Comprobado. Aún en automóviles convencionales, mezclas de 30% de etanol reducen significativamente las emisiones

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Antes de existan los sistemas portátiles de medición de emisiones (PEMS), las únicas pruebas posibles para determinar las emisiones de los automóviles era realizada únicamente por laboratorios controlados que utilizaban combustibles de ensayos especialmente mezclados.

Pero ahora, con las PEMS el futuro de los test de las emisiones de los vehículos está al alcance de la mano, literalmente. Su uso está creciendo en popularidad porque es una forma precisa y consistente de probar las emisiones para las condiciones de conducción del mundo real y los combustibles del mundo real. De hecho, fue una unidad PEMS la que ayudó a descubrir las irregularidades en las emisiones que derivaron el escándalo del Dieselgate.

En septiembre de 2015, salió a la luz que Volkswagen había instalado ilegalmente en 11 millones de automóviles equipados con motor diésel, vendidos entre 2009 y 2015, un software que detectaba cuando el automóvil estaba siendo sometido a un control técnico para reducir los niveles de emisiones contaminantes. Como resultado de este fraude, sus motores habían superado con creces los estándares de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). Los vehículos implicados emiten en condiciones reales hasta 40 veces el límite legal de óxidos de nitrógeno.

Lectura sugerida

El director técnico de Urban Air Iniatiative (UAI), una ONG dedicada a mejorar la calidad del aire y proteger la salud pública mediante la reducción de las emisiones de los vehículos, Steve Vander Griend, condujo recientemente un ensayo para la promoción de Cannon Ball Run de 3DATX Corporation, un dispositivo PEMS. La compañía está enviando su unidad PEMS a todo el mundo para rastrear las emisiones de una variedad de vehículos y combustibles. El sistema PEMS mide las emisiones del tubo de escape mientras recopila datos de la computadora del vehículo y los compila.

Vander Griend, con la ayuda de Jordan Tochtrop, un pasante de la Universidad de Kansas State, probó cuatro vehículos usando dos combustibles diferentes, E10: una mezcla de 90% gasolina y 10% etanol y E30: 70% gasolina y 30% etanol. El propósito de las pruebas PEMS de la UAI fue validar que los cambios en las mezclas de combustible impactan en las emisiones y que los datos del motor junto con los resultados de las emisiones pueden demostrar que los vehículos no flex funcionan mejor con niveles más altos de etanol.

En las pruebas de la UAI, las emisiones fueron menores con el E30 en comparación con el E10 y los vehículos se beneficiaron del octanaje más alto. Los resultados mostraron que el E30 redujo significativamente las emisiones de monóxido de carbono (CO), óxidos nitrosos (NOx) y material particulado (PM). También hubo una pequeña reducción de dióxido de carbono (CO2).

Los resultados impresionaron y sorprendieron al pasante que trabajaba con Vander Griend. “Probar y tratar de encontrar una buena mezcla de etanol es importante para contar con un combustible que mejore el rendimiento, reduzca las emisiones y no aumente significativamente el consumo es solución fantástica para el medio ambiente. Porque llenar un automóvil con gasolina es algo que la gente hace todos los días”, dijo Jordan Tochtrop, pasante de K-State.

Lectura sugerida

Comprobado. Aún en automóviles convencionales, mezclas de 30% de etanol reducen significativamente las emisiones

Todo cambia

Otro beneficio de monitorear la computadora del vehículo es rastrear el tiempo de encendido, lo que afecta la eficiencia y la pérdida de kilometraje. Al comparar los datos de tiempo de encendido entre los dos combustibles, se encontró que al utilizar el E30, los vehículos aprovecharon el aumento de octanaje y vieron poca diferencia de consumo.

Al final, Vander Griend se complació en demostrar cómo el combustible afecta las emisiones y la eficiencia. Las mezclas de nivel medio como el E30 pueden marcar la diferencia en la reducción de emisiones de carbono y compuestos tóxicos que salen por el tubo de escape, al tiempo que proporcionan un aumento de octanaje.

Si bien la UAI ha trabajado con numerosas universidades a lo largo de los años para demostrar los beneficios de la reducción de emisiones de las mezclas de etanol, tener la capacidad de realizar pruebas de emisiones con combustible del mundo real en condiciones de conducción del mundo real es un cambio de juego para el futuro de los estudios.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.