10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

Decidida a mostrar que los alimentos transgénicos son seguros, Impossible Burger incorpora a sus envases etiqueta ‘OGM’

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

Impossible Foods, la compañía de alimentos que se hizo famosa por revolucionar el mundo de las hamburguesa vegetales al presentar la primera hamburguesa que «sangra» y que no contiene hormonas animales ni antibióticos, busca dar un nuevo golpe en los mercados. Acaba de anunciar que será la primera compañía en incluir en sus envases una etiqueta de ‘Alimento elaborado por Bioingeniería OGM’ (OGM: organismo modificado genéticamente).

En 2016, el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, firmó el proyecto de ley que exige el etiquetado de OGM a los alimentos producidos con ingredientes genéticamente modificados. Luego de años de debates y reclamos judiciales, finalmente el Departamento de Agricultura de EEUU aprobó en diciembre de 2018 la reglamentación final que será obligatoria a partir del próximo año.

A diferencia de su mayor competidor, Beyond Meat, que promociona la verificación del Proyecto No-GMO para todas sus proteínas de origen vegetal, Impossible Foods utiliza múltiples ingredientes modificados genéticamente. La compañía que ha desembarcado con un rotundo éxito en Burguer King ha escrito extensamente sobre el uso de la ingeniería genética, afirmando que la seguridad de sus productos está respaldada por numerosos experimentos científicos y calificando algunas voces de oposición de “anti-ciencia”.

Desde que Impossible Foods debutó por primera vez en restaurantes, los grupos de defensa como el Centro para la Seguridad Alimentaria, el Proyecto Non-GMO y Friends of the Earth han expresado su preocupación por la investigación disponible sobre los ingredientes de sus productos.

Lectura sugerida

Y aunque no ha habido casos documentados comprobados de OGM que causen daño en humanos o animales, numerosos estudios muestran que los consumidores generalmente no comprenden o no están familiarizados con los OGM y son decididamente cautelosos a la hora de probar productos genéticamente modificados. Por ejemplo, la organización pro-transgénicos  GMO Answers encontró que el 70% de los adultos no saben realmente qué son los transgénicos, y menos de un tercio se siente cómodo teniendo transgénicos en sus alimentos. Si bien casi la mitad de los consumidores estadounidenses dicen que  cambiarían sus hábitos de consumo  para reducir su impacto en el medio ambiente, vale la pena señalar que las certificaciones orgánicas y naturales son anti-OGM, creando un dilema cada vez más significativo.

En la misma sintonía, Genetic Literacy Project (Proyecto de Alfabetización Genética), una ONG comprometida a ayudar al público, los medios de comunicación y los responsables políticos a comprender las implicaciones sociales de los beneficios de la bioetecnología para la producción de alimentos y la medicina, destaca que la nueva ‘Certificación Orgánica Regenerativa’ agrega a la tradicional certificación de producción orgánica la garantía del cuidado de la salud del suelo, el bienestar animal y la justa retribución al agricultor por su trabajo, pero sigue sin apreciar que los OGM son una palanca importante para lograr estos nuevos objetivos. Y agrega que si bien la ingeniería genética moderna es un habilitador clave de la sostenibilidad, la seguridad alimentaria y la salud, muchos consumidores automáticamente miran las etiquetas OGM de manera desfavorable.

«Sigue existiendo una seria división entre la comunidad científica y las audiencias de los consumidores, lo que certifica que las autoridades no están mediando adecuadamente y que los consumidores reciben una educación inadecuada sobre los pros y los contras de los OMG. Como tecnología heroica para la sostenibilidad, la nutrición de la población y el apoyo a la economía de los agricultores, los transgénicos son víctimas de una percepción negativa equivocada y en realidad están bastante alineados con las demandas prevalecientes de los consumidores», destaca GLP.

Y publica cinco consideraciones que deberían poner fin a los ‘falsos’ mitos sobre los OMG

Ha comido OGM durante la mayor parte de su vida, todavía lo sigue haciendo y no se ha enterado

Aproximadamente el 60% de todos los alimentos procesados que están en las góndolas de los supermercados contienen ingredientes transgénicos y, según el USDA, el 94% de la soja y el 92% del maíz cultivado en Estados Unidos es transgénico. Además, más del 90% del maíz y la soja destinados a la nutrición animal son OGM.

