Conocé Winely, la plataforma de inteligencia artificial que está revolucionando la forma de elaborar vinos

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Winely, una startup neozelandesa, ha desarrollado una innovadora tecnología que ayuda a los enólogos a automatizar un aspecto tradicionalmente intensivo en mano de obra de la producción de vino: el análisis de fermentación para el control de calidad.

Tradicionalmente, el proceso implica un muestreo manual en laboratorio que suele ser muy lento, laborioso, inexacto y puede representar un riesgo para la salud y la seguridad.

Winely utiliza sensores online patentados que cuentan con inteligencia artificial y software basado en la nube para brindar a los enólogos una imagen mucho más completa y precisa de su vino en tiempo real, mostrándoles varias métricas clave a través de una aplicación web en su computadora u otro dispositivo.

La compañía acaba de cerrar una ronda de financiación por 2 millones de dólares para llevar su tecnología a la próxima etapa. “Estamos encantados con la ronda de financiación”, dijo el cofundador y director ejecutivo de Winely, Jacob Manning. “Esta financiación es una muestra de fe en nuestro equipo, nuestra tecnología y en nuestra visión de llevar a Winely al mercado mundial de la elaboración de vinos. Estamos entusiasmados por acelerar nuestra trayectoria para llevar esta tecnología revolucionaria al mundo de la vinificación gracias al aumento de capital», agregó.

Lectura sugerida

Winely está duplicando su equipo actual de siete con varios ingenieros especialistas que se unirán en el transdcurso del mes de noviembre. La compañía completó sus primeras pruebas de campo, cosecha 2019, en Central Otago, en la isla Sur. Desde entonces, se expandió rápidamente, implementando tecnología en las principales regiones vinícolas de Nueva Zelanda, Australia y California.

Winely trabaja con marcas de vino premium y empresas globales. Sus clientes representan el 77 por ciento del consumo del mercado local de EEUU. y aunque Winely no puede compartir exactamente con quién están trabajando, sus clientes suministran el 80 por ciento de los vinos que se ven comúnmente en los supermercados de EEUU.

“Nuestro negocio es otro ejemplo de que Nueva Zelanda es un verdadero líder mundial en tecnología agrícola”, dijo el cofundador y director de tecnología de Winely, Abbe Hyde. «Estamos construyendo la primera plataforma de análisis de fermentación en tiempo real del mundo, utilizando sensores online e inteligencia artificial para brindar a los enólogos la información que necesitan para comprender en profundidad sus fermentos a medida que ocurren».

La vendimia es una época intensa para las bodegas y la diferencia entre un buen vino y un gran vino a veces puede ser tan matizada como conseguir el momento adecuado de un determinado proceso en unas pocas horas.

Lectura sugerida

“El vino es un producto biológico vivo que cambia rápidamente”, dice Manning. “Los procesos de muestreo actuales significan que solo se pueden tomar uno o dos puntos de datos al día y eso no es lo suficientemente bueno para tomar decisiones oportunas. Con Winely, los enólogos obtienen datos en tiempo real directamente desde su computadora. Nuestra tecnología ayuda a nuestros clientes a obtener una ventaja competitiva.

“La vinificación tiene sus raíces en la química y la biología; es un proceso científico y con suficientes datos podemos comenzar a desmitificar el proceso de fermentación, comprender profundamente lo que está sucediendo y, en última instancia, optimizar el vino final”.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.