China exige a los agricultores que siembren más cereales en lugar de otros cultivos más rentables

Lo más leído

En las tecnologías digitales está la clave para que los agricultores puedan obtener ingresos adicionales por el secuestro de carbono

Muchas de las plataformas de gestión agrícola existentes ya capturan la mayoría de los datos necesarios para cuantificar los crédito de carbono.

Una startup israelita cocina una innovadora tecnología con la que busca revolucionar la industria láctea

Imaginedairy apuesta a producir los mismos productos lácteos de hoy pero sin colesterol, ni antibióticos y sin comprometer la ética animal ni el medio ambiente.

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Japón estudia nuevos mecanismos de precios para impulsar la generación eléctrica con biomasa

Permitiría a los productores de energía renovable vender su electricidad en el mercado spot a un precio superior a los precios mayoristas.

InEnTec, la startup que convierte a bajo costo todo tipo de residuos en químicos y combustibles renovables

La compañía surgida del MIT utiliza la gasificación por plasma y puede utilizar cualquier tipo de residuos, incluso biológicos, radiactivos y peligrosos.

Columna semanal

00:18:16

Otro brindis más por la bioeconomía

En una propuesta diferente, junto a Luciana Huergo analizamos lo que nos dejaron la pandemia y el 2020 en materia de bioeconomía.
 
 

El gobierno chino ha emitido una guía inusual que les indica a los agricultores del país que no reduzcan la siembra de trigo, arroz y maíz, lo que muestra una clara señal de que Beijing quiere garantizarse la seguridad del suministro de granos.

El uso de tierra para la siembra de cultivos no cerealeros es objeto restricción porque China debe «estabilizar la producción nacional de cereales para hacer frente a las incertidumbres derivadas de la situación mundial», según el documento publicado por el Consejo de Estado del gabinete de China.

La directriz marcó una desviación notable de la política de larga data de China de fomentar la diversificación en el uso de la tierra cultivable, especialmente con el objetivo de impulsar la siembra de «cultivos económicos» como el algodón y el tabaco, así como la producción de verduras y la instalación de granjas acuícolas. Pero ante lo que percibe como un mundo cada vez más hostil, el gobierno ha estado enfatizando en los últimos meses sobre la importancia de la seguridad en el abastecimiento de grano.

Las importaciones chinas de cereales han aumentado este año y el presidente Xi Jinping ha promovido una campaña para reducir el desperdicio de alimentos, aunque el Ministerio de Agricultura de China dijo que se esperaba que la producción nacional de cereales alcanzara otro récord en 2020.

Los temores sobre el suministro de cereales pueden despertar amargos recuerdos en China. El ex líder del partido comunista chino, Mao Zedong, implementó una política agrícola llamada «tomar el grano como la línea clave» en 1958 que buscaba garantizar la seguridad absoluta en el suministro de granos en medio del aislamiento internacional, pero la política agravó el hambre y la pobreza en las zonas rurales.

Lectura sugerida

Una reforma clave de Deng Xiaoping, que llegó al poder en 1978, fue la concesión de tierras cultivables a los hogares rurales y permitir que los agricultores decidieran qué cultivar. Sin embargo, el tema ha vuelto a cobrar protagonismo y Beijing ha puesto como prioridad la seguridad de abastecimiento de cereales como un objetivo estratégico para los próximos 15 años. Según la nueva directriz, los agricultores deberían priorizar el cultivo de cereales y productos comestibles, en lugar de enfocarse únicamente en el rendimiento económico.

China debe «completar el gran trabajo de alimentar a 1.400 millones de personas», se lee en la guía, que también ordena a los gobiernos locales a establecer “superficies mínimas de siembra de granos”.

Según el medio local South China Morning Post, el gobierno ha evitado directamente ordenar a los agricultores qué cultivos sembrar. En cambio, está implementando incentivos económicos para el cultivo de cereales con medidas como subsidios y precios mínimos de compra.

Durante la guerra comercial con Estados Unidos, China alentó en 2018 a los agricultores a sembrar soja con medidas como un aumento en los subsidios, reduciendo así la dependencia estadounidense de las importaciones.

Lectura sugerida

Ma Wenfeng, analista de Beijing Orient Agribusiness Consultant, dijo que era importante que el gobierno se asegurara de que los desarrollos industriales y comerciales no fueran demasiado agresivos en las tierras cultivables.

Zhang Xin, analista del Instituto de Co-Innovación GLOCON Agritech, un grupo de expertos en Harbin, dijo que China estaba prestando más atención a la política alimentaria después de la pandemia de coronavirus. “El propósito de la política es pedir a todas las provincias que aumenten su suministro de granos”, dijo. “Todo vuelve al viejo libro de jugadas: la seguridad alimentaria se trata de cantidad en lugar de calidad.

“¿Por qué hay una escasez repentina de alimentos este año? En términos de oferta, no hay brecha este año. La clave es el acaparamiento: el estado lo está haciendo y también toda la industria, aguas arriba y aguas abajo».

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Minnesota va camino a convertirse en el Silicon Valley de la biofabricación

Con aportes de U$S 87,5 millones del Departamento de Defensa y U$S 180 millones de otras fuentes busca convertirse en un centro de innovación en bioeconomía.
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box