Existe una larga y segura historia de modificación genética para mejorar la calidad y productividad de los alimentos

Los seres humanos hemos estado alterando la composición genética de las plantas durante milenios, seleccionando las semillas de los mejores cultivos y utilizándolas en los años siguientes o cruzándolas con otras variedades y realizando mutaciones inducidas para permitir nuevas variedades de cultivos que tengan un sabor más dulce, crezcan más sanas y fuertes y duren más. Es la técnica de la ingeniería genética la que es nueva: la ingeniería genética moderna utiliza la biotecnología para dirigir intencionalmente un cambio específico en una secuencia genética de una planta, un animal o microbios para lograr un resultado específico.

Lectura sugerida

GLP pone de ejemplo las sandías. Las sandías que comemos hoy contrastan marcadamente con las representadas en una pintura del siglo XVII del artista italiano Giovanni Stanchi. Con el tiempo, la modificación genética a través de la cría selectiva ha permitido que las sandías tengan una forma más consistente, menos semillas, más agua y azúcar y la pulpa roja brillante. ¿Qué versión prefieres comer? Lo más probable es que elija la variedad moderna, que también es el tipo más rentable para el agricultor y de mayor rendimiento en términos de rendimiento y nutrición.

Decidida a mostrar que los alimentos transgénicos son seguros, Impossible Burger incorpora a sus envases etiqueta 'OGM'
Giovanni Stanchi (Roma c. 1645-1672). Óleo sobre lienzo. 98 x 133,5 cm / Cortesía de Christie

Los productos OGM están científicamente validados como seguros

Los productos transgénicos se someten a pruebas más rigurosas que otros alimentos que consumimos y se analizan en busca de toxinas, alérgenos, nutrientes y proteínas para garantizar que sean seguros para el consumo humano. Además, cientos de estudios de digestión y seguridad que examinaron los efectos de alimentar con cultivos modificados genéticamente a varias especies animales productoras de alimentos no revelaron ninguna alteración del valor nutricional, la calidad o la salud. Con respecto a la seguridad ambiental, los OGM permiten una menor dependencia de fitosanitarios químicos, disminuyen la erosión hídrica del suelo, y están controlados para mitigar el flujo de genes.

Los OGM habilitan el sistema alimentario resiliente necesario para alimentar al mundo de manera sostenible.

Nuestro sistema alimentario ha alcanzado un momento crucial. Las Naciones Unidas estiman que nuestra población mundial alcanzará los 9.700 millones en 2050, creando un serio desafío que para el acceso a alimentos seguros, nutritivos y asequibles, que el sistema hoy en día no puede respaldar debido a la escasez de tierras, la escasez de agua, la resistencia a las enfermedades y el cambio climático. Si queremos mejorar drásticamente la producción, debemos ser capaces de mejorar los rendimientos en la superficie actual, expandir la agricultura en nuevas regiones y tipos de suelo, cultivar cultivos que puedan tolerar malezas, plagas y hongos destructivos, y funcionar en un clima cambiante. La biotecnología de la próxima generación nos permite hacer esto con mayor éxito, velocidad, seguridad y conduce a avances novedosos en métodos de producción sostenibles.

Los transgénicos han estado al rescate para brindar alimentos que salvan vidas

820 millones de  personas en todo el mundo sufren desnutrición y la biotecnología es el mejor conjunto de herramientas de nuestro arsenal para abordar los problemas urgentes de la escasez de alimentos y el hambre en todo el mundo. Como ejemplo, un informe de 1995 de la Organización Mundial de la Salud, estimó que más de 254 millones de niños en edad preescolar en 60 países padecían deficiencia de vitamina A, lo que puede provocar ceguera permanente y la muerte.

Lectura sugerida

En 1999, un equipo de científicos aprovechó la «biofortificación» basada en OMG para introducir dos genes de narciso y un gen bacteriano en las plantas de arroz que permiten que el cultivo básico produzca en sus granos betacaroteno, un componente básico de la vitamina A. El resultado fue un Cultivo modificado genéticamente que promete prevenir millones de muertes y aliviar el sufrimiento de niños y adultos afectados por la deficiencia de vitamina A y la desnutrición de micronutrientes en los países en desarrollo.

Los consumidores están plagados de información errónea prolífica en toda la industria alimentaria, asegura GLP. Los OGM son solo una variable en una red complicada que incluye orgánicos, totalmente naturales, de rango libre, sin hormonas, sin antibióticos y una gran cantidad de otros que los consumidores navegan con diversos grados de precisión para decidirse por una ideología alimentaria.

y concluye que «Como expertos y partes interesadas del sistema alimentario, tenemos la responsabilidad de facilitar la comunicación entre consumidores y productores, así como de separar de manera creíble el mito de la realidad mientras buscamos alimentar a todos de manera sostenible. Los consumidores están comprando cada vez más con un propósito y debemos ayudarlos a no tener conflictos y a ser exitosos».

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.