10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

Incorporando biodiesel, Prio da el primer paso en la descarbonización del transporte marítimo en la Península Ibérica

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

Prio, una compañía de capitales portugueses que cuenta con una red de más de 250 estaciones de servicio, acaba de dar el primer paso para la descarbonización del transporte marítimo en la Península Ibérica al lanzar Eco Bunkers, un combustible para buques que incorpora contenido de 15% de biodiesel elaborado a partir del reciclaje de materias primas residuales y es producido en la planta de Biodiesel que PRIO posee en Aveiro.

El sector del transporte marítimo es una de las principales y crecientes fuentes de emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, siendo responsable de alrededor del 3% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. El consumo global de combustible en el transporte marítimo se estima en 330 millones de toneladas por año, superior al del sector de la aviación y más del doble que el combustible utilizado en el transporte de mercancías por carretera. Por lo tanto, al considerar que más del 80% de todas las mercancías se transportan por vía marítima, las proyecciones indican que la huella ambiental podría triplicarse en 2050, si no surgen alternativas viables.

Bajo esta premisa, Prio ha acelerado su apuesta por el desarrollo y comercialización de la energía del futuro para la movilidad y uno de los mejores ejemplos es precisamente la apuesta por los biocombustibles avanzados, producidos mediante el reciclaje de aceites de cocina usados, siendo actualmente uno de los mayores productores europeos de biodiesel a partir de este residuo. Sin embargo, la compañía busca ir más allá y en los últimos años ha invertido en la producción de biodiesel a través de otros tipos de materias primas residuales, como los residuos forestales, urbanos e industriales.

Lectura sugerida

Con este nuevo producto, la compañía ingresa en el segmento “verde” del transporte marítimo, con una solución altamente innovadora que estará disponible para el suministro en todos los puertos portugueses, con especial énfasis en los puertos del Centro y Norte del país. El nuevo combustible permite reducir hasta 18% las emisiones de dióxido de carbono y en un 5% su consumo. De esta forma, Prio se convierte en la primera empresa energética de la Península Ibérica en desarrollar y comercializar un combustible sostenible para la industria de ultramar. Al mismo tiempo, marca un salto en la oferta de combustibles para el sector marítimo.

Desde la Prio informaron que este nuevo producto de base sostenible es el resultado de más de 10 años de investigación y desarrollo en el área de los biocombustibles, que, según sus estimaciones, ya ha ahorrado más de 2,1 millones de toneladas de CO2. «Se trata, por lo tanto, de un combustible que combina calidad, ahorro y sostenibilidad, al promover una economía circular mediante el reciclaje de residuos que de otro modo tendrían un elevado coste de tratamiento», dijo la compañía en un comunicado.

Lectura sugerida

Luís Nunes, director de Prio Supply, dijo que “PRIO da hoy un paso más en su misión como empresa energética para la movilidad del futuro. Al igual que en el sector de la automoción, a partir de ahora los barcos también podrán abastecerse de combustible de calidad, lo que permite reducir drásticamente las emisiones de CO2 y el consumo. A medida que continuamos invirtiendo en biocombustibles, llevándolos al transporte marítimo, demostramos no solo nuestro compromiso con la innovación, sino también con la sostenibilidad. Ser el primero en hacerlo en la Península Ibérica es un signo de liderazgo y orgullo”.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.