles cortar el gasoil con biodiesel en una mezcla de 12 y que debe llegar al 15% en 2023, las inversiones en refinerías de biodiesel se han multiplicado. Según Argus, la capacidad de la industria supera en 33% la de manda del mercado para el mandato actual.

La nueva propuesta busca un funcionamiento similar al mercado de bioetanol anhidro, que es utilizado para cortar la nafta al 27,5%, donde los productores están habilitados para comercializar directamente con los distribuidores de combustible. .

Según la consultora, la exigencia de que el 80% de la materia prima utilizada para la elaboración de biodiésel provenga de establecimientos con «sello social» podría continuar con el nuevo modelo.

La propuesta permitiría por primera vez la participación de proveedores extranjeros, pero con un límite de mercado de hasta 20%. Una noticia que no cayó muy bien en la asociación brasileña de distribuidores de combustibles, argumentando que frustraría la competencia, dijo Argus citando dialogos con representantes de la organización.

Salir de la versión móvil