10.3 C
Buenos Aires
lunes, julio 4, 2022
 

El avance en la captura de carbono podría cambiar las reglas del juego en la utilización de CO2

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

La Organización para la Investigación Científica e Industrial del Comonwealth (CSIRO), junto la Universidad de Monash, en Melbourne, Asutralia; han desarrollado un dispositivo revolucionario que captura dióxido de carbono directamente de la atmósfera.

Sus inventores dicen que es el método más rentable para capturar CO2 aún ideado. A corto plazo, esperan que su dispositivo denominado Airthena se utilice para producir las 100 millones de toneladas de CO2 que Australia importa cada año.

“El dióxido de carbono se usa en la industria de la horticultura, en la fabricación de edificios, en la industria de los refrescos y en la industria química”, dijo el profesor asociado de ingeniería química Matthew Hill, quien ayudó a desarrollar Airthena.

En la actualidad, el costo del CO2 es de aproximadamente unos 300 dólares australianos (220 U$S) la tonelada, pero la nueva tecnología puede capturar el gas de la atmósfera por unos 100 dólares la tonelada, destaca.

Una unidad demostrativa de Airthena puede capturar hasta seis kilogramos de CO2 por día, con un tamaño de dos metros cuadrados y puede ser alimentada con una celda solar.

«Hemos realizado más de 1000 ciclos y comprobamos que es muy eficaz», agrega Hill. «Lo que realmente tenemos que hacer es pasar de seis kilogramos por día a seis toneladas por día».

Lectura sugerida

Los desarrolladores están en conversaciones con socios e inversores de la industria y esperan finalizar planes para ampliar la tecnología en un futuro próximo. A más largo plazo, si el costo de capturar el CO2 se reduce aún más, la tecnología podría usarse para capturar el exceso de carbono producido durante la quema de combustibles fósiles.

«Si comenzamos a utilizar el CO2 capturado estamos creando una oportunidad económica», dijo el profesor asociado Hill. “Estamos creando empleos y, a la vez, estamos mitigando el cambio climático».

El dispositivo podría adaptarse para que los invernaderos capturen su propio CO2, por ejemplo. El CO2 podría utilizarse para alimentar algas (que luego se utilizan para producir biocombustible) o para hacer cemento sostenible.

Un marco que actúa ‘como una esponja’

El dispositivo utiliza un marco de metal orgánico (MOF) actúa “como una esponja y es muy bueno absorbiendo solo el dióxido de carbono”, explica Hill. «Aunque las concentraciones de CO2 están aumentando, solo hay un 0,04% en el aire, por lo que es necesario tener una forma muy selectiva de capturarlo».

Hill estaba convencido hasta hace cinco años que la tecnología de captura directa de carbono en el aire era una «quimera». “Hicimos el trabajo de todos modos, y acabamos de descubrir que funciona de manera mucho más eficiente de lo que habíamos imaginado. Por lo tanto, si puede capturar el CO2 desde el aire y es más barato que comprarlo, de inmediato encontramos un ganador que trae opciones».

La Hoja de Ruta de Inversión en Tecnología del gobierno federal identifica cinco tecnologías como clave para apoyar la economía y reducir las emisiones: hidrógeno, captura y almacenamiento de carbono (CCS), secuestro de carbono en el suelo, opciones de almacenamiento y producción de acero y aluminio «con bajo contenido de carbono».

Si la hoja de ruta es aprobada por el Senado, estas cinco tecnologías atraerán 13 mil millones de dólares estadounidenses en inversiones del Commonwealth durante 10 años.

Lectura sugerida

El Dr Sadiq, miembro del equipo, dijo que los fondos federales ayudarán a aumentar la eficiencia y la viabilidad económica de su investigación. «Si está capturando dióxido de carbono de una central eléctrica de carbón que produce 100 megavatios de electricidad, por ejemplo, el costo de capturar el carbono consumiría 40 megavatios de electricidad», dice. “Eso lo ha hecho completamente poco atractivo para los inversores y para los propietarios de tales instalaciones. No hay ningún incentivo, en términos de costos, para hacerlo».

Describió que su método puede reducir los 40 megavatios en un 45% (o hasta 30 megavatios), y confía en que las mejoras podrán reducirlo a 15 megavatios.

Las industrias del petróleo y el acero se beneficiarán

Gran parte de la discusión pública sobre la captura de carbono se enfoca en la electricidad, pero las industrias del petróleo y el acero también podrían beneficiarse de una tecnología que reduzca las emisiones de carbono, agrega Sadiq.

“Los petroquímicos también provienen de los hidrocarburos. Muchos de nuestros medicamentos provienen de petroquímicos. Muchos de nuestros materiales domésticos normales provienen de productos petroquímicos. No podemos simplemente reemplazarlos.

Sadiq es optimista de que su investigación podría marcar una diferencia positiva, si recibe la financiación necesaria.

“Esperamos ir a una versión mucho mejor de Airthena donde tenemos mucho espacio para la optimización. Entonces, pensamos que tendremos un cambio de juego. Probablemente tendremos algo en un par de años», reflexiona el profesor asociado Hill.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

¡Canibalismo para combatir el cambio climático! La propuesta de un falso documental sueco que gana el primer premio en el Festival de Cannes

Encargado por la Federación Sueca de Alimentos y creado por McCann Estocolmo, el falso documental de 18 minutos utiliza un valor impactante para promover el consumo de proteínas alternativas y amigables con el planeta y resaltar el impacto ambiental negativo de la producción mundial de alimentos.